Deportes

El antidoping en Beijing, con "más huecos" de los conocidos

El COI no pudo aplicar procesos de control nuevos "por no obtener luz verde de la Agencia Mundial Antidoping (AMA) para su utilización", afirmó la Comisión Médica del organismo.

Los controles antidoping en los Juegos Olímpicos de Pekín tuvieron "muchos más huecos" de los conocidos hasta ahora, según investigaciones del primer canal de la televisión alemana ’ARD’.

El Comité Olímpico Internacional (COI) no pudo aplicar varios nuevos procesos de control "por no obtener luz verde de la Agencia Mundial Antidoping (AMA) para la utilización de los métodos de prueba", dijo hoy en la televisión el director de la comisión médica del COI, Patrick Schamasch.

Determinados procedimientos, algunos disponibles ya mucho antes de los Juegos Olímpicos, no pudieron ser aplicados en Pekín. Según la ARD se trataron de "procedimientos de control para posibles nuevas variantes de esteroides de diseño anabolizantes; para el SARMs, un producto muy eficaz para la formacion de musculatura, y para las proteasas utilizadas para el encubrimiento del doping".

El vicepresidente de la AMA, Arne Ljungqvist, al mismo tiempo presidente de la comisión médica del COI, dijo en reacción a la información de ARD que el COI planea ampliar los controles retroactivos ya anunciados en las muestras de Pekín.

"En cuanto los procesos de detección dispongan de una rutina, analizarenos la pruebas de Pekín para ver si contienen SARMs o esteroides de diseño hasta ahora desconocidos. Este es nuestro plan", dijo el sueco.

El COI ya había anunciado para finales de año controles antidoping retroactivos en unas 1.000 muestras. "Empezaremos probablemente después de Navidades y podríamos disponer de los resultados al final del primer trimestre de 2009", anunció Schamasch a finales de noviembre.

Las pruebas congeladas serán analizadas en Colonia y Lausana en busca tanto de CERA (una nueva versión de EPO) como de insulina (hormona con efecto anabolizante).

El COI llevó a cabo en Pekín la cifra récord de 4.770 controles, 3.801 de orina y 969 de sangre. Los análisis posteriores se calcula que costarán un millón de euros (1,27 millones de dólares).
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|09:05
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|09:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic