Deportes

Sigue el suspenso: Boca empató y Tigre y San Lorenzo lo alcanzaron

El equipo de Ischia no pudo consagrarse campeón del torneo Apertura, al igualar sin goles con Gimnasia de La Plata. La victoria de Tigre sobre Rosario Central, por 3 a 2, y la goleada, 4 a 1, de San Lorenzo a Independiente permiten que el torneo tenga tres líderes a falta de una fecha.

Boca Juniors igualó hoy sin goles frente a Gimnasia, en La Plata, y postergó la definición del torneo Apertura para la última fecha, y aunque se mantiene en lo más alto ahora lo acompaña Tigre, que se impuso a Rosario Central.

El estadio Unico de La Plata fue el escenario colmado de un partido muy disputado, que fue arbitrado correctamente por Javier Collado, quien expulsó bien a Claudio Morel Rodríguez por una falta sin pelota a Ignacio Piatti.

Habrá que ver si a lo más alto también se suma San Lorenzo de Almagro, que debe vencer a Independiente en el Nuevo Gasómetro para alcanzarlo.
Boca Juniors fue superado en los primeros 45 minutos frente a Gimnasia, en La Plata. La etapa inicial tuvo pocas situaciones de peligro, y la mayoría fueron para los locales, que tuvieron un dominio territorial sin inquietar demasiado el arco de Javier García, mientras que Boca se quedó en insinuaciones.

En un partido muy disputado en la mitad de la cancha, a los 13 minutos se produjo la primera llegada de peligro para Gimnasia, con un contragolpe comandado por Sebastián Romero, que terminó con una media vuelta de Franco Niell que pasó cerca del ángulo izquierdo del arquero “xeneize”.

Boca se quedó en la movilidad de sus delanteros. Lucas Viatri y Luciano Figueroa inquietaron al juntarse con Juan Román Riquelme, aunque no tuvieron profundidad y lo más peligroso fue un remate desde media distancia de Sebastián Battaglia que se fue por arriba, a los 32 minutos.

Otra vez el “Lobo” pudo abrir el marcador a los 42’, con la misma formula del tiro desde lejos. Fue Fabián Rinaudo quien remató fuerte y bajo, pero la pelota se fue muy cerca ante una estirada de García que iba a ser inútil.

En el complemento llegó lo mejor y coincidió con una levantada de Boca, dejando la superioridad territorial de los platenses a un lado.

A los 8 minutos, Hugo Ibarra sacudió la “modorra” con una característica corrida por la derecha, enganchando hacia adentro ante Cristian Piarrou y rematando ante Gastón Sessa, quien no iba a tener responsabilidad si la pelota terminaba dentro del arco.

Dos minutos después, un cabezazo de Juan Forlín hizo lucir una vez más al “Gato”, a esa altura –con muy poco- la figura del encuentro.
El ingreso de Nicolás Gaitán después del descanso le vino bien al “xeneize” porque encontró un socio para Riquelme, quien ganó protagonismo con el correr de los minutos.

Nada ocurrió con el conjunto dirigido por Leonardo Madelón, que renunció al ataque para defender y cuidar la pelota cuando la tuvo en su poder, algo que realizó con mayor facilidad cuando los visitantes se quedaron con diez jugadores por la expulsión de Morel, por una falta sin pelota a Ignacio Piatti a los 19’.

Entonces se terminó el momento de Boca, que volvió al recurso de la media distancia con Battaglia cuatro minutos después. A los 29’ el ingresado Juan Neira exigió al máximo el lucimiento del arquero García con un remate que tenía destino de red. Boca respondió a través de Gaitán y Riquelme, aunque las dos chances encontraron las manos de Sessa.
Un contragolpe “xeneize” encontró de frente al arco a Gaitán, quien desperdició el balón que pudo representar el triunfo y un final de campeonato más tranquilo. La última fue para los locales, y otra vez Neira no supo resolver ante García.
Con el resultado consumado, Boca dejó La Plata con la incertidumbre de un final de campeonato inesperado en el que puede pasar cualquier cosa.
En Imágenes