Reviven un original pesebre del siglo XVIII italiano

El Pesebre Real de la Reggia di Caserta, Italia, el último gran pesebre realizado durante la dominación de los Borbones españoles en los reinos de Nápoles y Sicilia, lucirá esta Navidad en Roma su "libre y fantasiosa" versión de los Evangelios.

Realizado cuando ocupaba el trono de Nápoles y Sicilia el rey Carlos (1716-1788), futuro Carlos III de España, el pesebre es una de las cumbres del periodo de mayor esplendor de este arte, la segunda mitad del siglo XVIII, y destaca por la variedad de sus figuras.

"El pesebre representa toda la heterogeneidad de la población del reino en aquella época, de los rústicos campesinos a los opulentos orientales, pasando por los refinados mercantes decorados con bordados de plata y oro", afirmaron hoy durante su presentación en Roma los organizadores de la muestra.

La obra fue posible gracias a la pasión por los pesebres del "Rey ilustrado", quien reinó en Nápoles y Sicilia 1734 a 1759, y que realizó con sus propias manos algunos de los pastores, implicó a toda la corte en su elaboración y contagió a nobles y burgueses su gusto por los pesebres.

De hecho, fue Carlos III quien hizo popular en España esta tradición, difundida en el sur de Italia desde el siglo XIV, más de cien años después de que San Francisco de Asís representara en una pequeña parroquia el primer nacimiento en 1223.

Las numerosas estatuas que forman el Pesebre Real fueron modeladas con madera y terracota pintada, tienen una estructura de hilos de hierro y están rellenas de estopa.

Una de las características más llamativas de la obra es que las figuras se movían como en un cuadro viviente y "hablaban" gracias a las voces que les daba una compañía de actores.

Además de una diversión para la corte y un trabajo artesanal en el que participaban pintores, escultores, arquitectos, músicos y sastres, los pesebres de estas características eran también un instrumento de propaganda de la fe católica, según la responsable de la muestra, Anna Maria Romano.

Aunque ya no se realizaron obras de estas dimensiones, la tradición del pesebre sobrevivió a la ocupación napoleónica y se mantuvo tras la restauración borbónica.

La exposición incluye además pinturas, dibujos y grabados que retratan al "pueblo multicultural" de la época, así como una muestra del porcelanas y trajes del Reino de las Dos Sicilias y dos volúmenes con aguatintas encargadas por la duquesa de Berry, hija del rey Francisco I de Borbón.

La iniciativa fue promovida conjuntamente por el Ministerio de Cultura italiano, el Ayuntamiento de Roma y la región de Campania, cuya capital es Nápoles.

Fuente: EFE

¿Qué sentís?
100%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|17:39
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|17:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016