Unidad, de Pere Gimferrer

Dictado por el ocaso,
por el aire oscuro, se abre el círculo
y lo habitamos: transiciones, espacio
intermedio. No el lugar
de la revelación, sino el lugar
del reencuentro. La espada
que divide la luz.
Del ojo a la mirada,
la claridad eterna, el país de los sonidos,
la campana que encierra la visión terrestre
como el ojo inexorable de la forma floral
fija el fuego de un carbunclo. Este ojo
¿ve a mi ojo? Es un espejo de flamas
el ojo que ahora me ve. Con sonido de poleas,
los ejes de la noche. Desarbolada,
naufraga la oscuridad y, a tientas,
el sol conoce a la noche.
Opiniones (0)
26 de Febrero de 2017|16:53
1
ERROR
26 de Febrero de 2017|16:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una visita al Observatorio Europeo del Sur
    23 de Febrero de 2017
    Una visita al Observatorio Europeo del Sur
    Retromobile
    21 de Febrero de 2017
    Retromobile