Un mundo sin dios sería un mundo libre

La reconocida dramaturga mendocina analiza el concepto de libidofobia, sobre el cual opina que están estructuradas las religiones y realiza un repaso con decenas de ejemplos acerca de la feminifobia que se desprende de los textos y leyes religiosas.

Yo no sé muchas cosas, es verdad,
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
Que la cuna del hombre la mecen con cuentos…
Que los gritos de angustia del hombre los entierran con cuentos…
Que el llanto del hombre lo taponan con cuentos…
Que los huesos el hombre los entierran con cuentos…
Y que el miedo del hombre
Ha inventado todos los cuentos.
Yo sé muy pocas cosas, es verdad,
Pero me han dormido con todos los cuentos
Y sé todos los cuentos.

Sé todos los cuentos, León Felipe

Triviño narra con honestidad su tránsito dificultosso hacia el ateísmo, es decir, hacia la liberación. Educado en una familia férreamente católica fue un largo deambular por cuestionamientos, por dudas, por atajos y seudo paliativos –inclusive, su afiliación a la Democracia Cristiana- hasta llegar a la convicción de la inexistencia de dios.

Adán y Eva, obra de Lucas Cranach (1538).

Es –poco más o menos- el trayecto de muchos de los que aquí están o circulan por el ancho mundo, buscando liberarse de los cuentos con que mecieron sus cunas.

En 2002 estuve en Amsterdam, en el Congreso Mundial del Humanismo Laico o secular, como lo llaman en Europa.

Cuando vi cientos de personas de todas las nacionalidades del mundo, varios Premios Nobel, muchos con la vestimenta propia de sus culturas diferentes, todas sus razas… sentí el júbilo que nos sobreviene a los solitarios, a los que, empeñosamente, buscamos la verdad en nuestras vidas, en la biblioteca, en el contacto con las luchas del ser humano por desembarazarse de los dogmas. Esa complicidad de pertenecer a una misma especie: la humana liberada. Me sentí acompañada… como experimentarán al leer este lúcido análisis de las religiones “reveladas”.

Las religiones son siempre “reveladas” a unos pocos entendidos, que después ejercen el monopolio de instituirse en intermediarios únicos e inapelables de los mensajes ultraterrenos. El poder que esto les concede está en este conflictuado siglo XXI se encuentra, al mismo tiempo, exacerbado en ciertas regiones del planeta y en descrédito y decadencia, en otros.

Es sugestivo que los fundadores hayan sido, casi siempre analfabetos o casi (Mahoma no sabía escribir y el ángel redactó el Corá; los apóstoles eran campesinos o pescadores casi iletrados. Cuando San Pablo fue a Atenas y visitó el Areópago, los filósofos se burlaron por su ignorancia. La virgen, tanto en Lourdes o en Fátima, siempre se les aparece a pastorcitos semianalfabetos, nunca a un profesor de Oxford).

Desearía hacer una breve referencia, aprovechando el tiempo, a lo que Triviño denomina “la libidofobia”. Él lo enmarca, como rasgo característico del cristianismo, en especial, el catolicismo. Pienso que es común a todas las religiones, en especial a las monoteístas.

En el Génesis hay una contradicción en unos pocos versículos de distancia. Primero, se dice que dios creó al hombre: “Macho y hembra los hizo”. Pero más adelante se olvida, en realidad, no se olvida, sino que la Biblia tuvo muchos autores y en distintas épocas que interpolaron, hasta con frecuencia, conceptos contradictorios.

Gracias a esto es de una riqueza literaria y metafórica pero de una devastadora confusión que genera que de ella pueda deducir casi cualquier principio. Unos versículos más adelante, dice que como el hombre (Adán) estaba solo, le sacó una costilla, con la cual creó a la mujer para que lo acompañara. Durante siglos se pensó que el hombre tenía una costilla menos que la mujer, hasta que los rayos X liquidaron el supuesto.

¿Qué pasó con la primera mujer de la que nadie habla? ¿Es Lilith? ¿Por qué se prefirió la segunda versión? De esta manera la mujer ha sido creada solo como entretenimiento del hombre. Para colmo de este rol secundario, la malvada Eva, tentada por Satán convertido en serpiente, lo tienta al ingenuo Adán a comer del fruto prohibido. ¿Qué era el fruto prohibido? El árbol de la ciencia… ¡Ah!, del bien y del mal: de los valores. Entonces tuvieron vergüenza de sus genitales. ¿Por qué avergonzarse de los genitales que el mismo dios les había adosado a su anatomía? Por el sexo.

