La historia argentina reciente en un especial

A 25 años del regreso de la democracia, The History Channel estrenará hoy a las 22, "Democracia: crónica de la transición", un documental dirigido por Matías Gueilburt, con el relato de Ricardo Darín. Comprende los últimos momentos de la dictadura y todo el proceso democrático.

La señal de cable emitirá la primera crónica documentada de la transición de la dictadura militar Argentina a la democracia, contada y focalizada en sus protagonistas.

A 25 años de la recuperación de la democracia en la Argentina, The History Channel y Anima Films presentan este documental de dos horas de duración dirigido por Matias Gueilburt que narra a través de la voz en off del reconocido actor argentino Ricardo Darín los acontecimientos vividos durante el final de la ultima dictadura militar argentina y los procesos políticos, sociales y culturales que culminaron con la apertura de un nuevo tiempo en la historia del país.

A través de los testimonios de músicos y actores, políticos y militantes, periodistas e investigadores especializados en los acontecimientos de la época, “Democracia: crónica de la transición” es la reconstrucción de la trama política de la llegada de la democracia, y una visión sobre una nueva época en la cultura argentina.

Destacan las entrevistas a los ex presidentes Raul R. Alfonsin y Eduardo Duhalde, al actor Luis Brandoni, a la artista plástica Marta Minujin, al asesor Secretaría de DDHH de la Nación Rodolfo Mattarollo, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Estela de Carlotto, el músico y conductor de TV Roberto Pettinato, el periodista Carlos Ulanovsky, el músico compositor Pedro Aznar, el Premio Nobel de la Paz 1980 Adolfo Pérez Esquivel y el historiador Felipe Pigna, entre otros.

Con el fracaso de la Guerra de Malvinas, la Junta Militar, que ya venía golpeada por los descalabros económicos, se quedó sin argumento alguno para sostener un régimen totalitario y violento. La presión de los trabajadores movilizados, y los conflictos internos en los medios castrenses, abrieron la puerta a un cambio que ya comenzaba a vislumbrarse. A partir de ese momento, los militares sabían que sus únicos objetivos serían lograr una retirada ordenada e intentar condicionar al futuro gobierno para que oculte las masivas violaciones a los derechos humanos.

Sin embargo, la dictadura se vio desbordada por una serie de fenómenos no sólo políticos, sino sociales y culturales, que escapaban a cualquier intento de ordenamiento autoritario. Después de seis años de oscuridad, el teatro, el cine, el rock nacional conocen una explosión que alimenta un cambio de clima. El periodismo se anima a más, y junto a las viejas figuras de la dictadura emergen publicaciones y programas de TV que a través del humor y la ironía buscan una apertura. Nuevas modas, nuevos consumos que buscan torcerle el brazo a la prepotencia de las armas. Una nueva época estaba naciendo.

Acompañando estos fenómenos de movilización cultural, se vivió un importante renacer de la actividad política, con afiliaciones masivas a los partidos y actos de gran envergadura. La salida a la luz de los crímenes de la dictadura, a través del hallazgo de fosas comunes y de las denuncias realizadas por los organismos de Derechos Humanos, completaron un momento en el cual la ebullición y el desorden se presentaron como una sana transformación frente a un orden que se imponía a través de la violencia, la censura y la muerte. Como culminación de toda esta serie de procesos, el 10 de diciembre de 1983 Raúl Alfonsín asume la presidencia, poniendo fin a más de siete años de dictadura.

Fuente: Real TV News / Reporter / Télam
En Imágenes