Charles Darwin, el filósofo

Charles Darwin es el arquitecto de la moderna biología evolutiva. Pero "El origen de las especies" es mucho más que una teoría biológica: es un conjunto de principios que comportan un tremendo impacto filosófico más allá de los límites de la ciencia natural.

Por Michael Ruse

Dado que las hipótesis de Darwin involucran a la humanidad, se hace necesario examinar minuciosamente sus implicaciones éticas y epistemológicas. Michael Ruse, autoridad mundialmente reconocida en la historia y en la filosofía del darwinismo, ofrece en esta obra el análisis definitivo de la naturaleza filosófica del pensamiento de Darwin, y de su impacto no solamente sobre las ciencias naturales sino también sobre las ciencias humanas.

Con un lenguaje claro, desprovisto de tecnicismos, Ruse establece con precisión el estatuto del pensamiento evolucionista como una teoría genuina, las implicaciones filosóficas, epistemológicas y éticas del darwinismo, así como su impacto en las modernas explicaciones naturalistas de la religión, y discute muchos de los sentimientos y supuestos antidarwinistas expuestos por los creyentes del movimiento creacionista.

Charles Darwin

El billete de 10 libras lleva en el anverso una imagen de la reina Isabel y en el reverso la imagen de un anciano de barba imponente. Cualquier niño inglés sabe su nombre, aun cuando muchos no sepan bien por qué es tan famoso. Es Charles Darwin, uno de los más grandes hombres de ciencia de todos los tiempos. Veamos quién fue.

Los primeros años

Charles Robert Darwin nació el 12 de febrero de 1809 en una ciudad de la región central de Inglaterra, Shrewsbury (que se pronuncia “shrousbury”, y no “shrusbury”). Ese mismo día, del otro lado del Atlántico, nacía Abraham Lincoln (Browne, 1995, 2002). Darwin murió en su casa, situada en la localidad de Down, condado de Kent, el 19 de abril de 1882. Fue el segundo hijo varón del doctor Robert Darwin, que tenía además tres hijas.

El abuelo paterno era Erasmus Darwin, médico que falleció antes del nacimiento de Charles. En el siglo XVIII, ese abuelo había sido toda una celebridad, no sólo por su pericia en la profesión (el desdichado rey demente de Inglaterra Jorge III intentó en vano que acudiera a la corte para tratarlo) sino por su interés en la ciencia y la tecnología (King Hele, 1963). Junto con un grupo de inventores y hombres de negocios, integraba la Lunar Society, que sesionaba una vez por mes para debatir temas de ciencia y tecnología, y su aplicación a la industria. Entre los otros miembros de la entidad, cabe mencionar a Matthew Boulton (industrial) y su socio, James Watt (inventor de la máquina de vapor), a Joseph Priest ley (químico), a Samuel Galton (fabricante de armas) y a William Withering (botánico que descubrió los efectos terapéuticos de la digital).

Erasmus Darwin también era poeta y evolucionista: creía que todos los organismos provenían (probablemente) de una única forma primigenia que luego se fue transformando y dio origen a las formas que nos rodean y a las que nos revela el pasado. En su mundo, la poesía y la evolución se confundían con frecuencia pues era dado a expresar sus especulaciones científicas en verso.

Robert Darwin se dedicó a la medicina como su padre y gozó de tanto reconocimiento y respeto como él por su saber y su habilidad en la profesión. Por otra parte, fue un importante financista. La amplia clientela que tenía le permitió poner en contacto a industriales que tenían dinero para prestar y buscaban inversiones sólidas en el mundo de los aristócratas que necesitaban efectivo y poseían bienes para hipotecar. Como suele suceder en estos casos, tanto entonces como ahora, esa situación es sumamente provechosa para el intermediario, de modo que el doctor Darwin pronto pudo actuar él mismo como prestamista. La familia recibió otro caudal de riqueza del abuelo materno de Charles, Josiah Wedgwood (amigo de Erasmus Darwin y compañero suyo de la Lunar Society). Wedgwood introdujo las técnicas de la revolución industrial en la manufactura de artículos de loza; estudió las técnicas asiáticas y las aplicó a la fabricación de porcelana fina blanca. El arreglo matrimonial de la madre de Darwin fue de gran importancia.

