La muerte, de Enrique Anderson Imbert

La automovilista (negro el vestido, negro el pelo, negros los ojos pero con la cara tan pálida que a pesar del mediodía parecía que en su tez se hubiese detenido un relámpago) vio en el camino a una muchacha que hacía señas para que parara. Paró.

- ¿Me llevas? Hasta el pueblo no más- dijo la muchacha.

- Sube- dijo la automovilista. Y el auto arrancó a toda velocidad por el camino que bordeaba la montaña.

- Muchas gracias- dijo la muchacha con un gracioso mohín -pero ¿no tienes miedo de levantar por el camino a personas desconocidas? Podrían hacerte daño. ¡Esto está tan desierto!

- No, no tengo miedo.

- ¿Y si levantaras a alguien que te ataca?

- No tengo miedo.

- ¿Y si te matan?

- No tengo miedo.

- ¿No? Permíteme presentarme- dijo entonces la muchacha, que tenía los ojos grandes, límpidos, imaginativos y enseguida, conteniendo la risa, fingió una voz cavernosa-. Soy la Muerte, la M-u-e-r-t-e.

La automovilista sonrió misteriosamente.

En la próxima curva el auto se desbarrancó. La muchacha quedó muerta entre las piedras. La automovilista siguió a pie y al llegar a un cactus desapareció.

Opiniones (0)
27 de Febrero de 2017|06:03
1
ERROR
27 de Febrero de 2017|06:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una visita al Observatorio Europeo del Sur
    23 de Febrero de 2017
    Una visita al Observatorio Europeo del Sur
    Retromobile
    21 de Febrero de 2017
    Retromobile