Tal como dice Triviño: libidofobia. Pero, en especial, feminifobia. Los condena a multiplicarse…, claro, si estaban solos y no lo hacían, terminaba “la creación”. Lo que no es el caso actual en un mundo superpoblado y hambriento.

En el catolicismo, el único rol permitido al sexo –y a regañadientes- es el de la reproducción. ¡Ah!, si se pudiera hacer sin sexo.

Sin embargo, la ciencia lo logra: la inseminación artificial, pero que la Iglesia condena. Pero ¡también condena al sexo sin reproducción!, porque nos daría placer y el placer no nos hace santos. El deber, es sufrir. Desde la cuna nos convencen que las mujeres hemos nacido para sufrir. Purgamos el pecado de Eva, la rebelión. La desobediencia. El decir “no”.

No somos dueñas de nuestro cuerpo, condenadas a parir, aunque sea por violación, aunque nos muramos en el parto o que tengamos tantos hijos que ya no podemos mantener: parir, parir, parir.

¿Por qué la virgen maría es el paradigma y ejemplo para mujeres y hombres creyentes? Porque es la maternidad sin sexo, lo que, en el ideario colectivo, es santidad.

“Virgen y mártir”. Miren el almanaque. ¡Está lleno de vírgenes y mártires!

Y a educar a nuestros hijos en la misma sumisión. Las mujeres han servido, durante siglos, de lacayas de los clérigos, de calienta orejas de maridos con poder. De quinta columna talámica para lograr lo que confesores y asesores espirituales necesitaban en el trono.

Santa Elena, pagana convertida en santa, fue la que logró que su hijo Constantino instalara al Cristianismo como religión del Imperio Romano Germánico: el que inspiró a Mussolini y a Hitler.

Torquemada era confesor de Isabel La Católica y consiguió que instrumentara la Inquisición.

Y, según parece, fue la mujer de Tabaré Vázquez la que logró el veto presidencial a la ley de despenalización del aborto, en Uruguay.

Siguen allí, calladitas, sumisas, ganando el cielo con susurros. Convertidas en fieras mientras las enfoca la cámara en las manifestaciones pro-vida. Ausentes en los orfanatos donde languidecen los huérfanos que ellas impulsan a nacer.

Después de dos mil años se rediseña el Más Allá y se elimina el Limbo. Claro, pero viene bien para que los embriones puedan entrar al Cielo. Juan Pablo II dijo que el Infierno no era un lugar. Benedicto dice que es un lugar: con llamas y gemidos y todo lo demás. ¿En qué quedamos? Nos deja sin mapa de ruta para después de la muerte. Eso es en serio.

Y el celibato sacerdotal es otra muestra del desprecio hacia la mujer: la esposa distrae de los oficios importantes de los sacerdotes y… de paso, puede darle hijos que distraigan las herencias del Vaticano.

¿Y el Islam? Pocos días atrás, mujeres que iban a la escuela sufrieron que les arrojaran ácido al rostro. Las mujeres no deben estudiar. Según el Talibán sólo les está permitido llevar al descubierto un ojo, para no tropezar cuando caminan.

Si no son vírgenes al casarse, el novio, el hermano, el padre, cualquiera, tiene derecho a matarlas. Y a las adúlteras (no a los adúlteros). No pueden ser testigos. Ni salir a la calle sin que las acompañe el hombre de la familia. Está permitida la poligamia, pero no la androgamia.

En tanto, entre los judíos ultra ortodoxos, como bien cita Triviño, las mujeres usan camisones con un agujero, sólo para cumplir funciones sexuales estrictamente reproductivas. No tocar el cuerpo de la mujer. Querían que se separaran ómnibus en el transporte de Israel para que no se rozaran hombres y mujeres porque si alguna estuviera menstruando, el hombre cae en pecado por tocar lo impuro.

En las sinagogas del rito tradicional, la mujer no estudia los libros sagrados, sólo el hombre quien todas las mañanas reza agradeciéndole a dios no haber nacido mujer.

Un mundo sin dios sería un mundo más pacífico, como dijera Saramago. No habría iluminados que inmolan en su nombre. No habría personas que hablaran por él y que envían mensajes contradictorios que provocan y han provocado guerras.

Un mundo sin dios sería un mundo libre.

Los valores humanísticos serían un deber de cada uno de nosotros: los que queremos el bien de la especie, sin distingos ni marcas registradas.

Opiniones (12)
9 de Diciembre de 2016|00:39
13
ERROR
9 de Diciembre de 2016|00:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Que linda nota, sin tiempo. Una lástima que quede archivada, debería ser obligatoria en las escuelas.
    12
  2. Desde el primer hombre existió la mística de algo sobrenatural, lo eran entonces, el trueno, el rayo, todo pueblo tuvo el temor de lo desconocido por eso lo elevaron a "dioses", si hasta las primeras construcción del ser humano fueron funerarias - antes que la vivienda -, para recordar al muerto. Y así , fue progresando el asunto de los dioses, hasta que gente un poco inteligente y manipuladora fue inventando y escribiendo sobre "leyes divinas" y llegamos a esto. Así no hay, en la histria, religión que se salve del mote de fundamentalista, todas, nadie se salva, crearon guerras, agresiones, dolor, la que esté libre de culpa que arroje la primera piedra, escribió un iluminado. Saramago tiene razón, ya científicos e investigadores dijeron que cuando no exista la religión se acabarán los problemas en el mundo. Es que, en cada religión hay muchos intereses en juego, principalmente el poder, luego la riqueza, las dos se complementan hasta no saber cuál es primero, por eso el terrible daño que produce a la humanidad. ¿no decía este proyecto de presidente Bush que "era un enviado de Dios" y con ese cuento apoyado por los fundamentalistas cristianos le dió otro argumento más para entrar en Irak? Somos todos ateos gracias a dios - decía el humorista Landrú en aquella revista Tía Vicenta.
    11
  3. Yo también concuerdo con maira y marcelo que es muy seguro que los textos, debido a que se basan en "tendenciosas frases bíblicas" sean falsos ya que la Biblia es una mala copia de los originales tallados, con 3500 años de antigüedad en Egipto. O me van a decir que no tienen el mismo contenido, es como negar la presencia de los dinosaurios... o también me van a decir que dios los enterró, para probar nuestra fe :-P Jajaja
    10
  4. A PAILA
    Coincido plenamente con tu análisis, por eso los ateos no le hechan la culpa a Dios, pues para ellos no existe. Los que culpan a Dios se aferran a esa frase de que. "Dios hizo al hombre a su semejanza" -importante aclarar acá que fue al hombre y no a la mujer- Por otra parte tu aseveración de que Dios existe, es tú verdad y la de millones de seres en el mundo, pero no es la verdad absoluta, pues hay gente que no cree. Esta disparidad de pensamiento la acepta perfectamente el Obismo auxiliar de Mendoza y sobre todo la excelente nota del sacerdote Vicente Reale. Lo que pasa que aquí hay gente más papista que el Papa y creen ser dueños de la verdad. En cuanto a la posición de Susana Tampieri, si te tomás el trabajo de leer las sagradas escrituras, de todas las religiones que cita Triviño en su libro-sinceramente- si yo fuera mujer, jamás creería en esas iglesias -separo la idea de Dios- porque las mujeres en miles de escritos, incluso los considerados sagrados, son la tentación, el representante de Satán en el mundo, habitantes de 5ta. del planeta y sólo sirven para la reproducción de la especie y no tienen ningún derecho. Ojo, no estoy atacando tu fe -que me merece el mayor de los respetos- simplemente digo, analicen lo que se llaman sagradas escrituras -la palabra de Dios es inmutable- o sea no cambia porque cambien los tiempos, y después contame si la mujer es tratada, en cualquier de las religiones citadas, con el mínimo de respeto que merece cualquier ser humano. Te agradezco por tu humanidad dolida con los excluídos de este mundo y sobre todo porque seguís soñando con un mundo mejor.
    9
  5. Existe gente que no tiene agua potable, existen guerras en nombre de Dios, existen crueldades, desnutrición, injusticias, desempleo, esclavitud, mentiras, etc. etc. etc... Pero qué simplismo malicioso es el hacer a Dios culpable de la existencia de tales hechos. Y más aun negar la existencia de Dios por que tales situaciones existan. No resiste el menor análisis. Creo que son otras las causas, y sería bueno que nos pongamos a analizar cómo solucionarlas, y dejemos de hacer teorías de por qué Dios no viene y nos soluciona todo, o cómo podemos demostrar a través de tantas cosas que pasan, y han pasado, que Dios no existe. Sería mejor para la humanidad que los hombres que Dios creó, se pongan de acuerdo y repartan justamente las riquezas, prevean los medios para que a nadie le falte agua, pan, vestimenta..., para que no se cometan más crímenes, no haya más guerras, etc. Dejemos de culpar a Dios por los fracasos de los hombres.
    8
  6. ¿PERDÓN, ALGUIEN SABE LO QUE PASA EN EL MUNDO?
    Haré abstracción del escrito de Tampiere de Estrella. El informe del día de ayer de N.U. dice que casi llega a mil millones las personas que padecen hambre en el mundo. No importa, también abstracción de la distribución de la riqueza. Vamos al agua que es la vida. Sólo el 2,76% del agua que hay en el mundo es potable o está en condiciones de ser potabilizada y de ese 2,76% , aproximadamente el 75% se utiliza en agricultura y ganadería, razón por la cual hoy, casi 4.000 millones de personas en el planeta (75%) carecen de agua potable. (Informes de I, II, III y IV Foro Mundial de Agua). Ahora vuelvo a las "mentiras" de Susana. Está bien, no le crean. Pero lean las sagradas escrituras de católicos, judíos, islámicos y mormones -por citar algunos- y si también descubren que ellos mienten...¡Salud Muchachos! me rindo a vuestros pies, pués habeís llegado a la verdad y como dicen las escrituras: "La verdad os hará libres". Y la libertad reclama ante todo sabiduría y la sabiduría tiene como premisa el uso de la razón, la tolerancia, humildad y respeto por la opinión de los demás. No sólo miente quién falta a la verdad sino aquel que se cree dueño de la verdad -en el supuesto de que existiera una sola-
    7
  7. Estimado Marcelo estoy totalmente de acuerdo con vos. En especial en lo que decis que es un texto plagado de errores. Ademas agregaría que está plagado de subjetividades, interpretaciones limitadas y tendenciosas de frases bíblicas, y un dejo de resentimiento, tal vez generado por el hecho de estar negando una verdad tan evidente como la existencia de un ser superior a nosotros, el cual muchas religiones llaman Dios. Independientemente de la calidad que pueda tener la escritora en cuestión, la verdad es verdad así la diga alguien no tan calificado, y la mentira es mentira aún cuando la diga esta señora.
    6
  8. Que parte de "si hay hambre no es por superpoblación" no se entendió? El planeta está DESPOBLADISIMO y con dos multiplicaciones se demuestra (ver mi primer comentario). No estoy proponiendo traer todo el planeta a nuestra pampa húmeda (de hecho los africanos estarían más que felices, pero sería absurdo), estoy diciendo que esta señora Tampieri tiene que investigar un poco antes de abrir su boca (uno es esclavo de lo que dice!)... Si ésta es una de las "mejores escritoras argentinas", vamos mal...
    5
  9. Yo también soy ateo y creo que las religiones han servido a intereses de la tierra y no del cielo. Veo también que las religiones (no se si todas) han servido también a sustentar el sometimiento de la mujer. Pero que tiene que ver eso con La Paz y la Libertad, sin duda son parte del todo, pero de ahí a decir que un mundo sin Dios sería un mundo libre, es creer en Dios. Es no ver que además de los curas hay un montón de cosas más que perturban la paz y la libertad de los hombres. Por ejemplo su ambición, el egoísmo, por no hablar de los intereses económicos, los monopolios, etc.
    4
  10. A MARCELO, LAS ECUACIONES SOLO ESTÁN EN LOS LIBROS...
    Estimado si Ud. pretende reducir el problema del hacinamiento humano a m2. en un lugar determinado, lo felicito. Le puedo facilitar los contactos para que entregue su iniciativa a las Naciones Unidas. Países como Japón, China, India, etc. se lo agradecerán eternamente. Eso si no se olvide del agua potable, cloacas, sistema educativo, salud, transporte, seguridad, desarrollo humano y espacios verdes para 6.600 millones de personas. Tampoco se olvide de detallar como hará que habitantes de diversas partes del mundo acepten vivir donde Ud. les diga. De paso sería interesante ver como resuelve el problema de aproximadamente 11 idiomas y 60 diálectos, que obligadamente deberán hablar los prestadores de servicio. Le recomiendo antes de criticar un texto, además de las mejores escritoras argentinas, que recorra un poco el mundo. Vea las leyes de imigración de la UE y EE.UU. y analice cuales son los fundamentos de dichas leyes. Por cierto, no he mencionado comercio y economía porque supongo que con sus ecuaciones ya habrá resuelto la problemática que se plantería. Realmente estoy asombrado de su capacidad de análisis. Yo que nunca pasé álgebra y trigonometría y menos ingeniería organizacional, lo felicito.
    3
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic