Condenan a ex militar a 24 años de prisión por abusar de un niño

Un ex militar fue condenado en juicio oral y público a la pena de 24 años de prisión, al ser encontrado culpable de drogar y abusar sexualmente de un niño de 9 años, a quien bajo engaño lo hizo entrar a su domicilio del partido bonaerense de Hurlingham.

El acusado ya contaba con otras dos causas previas por abuso, en una de ellas calificada como "intento", y estuvo detenido en dos oportunidades, la última hasta octubre de 2001, momento en que se le concedió la excarcelación.

El hecho debatido en juicio tuvo lugar el 26 de octubre de 2006, cuando el acusado, de 47 años, engañó al niño de 9 prometiéndole trabajo, acomodando pastillas en su domicilio en la
calle Luzuriaga al 2200 de William Morris, al oeste del Gran Buenos Aires.

El niño, al declarar en el juicio, contó que aquel día se había escapado de su casa familiar y fue a Constitución a pedir monedas, momento en que se le apareció un hombre, en referencia al acusado, le ofreció el "trabajo", y que luego de acceder tomaron juntos el tren hacia el Conurbano bonaerense.

Allí, según dieron por acreditado los jueces, el hombre le administró "un psicofármaco" con el cual lo "adormiló y allí con violencia e intimidación con una navaja con la que llegó a causarle una lesión leve, intentó penetrarlo con el pene analmente pero ante la resistencia del niño le introdujo el pene en la cavidad bucal".

Justo en ese momento, una vecina del imputado pasó por el lugar y escuchó gritos de un niño desde el interior de la vivienda de aquel que decía "no...no quiero, no quiero". La vecina teniendo en cuenta que el acusado ya había estado preso por violación de menores, dio aviso a la policía, la cual al presentarse en la vivienda escuchó gritos de auxilio y al ser consultado el menor, se teme que por temor evitó decir la verdad.

Pero al instante relató los hechos de los cuales fue víctima, y los policías que ingresaron a la vivienda de William Morris encontraron pastillas del psicofármaco "Rivotril", además de tres
cortaplumas, una navaja y un guardapolvo y ropas de niño quemadas, sumado a que en el garage había un automóvil donde como dijera el niño inicialmente se le abusó.

En su defensa, el imputado argumentó que el niño era un "pibe chorro" que había ingresado a robar a su vivienda, pero para los jueces del Tribunal Oral Criminal Nº 4 (TOC4) de Morón, el cual dictó la condena, "no puede pensarse que fueran el llanto producto de una reprimenda por el supuesto intento de robo, conforme la interpretación que ensayó la defensa oficial".

Incluso, la madre del imputado quien estuvo en el interior de la vivienda cuando ocurrió el hecho, contradijo a su hijo al asegurar que la rotura de un tejido de una ventana había sido
provocado por un pájaro grande, con lo cual quedó al descubierto la versión dada por el ahora condenado respecto a que la rotura había sido causada por el menor con el fin de ingresar a la vivienda.

Los jueces Pedro Rodríguez, Carlos Roberto Torti y Rodolfo Castañares tuvieron en cuenta un examen médico que convalidó que el niño fue víctima de abuso sexual, así como de la herida
provocada por "un elemento duro y fino que pudo ser bien de una navaja".

El TOC4 encontró al imputado culpable de los delitos de "rapto agravado por el uso de intimidación contra menor de trece años en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma", y al tener en cuenta que contaba con otras dos causas por violación, fue condenado a la pena de 24 años de prisión.

El ex militar había estado en prisión preventiva entre el 20 de enero de 1990 y el 12 de marzo del mismo año y luego desde el 12 de febrero de 1994 hasta el 9 de octubre de 2001 momento en que fuera excarcelado.
             

Opiniones (0)
17 de octubre de 2017 | 14:44
1
ERROR
17 de octubre de 2017 | 14:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes