Asaltan a "Gregoris" frente a Palmares y simulan fusilar a un empleado

Dos delincuentes armados redujeron a cuatro personas -dos de ellos clientes y dos empleados- en el local de Gregoris ubicado en la ruta Panamericana y se llevaron 900 pesos y otras pertenencias.
Estando dentro del local, simularon un fusilamiento contra uno de los empleados.
La policía detuvo a uno de ellos y recuperó todo lo robado. Es el quinto ataque que soporta la firma en menos de dos años.

Una costumbre que de sana no tiene nada. Por quinta vez en menos de dos años, el local de ropa Gregoris ubicado en ruta Panamericana –frente a Palmares- fue víctima de un episodio delictivo. Esta vez, fueron dos delincuentes armados que redujeron a cuatro personas –un cliente, dos empleados -uno de ellos una joven- y el dueño del lugar, anoche cerca de las 20.30.

Armados y totalmente fuera de sí, los delincuentes llegaron al lugar en una moto y, a los gritos, entraron gritando y exigiéndole a las cuatro víctimas que no se movieran. Apuntando a la joven -identificada como Ana Sabrina Carrizo (23)-, los delincuentes se hicieron con poco más de 900 pesos en efectivos, tickets canasta, algunos cupones de tarjeta de crédito y el celular de Carrizo. Incluso, uno de los delincuentes colocó el arma en la cabeza de uno de los empleados y simuló fusilarlo, logrando que la víctima entrase en un ataque de nervios.

Aprovechando un descuido de los delincuentes, el dueño del local -Héctor Gregorio Romano (51)- pudo salir a la calle y avisó a un móvil policial que estaba por la zona. Los efectivos llegaron al comercio y, al percatarse de esto, los dos delincuentes intentaron emprender la huída. Sin embargo, los planes de libertad se frustraron para uno de los asaltantes, que en cuestión de minutos fue reducido por los efectivos cuando iba por calle Río Barracas, cerca del cruce con Entre Ríos.

Los uniformados lograron recuperar la totalidad del botín, mientras que el delincuente, identificado como David Gerardo Nevaces Barrera (27) fue trasladado a la Oficina Fiscal 3 de Godoy Cruz, donde aún permanece detenido y sería trasladado al penal en las próximas horas. Es que además del dinero y las pertenencias, Nevaces tenía un revólver calibre 38.

Según precisaron fuentes judiciales, el dueño del local montó en cólera estando en la oficina fiscal, donde comenzó a insultar y a gritarle a todos los auxiliares.

“Estaban todos los auxiliares trabajando con su caso, habían detenido a uno de los delincuentes y se había recuperado la totalidad de lo robado. Encima entró y empezó a gritarles a todo”, destacó una fuente judicial, quien agregó que cada vez que en l local hay un robo o asalto, el dueño anuncia que va a poner rejas, algo que nunca hizo.
Opiniones (0)
17 de diciembre de 2017 | 21:07
1
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 21:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho