"Mi hombre ideal es aquel que me enamore"

Un día decidió seguir su instinto y su pasión, y se mudó a Buenos Aires para crecer y triunfar dentro del mundo de la actuación. Hoy, Patricia Palmer, estudiante y maestra al mismo tiempo, no para de actuar ni de dirigir. Enamorada de su nieta Lucía y de su tan añorada Mendoza, se animó a responder en “Sinceramente”.

Patricia Palmer comenzó sus estudios de actuación siendo muy pequeña, en la ciudad donde nació, Mendoza. Algunos de sus maestros fueron Ernesto Suárez, Elina Molina Estrella e Isolde Keiman, entre otros. Perteneció al Ballet de la Universidad Nacional de Cuyo, y realizó el profesorado de actuación y declamación en el Instituto Santa Cecilia.

En 1981, esta mendocina de pura cepa juntó valor y decidió empezar una vida lejos de su familia, pero más cerca de su pasión, la actuación, en Buenos Aires.

Allí estudió danza, mimo, clawn y canto con diferentes maestros como Lito Cruz, Augusto Fernández, Susana Rossi, Carlos Gandolfo y Eric Morris. También estudió Puesta en Escena con Rubén Shumajer y Psicodrama en la escuela de Tato Pavlosky.

Su primer trabajo en televisión –el mismo año en que llegó a Buenos Aires- fue en “La estrella del norte”. Más tarde protagonizó éxitos como “Regalo del cielo”, “Más allá del horizonte”, “Dulce Ana”, "Los ángeles no ll0ran", “Alta comedia” e “Ilusiones”.

En teatro protagonizó “Dando pasos” y “Salven al cómico”, bajo la dirección de China Zorrilla; “Taxi” y “Un amor de aquellos”, bajo la dirección de Carlos Moreno; entre otras muchas obras. También participó en cine, y escribió, produjo y dirigió en televisión y teatro. 

Estuvo varias veces nominada como mejor actriz de comedia y dramática en los premios Martín Fierro, y ganó cuatro Estrella de Mar.

Junto a Jorge Schwanek en "Los irreverentes".

Hace 25 años que Patricia da clases de actuación. Actualmente dirige una compañía de Teatro Clásico y Repertorio en el Taller del Ángel, que alberga a más de cuarenta artistas del quehacer teatral. Como si esto fuera poco,  cursa el segundo año de Psicología Social. En Buenos Aires viven sus dos hijos y su nieta, con quienes comparte todo su tiempo libre.

En febrero de 2009 comenzará los ensayos de una obra que se dará en el Teatro Nacional Cervantes, en donde recientemente participó del ciclo Teatro por la Identidad.

Patricia se animó y contestó sinceramente:

- Mi orgullo íntimo: mis hijos.

- Mi peor defecto: la adicción al trabajo.

- Mi carácter: equilibrado.

- Mi sueño imposible: volver a estar con mi familia completa.

- Mi hombre ideal: el que me enamore.

- Mi deporte favorito: yoga.

- Mendoza: mi infancia, mi familia, un poco de nostalgia.

- La música que me transporta: depende del estado de ánimo, casi toda.                                                                                  

- Mi comida y vino favorito: sushi con vino tinto.

- Tres lugares en el mundo: Positano, Cuba, Mendoza.

- ¿Qué cosas tuviste que resignar para llegar adonde estás?: Estar con mi familia.

- ¿En algún momento pensaste traer tu experiencia teatral a Mendoza, dar clases de actuación acá?: Sí, me encantaría.

- ¿Qué opinás de las "figuras" televisivas que se vuelven famosas de la nada?: Que tienen suerte.

En Imágenes