El insólito origen de los Pérez, los García y los González

En la antigüedad para diferenciar a las personas se le sumaba al nombre un patronímico. Si en español la terminación "ez" significa "hijo de", así, Juan, hijo de Gonzalo, pasó a ser Juan González. Los apellidos surgieron durante el Renacimiento.

Por Ana María Bertolini / Télam

El primer hombre fue Adán, cuyo nombre significa "terrifacto", esto es, hecho de tierra, quien nació y murió sin apellido, porque era único y no lo necesitaba; pero al poblarse el mundo fue preciso diferenciar por oficio o edad (Juan el viejo, Juan el aguatero); y más tarde, sumarle un patronímico: así, Juan, hijo de Gonzalo, pasó a ser Juan González.

El apóstol elegido por Jesús para fundar el cristianismo tampoco tuvo apellido: se llamaba Simón, hijo de Jonás, pero el Mesías le cambió el nombre: "Tú eres Pedro (piedra) y sobre esta roca edificaré mi Iglesia", le dijo. Con el tiempo, Pedro originó a Pérez, que significa "hijo de Pedro".

En la Antigüedad se usó únicamente el nombre propio, pero al tornarse insalvables las repeticiones, hubo que agregar una indicación relativa al lugar, al oficio o a la fisonomía.

Así, a dos personas llamadas Pablo, se las distinguía como Pablo el herrero y Pablo el de la fuente, costumbre que más tarde originó los apellidos Herrero y De la Fuente. Heráclito fue de Efeso, Diógenes era el Cínico y Dionisio el Exiguo.

Los apellidos surgieron durante el Renacimiento: en español, los terminados en "ez", como Ramírez y Martínez, indican que hubo un antepasado llamado Ramiro o Martín.

El nombre propio o de pila -por la pila bautismal- lo daban los padres a cada hijo al nacer o durante el bautizo; pero luego esto se extendió al acto civil y en ciertos casos llevó a que una misma persona tuviese un nombre religioso y otro de identidad.

Hoy, una persona tiene un nombre propio (antropónimo) y uno o varios apellidos (patronímico) según las costumbres de cada país.

El apellido -del latín apelación o acto de llamar- pasa de una generación a otra y comúnmente es el del padre, o el del padre y el de la madre, aunque hay lugares donde se puede invertir el orden, agregar otro al casarse, o suplantarlo por el del marido.

Si en español la terminación "ez" significa "hijo de" , los prefijos escoceses "Mac" o "Mc" y el hebreo "Ben", también lo indican: "Mc Donald" es hijo de Donald, "Ben Hur" es hijo de Hur.

También lo expresan las terminaciones "sen", "son" y "sohn" en alemán; "ini" en los italianos; "sen" y "son" en idiomas escandinavos; y "vich" o "vic" en los eslavos: Petersen es hijo de Peter, Mendelssohn de Mendel, Gustafson de Gustaf, Tomasini de Tomás, Ivanicevich de Iván y Karlic de Karl.

Mientras Ramírez sigue la regla de los Pérez y los González (terminación "ez" igual a "hijo de" ) , García, que originariamente fue un nombre, pasó tal cual a ser apellido.

Ramírez y García provienen de Ramiro y García, los nombres que el rey Bermudo I de Asturias (789-791) les dio a sus hijos, el primero de los cuales también fue rey.

Pero algunos especialistas distinguen entre los Ramírez de León y Granada, que provendrían de la casa solar que fundó un nieto del rey Ramiro I, y los Ramírez de Madrid, que descenderían de García Ramírez, uno de los caballeros que reconquistaron la villa a los moros en el año 720.

A su vez, en Sobre el topónimo Gasteiz y su entorno antroponímico, el especialista en onomástica Alfonso Irigoien agrega que Gasteiz proviene de García y también de Gaste, que en vasco se escribe gazte (joven) y que equivale al Ivvenis latino.

En la Antigüedad, los hebreos daban nombre a sus hijos según la primera cosa que decía el padre al verlos; por ejemplo: Jesús significa "El Mesías"; Isaac es "el hijo de la alegría"; y Elías, "mi dios es Yahvé".

Los romanos tenían tan pocos nombres propios que cuando se les acababan llamaban a sus hijos según su orden de nacimiento: Quintus (quinto) u Octavius (octavo). Quien pasó a la historia como el emperador Augusto se llamaba en realidad Octavio.

El cristianismo impuso para el bautismo nombres bíblicos, litúrgicos o de virtudes morales, hasta que en el siglo XVI el Concilio de Trento consagró la costumbre de adoptar alguno del santoral del día, lo que redujo el espectro y llevó a que muchos nombres antiguos desaparecieran.

En cambio, los pueblos celtas y germánicos imbuyeron los suyos de virtudes guerreras (Arnaldo significa "con el poder del águila"; Everardo, "fuerte como jabalí"; Arturo, "oso noble" ) ; y durante las invasiones bárbaras del siglo V extendieron este tipo de nombres por toda Europa.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|11:51
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|11:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016