Deportes

"La pelea soñada" fue una pesadilla para De la Hoya

El filipino Manny Pacquiao le dio una paliza a Golden Boy y refrendó su condición de ser el mejor púgil kilo por kilo. Mirá el video.

Pacquiao dominó a su rival, más grande de tamaño y con más fama desde el primer campanillazo en su combate y le propinó a De La Hoya una paliza de tal magnitud que le inflamó el ojo izquierdo antes de que el púgil y promotor se negara a salir de su esquina después del octavo asalto.
 
El combate fue tan desigual y De La Hoya se vio tan mal en el combate que esto podría marcar el fin en la carrera del púgil más rico y famoso del boxeo.

Fue apenas la segunda ocasión en los 16 años de carrera profesional de De La Hoya en que ha caído por nocáut y fue aún más impactante porque esta vino a manos de un púgil que combatió en la categoría de los ligeros (58,51 kilos) hace apenas unos meses.

De La Hoya, a los 35 años, no sólo se veía que ya había pasado su mejor momento, sino que tampoco tuvo nada con qué responder a los golpes que Pacquiao le conectó casi a placer.

El ojo izquierdo del méxico-estadounidense estaba tan inflamado y cerrado que se quedó sentado en su banquillo después del octavo asalto y el médico del cuadrilátero, el árbitro y los miembros de su esquina hablaron sobre su estado.

De La Hoya no ofreció excusas cuando su esquina decidió que ya había sido suficiente castigo, así que después de que se dio a conocer su derrota se levantó del banquillo y caminó al centro del cuadrilátero para felicitar al ganador.

"Sigues siendo mi ídolo", le dijo Pacquiao a De La Hoya, y éste le respondió: "No, tu eres mi ídolo".

Dos de los tres jueces del combate habían visto ganar los ocho asaltos a Pacquiao, mientras que el tercero le dio a De La Hoya apenas el primer asalto. En la tarjeta de la Associated Press, Pacquiao también había ganado los ocho asaltos.

El combate fue desigual desde el comienzo, pues Pacquiao conectaba golpe tras golpe y De La Hoya sólo lo perseguía, intentando alcanzarlo con un golpe potente.

Pacquiao tenía una gran ventaja antes del séptimo asalto, cuando apaleaba a De La Hoya contra las cuerdas en su esquina y lo conectaba con potentes impactos que lo lanzaban al otro lado del cuadrilátero.

De La Hoya se mantuvo de pie, pero con un ojo cerrado y con los reflejos prácticamente aturdidos parecía que no podría conectar los golpes que necesitaba para llevarse la pelea.

"Es un gran peleador. No tengo nada malo que decir sobre él, se preparó como un auténtico campeón", dijo De La Hoya.

Pacquiao subió dos categorías para pelear por la mayor bolsa de su carrera, mientras que De La Hoya bajó de peso para enfrentarlo en la división de los 66,68 kilos (147 libras).

Si este fue el fin de la carrera de De La Hoya, será el adiós de una notable historia de un púgil que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 y que llegó a convertirse en el máximo imán de taquilla en el boxeo.

Sin embargo, aunque vendió muchos boletos y tuvo grandes ingresos por sus peleas por televisión de pago por evento, De La Hoya no tuvo un gran combate en los últimos seis años, y había rumores antes de esta pelea que ya no tenía nada que ofrecer en el cuadrilátero.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|08:02
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|08:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic