Mendoza tiene su primer libro en defensa del ateísmo

Como “una bisagra” en la historia del pensamiento libre de Mendoza fue calificada la edición del libro “El Ateísmo”, del antropólogo y ex rector de la UNCuyo Luis Triviño.

Como “una bisagra” en la historia del pensamiento libre de Mendoza fue calificada la edición del libro “El Ateísmo”, del antropólogo y ex rector de la UNCuyo Luis Triviño.

El volumen fue editado por la editorial Diógenes, que dirige Alejandro Crimi y fue presentado el primer día de diciembre, con un acto realizado en el auditorio de la Caja de la Salud y frente a una sala llena, a la que le faltó lugar, debido al interés ocasionado por el tema del libro, las palabras de su autor y por el panel de presentación.

Precisamente, la tarea de mostrarlo al público estuvo a cargo, en orden cronológico, de Daniel de Lucia, Gabriel Conte, Marcelo Puertas, Susana Tampieri y Roberto Rosas.

“A Puertas, Conte y De Lucía los invité porque hemos tenido conversaciones en diversas oportunidades, y pensé que su ideario podía aportar al análisis del asunto. Bueno, Susana Tampieri es una verdadera maestra en el asunto y con Roberto Rosas pasó algo especial”, explicó Triviño, justificando a un panel que en reiteradas ocasiones manifestó su “halago” por estar allí.

Seguidamente, contó lo de Rosas: “Leí una nota que le hizo el diario Uno en donde Rosas, que es el gran escultor mendocino, explicaba con absoluta sencillez que él creaba ángeles no por tener creencia religiosa alguna, sino porque le gustaba hacerlo; dijo, sin tapujos en esa nota: ´yo soy ateo´. Y, la verdad, es que fue la primera vez que leo que alguna personalidad pública lo admite en Mendoza tan abiertamente”, relató el autor del nuevo libro.

Rosas, por su parte, relató con sinceridad que “nunca leí un texto religioso en mi vida; pero no por alguna cuestión especial, sino porque siempre me resultó algo latoso”.

El abogado Marcelo Puertas destacó al autor, porque, dijo, “sin un autor con la coherencia de Triviño no podríamos tener este libro para abrir públicamente tan importante debate”.

Por su parte Conte, al referirse a “El Ateísmo”, indicó que “parece mentira que Luis Triviño sea quien venga a ´sacar del clóset´ a miles de ateos”, parangonando el ocultamiento de éstos al silencio de muchos homosexuales que temen confesar su orientación.

La dramaturga Susana Tampieri, en sólo 20 minutos, desarrolló un implacable análisis sobre las secuelas que las creencias religiosas han generado, principalmente, en las mujeres (ver aparte). Enumeró, además, una serie de privilegios que le han sido otorgados con leyes sancionadas por el Congreso nacional y otras, mediante decretos de diferentes gobiernos, a la curia católica.

Hubo coincidencias en que es la primera vez que el tema se difunde en formato de libro, teniendo en cuenta que grandes pensadores mendocinos lo abordaron desde sus discursos, documentos y textos diversos a lo largo de la historia, y últimamente por intermedio de blogs (se destacó en la oportunidad RazónAtea.blogspot.com, del mendocino Fernando Toledo) pero nunca en un libro.

De allí la calificación de “momento bisagra” que se le dio al acto.

En el público vibró un clima de tensión. La sala repleta no lo estuvo sólo de afines al tema; había todo tipo de personas, desde “embajadores informales” de las religiones, hasta ateos formados por el marxismo; verdaderos religiosos (como el sacerdote católico Vicente Reale, quien al terminar el acto escribió una columna para este diario, que se puede leer aparte), académicos (como el vicerrector de la Universidad Nacional de Cuyo, Gustavo Kent, entre muchos otros), dirigentes sociales (Pedro Zalazar, Ramón Abalo, Roberto Chediak) y pocos políticos (entre los que se puede mencionar al socialista Manuel Liberal y el radical Alberto Monetti).

Se habló del impulso necesario que debe dársele al debate. Y se tuvo en cuenta que “no se ha dado hasta ahora en virtud del tamaño desproporcionado de la respuesta y las represalias que se suele dar desde quienes defienden las creencias religiosas como algo absoluto y sin discusión”, según coincidieron todos los panelistas.

“Es todo cuanto tengo que decir”, se lo escuchó exhalar, como dejando en evidencia cierto alivio de confesión, al escultor Roberto Rosas, luego de admitir: ´Si, soy ateo´. Pero lo mejor vino inmediatamente después, cuando dejó para los aplausos y las risas del público: ´qué se yo; que dios me perdone´”.
Opiniones (6)
14 de diciembre de 2017 | 06:23
7
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 06:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Y por lo tanto ateos, oscurantistas y demoníacos. Ahora vamos a pensar que Triviño hizo algo bueno. Como rector de la UNCuyo fue un real fraude y desastre para la universidad. Y los que comentan el libro. ummmmh!! Si los conocieran se darían cuenta de lo que son. Realmente satánicos....
    6
  2. ser y existencia
    Estimado jlfp, de acuerdo con la teología cristiana (que puede ser una de las ramas de la literatura fantástica según un prestigioso escritor argentino), Dios es y existe. Negar que no sea es negar al mismo tiempo su existencia, porque en Dios no hay cambio ni por tanto tiempo, que es la medida humana con la que se miden aquellos. Es por eso que me parece contradictoria su opinión, pero quizá Ud. pueda desemburrarme fundando su afirmación.
    5
  3. Dios no Existe. . . Dios ES.
    4
  4. bertita...
    De eso se trata justamente, recordando que los valores como la ética, moral, solidaridad, no son patrimonio de ninguna religión sino de todos los seres humanos. Por eso hay gente buena y gente mala en cualquier ámbito. Digamos que, prefiero un ateo decente a un cura pedófilo, por poner un ejemplo.
    3
  5. che bertita y que te hace pensar que Dios es algo?
    2
  6. Para mí es tan evidente la existencia de Dios, que ni siquiera me lo cuestiono. En todo caso sería bueno , tanto en las diferentes religiones, como en lo que se consideran ateos la defensa de valores que hicieran de este mundo"un mundo mejor, " "Un mundo para todos".
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho