El insólito origen de los Pérez, los García y los González

En la antigüedad para diferenciar a las personas se le sumaba al nombre un patronímico. Si en español la terminación "ez" significa "hijo de", así, Juan, hijo de Gonzalo, pasó a ser Juan González. Los apellidos surgieron durante el Renacimiento.

Por Ana María Bertolini / Télam

El primer hombre fue Adán, cuyo nombre significa "terrifacto", esto es, hecho de tierra, quien nació y murió sin apellido, porque era único y no lo necesitaba; pero al poblarse el mundo fue preciso diferenciar por oficio o edad (Juan el viejo, Juan el aguatero); y más tarde, sumarle un patronímico: así, Juan, hijo de Gonzalo, pasó a ser Juan González.

El apóstol elegido por Jesús para fundar el cristianismo tampoco tuvo apellido: se llamaba Simón, hijo de Jonás, pero el Mesías le cambió el nombre: "Tú eres Pedro (piedra) y sobre esta roca edificaré mi Iglesia", le dijo. Con el tiempo, Pedro originó a Pérez, que significa "hijo de Pedro".

En la Antigüedad se usó únicamente el nombre propio, pero al tornarse insalvables las repeticiones, hubo que agregar una indicación relativa al lugar, al oficio o a la fisonomía.

Así, a dos personas llamadas Pablo, se las distinguía como Pablo el herrero y Pablo el de la fuente, costumbre que más tarde originó los apellidos Herrero y De la Fuente. Heráclito fue de Efeso, Diógenes era el Cínico y Dionisio el Exiguo.

Los apellidos surgieron durante el Renacimiento: en español, los terminados en "ez", como Ramírez y Martínez, indican que hubo un antepasado llamado Ramiro o Martín.

El nombre propio o de pila -por la pila bautismal- lo daban los padres a cada hijo al nacer o durante el bautizo; pero luego esto se extendió al acto civil y en ciertos casos llevó a que una misma persona tuviese un nombre religioso y otro de identidad.

Hoy, una persona tiene un nombre propio (antropónimo) y uno o varios apellidos (patronímico) según las costumbres de cada país.

El apellido -del latín apelación o acto de llamar- pasa de una generación a otra y comúnmente es el del padre, o el del padre y el de la madre, aunque hay lugares donde se puede invertir el orden, agregar otro al casarse, o suplantarlo por el del marido.

Si en español la terminación "ez" significa "hijo de" , los prefijos escoceses "Mac" o "Mc" y el hebreo "Ben", también lo indican: "Mc Donald" es hijo de Donald, "Ben Hur" es hijo de Hur.

También lo expresan las terminaciones "sen", "son" y "sohn" en alemán; "ini" en los italianos; "sen" y "son" en idiomas escandinavos; y "vich" o "vic" en los eslavos: Petersen es hijo de Peter, Mendelssohn de Mendel, Gustafson de Gustaf, Tomasini de Tomás, Ivanicevich de Iván y Karlic de Karl.

Mientras Ramírez sigue la regla de los Pérez y los González (terminación "ez" igual a "hijo de" ) , García, que originariamente fue un nombre, pasó tal cual a ser apellido.

Ramírez y García provienen de Ramiro y García, los nombres que el rey Bermudo I de Asturias (789-791) les dio a sus hijos, el primero de los cuales también fue rey.

Pero algunos especialistas distinguen entre los Ramírez de León y Granada, que provendrían de la casa solar que fundó un nieto del rey Ramiro I, y los Ramírez de Madrid, que descenderían de García Ramírez, uno de los caballeros que reconquistaron la villa a los moros en el año 720.

A su vez, en Sobre el topónimo Gasteiz y su entorno antroponímico, el especialista en onomástica Alfonso Irigoien agrega que Gasteiz proviene de García y también de Gaste, que en vasco se escribe gazte (joven) y que equivale al Ivvenis latino.

En la Antigüedad, los hebreos daban nombre a sus hijos según la primera cosa que decía el padre al verlos; por ejemplo: Jesús significa "El Mesías"; Isaac es "el hijo de la alegría"; y Elías, "mi dios es Yahvé".

Los romanos tenían tan pocos nombres propios que cuando se les acababan llamaban a sus hijos según su orden de nacimiento: Quintus (quinto) u Octavius (octavo). Quien pasó a la historia como el emperador Augusto se llamaba en realidad Octavio.

El cristianismo impuso para el bautismo nombres bíblicos, litúrgicos o de virtudes morales, hasta que en el siglo XVI el Concilio de Trento consagró la costumbre de adoptar alguno del santoral del día, lo que redujo el espectro y llevó a que muchos nombres antiguos desaparecieran.

En cambio, los pueblos celtas y germánicos imbuyeron los suyos de virtudes guerreras (Arnaldo significa "con el poder del águila"; Everardo, "fuerte como jabalí"; Arturo, "oso noble" ) ; y durante las invasiones bárbaras del siglo V extendieron este tipo de nombres por toda Europa.

Opiniones (0)
26 de Febrero de 2017|05:10
1
ERROR
26 de Febrero de 2017|05:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una visita al Observatorio Europeo del Sur
    23 de Febrero de 2017
    Una visita al Observatorio Europeo del Sur
    Retromobile
    21 de Febrero de 2017
    Retromobile