Vale la pena mencionar todos estos hechos porque nos permiten situar de inmediato al joven Charles en su contexto. No pertenecía a la aristocracia sino a las opulentas clases medias altas que habían prosperado (y seguían medrando) con la revolución industrial. Dadas estas circunstancias, cabe imaginar que era un ciudadano responsable con interés personal en su país y que apreciaba su estabilidad general. Con todo, es probable que tuviera más matices liberales que conservadores, es decir, que se inclinara más por las innovaciones que las maquinarias y las fábricas aportaban a Gran Bretaña y no lamentara los cambios sufridos por el estilo de vida propio del siglo XVIII y de siglos anteriores, es decir, que fuera un hombre propenso a las reformas más que a las rebeldías. También cabe suponer que estaba satisfecho
con la suerte que le había tocado y que no era proclive a repudiarla.

En otras palabras, por muy revolucionario que llegara a ser como científico –y creo que fue el autor de una de las más grandes revoluciones científicas–, no era como el Dios cristiano, que crea cosas de la nada. Es lícito imaginar, como ocurrió, que tomara lo que le había sido dado y conformara con eso una imagen nueva (como en un caleidoscopio). Como cualquier evolucionista habría previsto, comprender a Darwin implica comprender su pasado y las influencias que obraron sobre él.

El genio de Darwin era de índole creativa más que del tipo que rinde éxitos escolares. No se destacó en la escuela, donde se acordaban galardones a los alumnos diestros para escribir versos en griego o latín o para habérselas con las dificultades de la geometría euclidiana. No obstante, se interesó por la ciencia desde muy temprano. Junto con su hermano mayor, también llamado Erasmus, solía hacer sencillos experimentos de química en la casa. Es lo que cabía esperar de dos hijos de la revolución industrial, dada la gran importancia de esta disciplina en las aplicaciones tecnológicas de la ciencia pura.

Con el proyecto de que siguiera la profesión familiar, Charles fue enviado cuando era muy joven (16 años) a Edimburgo, que tenía entonces la mejor escuela de medicina de Europa. Dos años más tarde, se hartó de esos estudios, descompuesto por las operaciones y aburrido de los profesores. Siguiendo sus propias inclinaciones, se puso a estudiar historia natural con toda su alma, pero esa decisión no compensaba el disgusto que le causaba vivir entre escoceses en su sombría ciudad capital. Por ese motivo, la familia lo orientó hacia la carrera ideal para un joven inglés de considerable riqueza y no demasiado talento: se decidió que fuera clérigo anglicano (es decir, de la Iglesia Episcopal).

Para ello, tenía que obtener un título universitario. De modo que en 1828 Charles Darwin se inscribió en el Christ’s College de la Universidad de Cambridge. Encontrarse en Cambridge en esa época era muy conveniente para alguien que comenzaba a mostrar interés por la ciencia. Aunque no había en la universidad cursos formales de ciencias, cierto número de profesores se interesaban cada vez más por temas científicos y se mostraban dispuestos a admitir en su círculo a jóvenes que compartían su entusiasmo.

No pasó mucho tiempo hasta que Darwin entabló amistad con John Henslow, profesor de botánica, Adam Sedgwick, profesor de geología, y William Whewell, por ese entonces profesor de mineralogía que luego habría de ocupar una cátedra de filosofía (cambio de rumbo que no parece haberse producido con mucha frecuencia). Aunque esos profesores no tenían obligaciones específicas vinculadas con esas materias –de suerte que ningún titular se sentía obligado a dedicarse a ellas–, había ya algunos que comenzaban a indagar el mundo de la naturaleza maravillándose ante sus prodigios. Deberíamos agregar que, en Cambridge, tales indagaciones estaban siempre inscritas en un contexto religioso e implicaban, por lo general, observar la naturaleza para alabar al Creador. En aquellos días, para ser profesor universitario (aparte de Cambridge, la única universidad era Oxford), había que ser miembro de la Iglesia de Inglaterra (anglicana).

El joven geólogo

Darwin se llevó bien con ese grupo, no sólo por sus intereses científicos sino porque en esa época él mismo no abrigaba dudas con respecto a las verdades de la Cristiandad ni a los treinta y nueve artículos de la fe,* que debían aceptar todos los que pertenecían a la iglesia estatal. Evidentemente, Charles hizo muy buena impresión pues en 1831, cuando terminó sus estudios, y a través de sus conocidos del grupo de Cambridge, tuvo la oportunidad de pasar varios años a bordo del Beagle, buque de la armada británica encargado de levantar mapas de la costa sudamericana. Darwin postergó su carrera eclesiástica –proyecto que nunca abandonó formalmente y se fue esfumando con lentitud– y pasó cinco años en el barco, con el que terminó por circunnavegar el globo, antes de volver a Inglaterra en el otoño de 1836. En un comienzo, su lugar en el buque era el de compañero del capitán, pero pronto se transformó en el naturalista de a bordo: dedicó mucho tiempo al estudio de la fauna y la flora de las tierras que recorrió y envió a su patria riquísimas colecciones de especímenes para que los especialistas de cada ramo los estudiaran.

Aunque su aporte más grande iba a inscribirse en el campo de la biología, en sus primeros años Darwin se dedicó con preferencia a temas geológicos (Herbert, 2005). Alrededor de 1830, momento en que dio sus primeros pasos profesionales como científico, la geología era una disciplina importante, aunque sólo fuera por sus aplicaciones comerciales. La construcción de caminos, el dragado de canales y la minería eran actividades esenciales para la revolución industrial pero la aparición del ferrocarril aumentó aun más la importancia de la geología: nadie quería perforar túneles en una roca granítica ni tender líneas férreas en tierras que pronto comenzaran a hundirse.

Existían a la sazón dos teorías importantes sobre la Tierra y su pasado geológico. Por un lado, la teoría del “catastrofismo” (término acuñado por Whewell, como casi todos los vocablos científicos de la época). Según esta teoría, hubo cada tanto en la historia de la Tierra enormes levantamientos de una magnitud desconocida en la actualidad que dieron origen a las montañas, los valles, los ríos y los mares que nos rodean. Probablemente –continuaba la teoría–, esos levantamientos de tierras no fueran milagrosos, es decir, no estaban fuera del curso impuesto por las leyes natrales, pero la opinión general era que por su causa aparecieron nuevas especies de organismos, y que este último proceso no era, desde luego, natural.

Por otro lado, estaba la teoría del gradualismo o de la “uniformidad”, cuyo representante de más fuste fue un abogado nacido en Escocia que luego se dedicó a la geología: Charles Lyell. Según esta teoría, los procesos naturales comunes y cotidianos –lluvia, nieve, congelamiento, calentamiento, sedimentación, erosión, terremotos, actividad volcánica, etc.– podían ser la causa de todo lo ocurrido (Rudwick, 1969). De todo sin excepción, siempre que hubiera existido un lapso de tiempo prácticamente infinito durante el cual la naturaleza hubiera obrado sin interrupción.

En los Principles of geology, obra cuyo primer volumen se publicó en 1830 y los otros dos en años posteriores, Lyell adoptaba una posición “actualista” (según la llamamos hoy): en el pasado no hubo procesos distintos de los actuales; todos los procesos de entonces ocurren aún en el presente con la misma intensidad. Con respecto a los organismos, Lyell fue algo más ambiguo, pero la impresión general para el lector era que (a excepción de los seres humanos), la aparición y desaparición de los seres vivos era asimismo producto de la na turaleza y no exigía ninguna intervención milagrosa. Esa ambigüedad se multiplicaba porque, como veremos de inmediato, cualquiera fuera el origen de los organismos, para Lyell aparentemente no era evolutivo.

Antes de embarcarse para el viaje en el Beagle, Darwin hizo un curso intensivo de geología con Sedgwick, eminente adepto al catastrofismo. No obstante, se llevó para el viaje el primer volumen de los Principios de Lyell (los otros le fueron enviados después) y se convirtió de inmediato al gradualismo. Esta nueva mirada le permitió construir una pieza teórica notable. Entre los numerosos fenómenos fascinantes que podemos hallar en las aguas tropicales, están los anillos de coral que rodean algunas islas o que se presentan a veces aislados, sin ninguna isla en su interior. Lyell había sugerido que tal vez fueran los bordes de volcanes extinguidos, que apenas asomaban de la superficie del mar. Darwin observó que era una teoría sumamente improbable –que hubiera tantos volcanes de exactamente la misma altura– y argumentó que, puesto que el coral sólo puede crecer en la superficie del mar, tal vez las islas se estuvieran hundiendo y el coral continuara creciendo precisamente para mantenerse al mismo nivel
(de la superficie). Aun en los lugares en que no había islas en ese momento, existieron alguna vez tierras que se elevaban sobre las aguas.

Hoy en día, la opinión general es que Darwin tenía razón. Sin embargo, para nosotros, la teoría de los arrecifes de coral es algo más que el primer fruto del pensamiento creador de Darwin. Demuestra que su visión del mundo estaba profundamente arraigada en el sistema de Lyell.

De Charles Darwin, de Michael Ruse. Buenos Aires, Katz, 2008.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó6/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|23:53
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|23:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016