Deuda: S&P ratificó calificaciones

El organismo aseguró que próximo gobierno heredará una economía que está dando claras señales de desaceleración.
Asimismo confirmó en la categoría B+ a los bonos argentinos, manteniendo estable las perspectivas de las evaluaciones.

Standard & Poor's (S&P) confirmó hoy en "B+" la calificación a largo plazo de los bonos argentinos nominados en moneda local y extranjera, así como la nota "B" que otorga al país como emisor, manteniendo "estable" las perspectivas de ambas evaluaciones.

Las calificaciones asignadas equilibran las mejoras alcanzadas respecto de la carga de deuda soberana con las crecientes presiones provocadas por políticas macro-económicas expansivas, dijo el analista de la calificadora Joydeep Mukherji.

"El superávit fiscal y de cuenta corriente, combinado con el rápido crecimiento del PBI en los últimos años, han fortalecido el perfil financiero de Argentina", dijo el experto, y consideró que la deuda externa neta podría bajar al 77 % de los ingresos de cuenta corriente en 2007, desde cerca del 100 % del año pasado, al tiempo que la deuda pública total podría caer del 70 al 50 % del PBI durante el curso de 2007.

Mukherji explicó que el impacto de estas tendencias positivas se contrapesan por políticas fiscales y monetarias expansivas, motivadas en gran parte por las elecciones presidenciales del mes próximo. Como consecuencia, la inflación "parece haberse acelerado, y muchos analistas privados estiman que llegará hasta cerca del 15 % a fin de año", remarcó S&P en un comunicado.

También recordó que el gasto público subió más del 40 % en la primera mitad del año, a mayor velocidad de la que subieron los ingresos, lo que recortó el superávit fiscal primario del 3,9 % del PBI en 2006 a cerca del 3,0 % en el actual ejercicio.

La trayectoria de las calificaciones de Argentina dependerá de la capacidad del próximo Gobierno "para ajustar la política fiscal y monetaria sosteniendo, al mismo tiempo, el crecimiento del PBI", indicó S&P.

"El próximo gobierno posiblemente mantendrá la mayoría de las políticas pero heredará una economía que está dando claras señales de desaceleración y que enfrentará un contexto externo menos favorable en los próximos años", añadió la calificadora.

Según S&P, no contener "oportunamente el deterioro en las cuentas fiscales podría resultar en menor crecimiento y mayor inflación (situación conocida como estanflación) en los años venideros. Esto podría, potencialmente, frenar, e incluso revertir, la reciente tendencia de mejoras de los indicadores de endeudamiento".

Además, un empeoramiento del contexto internacional podría afectar las finanzas públicas a través de menores ingresos por retenciones a las exportaciones, lo que derivaría en mayores presiones fiscales.

"La calidad crediticia de Argentina podría depender de las políticas iniciales de la próxima administración", dijo Mukherji, para quien una "combinación de deterioro fiscal, inflación creciente y una desaceleración abrupta de la economía podrían presionar negativamente la calificación".

Por el contrario, un giro hacia políticas macroeconómicas más prudentes y medidas para resolver problemas regulatorios en el sector energético, y en otros sectores regulados, "podrían sostener tanto un crecimiento del PBI como del superávit fiscal primario en los próximos años, otorgando respaldo al perfil financiero y la calidad crediticia del soberano", concluyó el analista.
Opiniones (0)
19 de noviembre de 2017 | 17:10
1
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 17:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia