Paren la mano

La inseguridad ha colocado a la provincia en una virtual emergencia. Pareciera que nadie está a salvo de los delincuentes, y que el gobierno no acierta el camino para resolver la crisis a pesar de las oportunidades que tuvo. Los mendocinos, en la desprotección más absoluta. Esto es la tierra de nadie.

Despedir a un amigo que se va a otro país es una experiencia fuerte, de esas que combinan las emociones y la ponen a flor de piel. La alegría por las oportunidades que va a tener el que se va, la tristeza por no tenerlo cerca… Las anécdotas compartidas, los recuerdos… Las risas, los abrazos… Y alguna lágrima. Lo terrible, es cuando una de estas despedidas, con “fulbito” y pileta bajo el sol mendocino, se transforma en una pesadilla psiquiátrica para toda la vida. Hay que ponerse en la piel de un chico de veinte años que está boca abajo tragando el pasto amargo de una finca de fin de semana en Vistalba, con la garganta atenazada de terror y con un pie aprisionando su cabeza, mientras lo rocían con nafta para quemarlo, amenazan con violarlo, lo golpean, y le disparan a los costados… Por que sí… porque “tienen plata”, por que son blancos fáciles de los delincuentes que han tomado la provincia. Esto pasó el martes por la tarde en  Mendoza, ante la ineficacia, la impericia, la impasividad y la falta de competencia del gobierno provincial, empezando por el gobernador Celso Jaque, quien no ha hecho nada para salir de la crisis social y de inseguridad que afecta a los mendocinos. Por el contrario, pareciera que la indolencia llega al punto de comprar –por dar un ejemplo concreto de la incapacidad- chalecos antibala inservibles, mientras los delincuentes se hacen un festín con los mendocinos.

Mendoza está fuera de control. Y el Pacto Social por la Seguridad, firmado el viernes 29 de agosto, no sirvió para nada. Fue sólo una foto, ganar tiempo para calmar a la gente, que percibe que todo está peor. Ahora, lo “último” es asaltar a los turistas, atacando el corazón de una de las industrias que nos alimentan. En poco menos de un mes violaron a una turista alemana, saquearon varios hostels, asaltaron y lastimaron a turistas en la Plaza Independencia y en el Parque, los motochorros asaltaron y golpearon con saña a visitantes norteamericanos en la Sexta Sección… y la lista sigue. El último caso fue el de un francés tajeado en el Parque a plena luz del día, ayer mismo. Es tan grave el problema, que la calificación mendocina empieza a empeorar entre las operadoras de turismo, y que el cuerpo consular de la provincia comienza a preocuparse en serio. De hecho, diplomáticos alemanes presentaron un durísimo informe sobre la inseguridad en Mendoza. Para ellos, el gobierno ha perdido el control de la situación. Tan así, que el ministro de Justicia de la Nación, Aníbal Fernández, les dijo en la cara y ante la prensa tanto al gobernador Jaque como a su ministro Ciurca, el lunes último, que no recordaba cuál era el famoso acuerdo de los cuarenta millones para Seguridad. “No lo recuerdo… no lo s酔 dijo el funcionario de Cristina Fernández de Kirchner, en una de las frases célebres de este 2008.

Y así, los ciudadanos, los vecinos comunes, los comerciantes, empresarios, trabajadores, estudiantes, y ahora los turistas, están a merced de bandas armadas y violentas. Lo peor, es que pareciera que nadie hace nada. Con la excepción de la buena voluntad del ministro “ambulancia” Carlos Ciurca, quien va de un lado al otro para acompañar a las víctimas, aunque tarde, no hay acciones oficiales certeras para contener la ola de inseguridad. Cuando el ministro Ciurca llega a la escena, ya hay gente lastimada, saqueada, violentada en lo más íntimo de su ser.

Noviembre fue además un mes particularmente duro. Según las crónicas policiales, todos los días hubo algún robo o asalto de características especiales: Violencia incontrolable, uso de armas, a plena luz y con testigos, y sin importar mucho el entorno o la cantidad de víctimas potenciales. Sólo el viernes 14, por alguna razón, los delincuentes “descansaron”.

Y el gobierno no hace nada, ni tiene la menor idea de lo que sucede en la calle. La Dirección de Inteligencia Criminal, por caso, debería tener una buena batería de información para evitar, por los menos, los ataques tipo comando, los que requieren de logística y comunicación entre las bandas… ¿Para qué está, sino para prevenir?

Los funcionarios cometen, además, errores tremendos de diagnóstico, de apreciación, de análisis, lo que les impide cualquier viso de solución. Que el ministro Carlos Ciurca y el intendente Víctor Fayad enfrenten a los periodistas para decir que el delito en Capital ha bajado, es de una irresponsabilidad institucional mayúscula. Si no lo creen así, que salgan a la calle a preguntarles a los comerciantes víctimas de la ola. Todos los días, alguien resulta afectado. Especialmente repartidores, mini markets, negocios que trabajan fuera de los horarios habituales, y comercios de todo tipo. Grandes y pequeños, del centro, o de los barrios. Muchos casos ni siquiera se denuncian, porque la gente ya sabe que no va a pasar absolutamente nada. En el mismo “paquete” de analistas de la realidad ingresa el Secretario de Turismo Luis Bhöm, un hombre a quien se le reconocen capacidades, pero que debería pedir disculpas en una plaza pública por haber dicho que los asaltos a turistas son “una mala racha”. Sería interesante ver cómo se desarrolla este concepto ante embajadores y cónsules preocupados porque a sus ciudadanos les roban, los golpean, los violan, o los tajean. Se trata de personas que vienen a conocer Mendoza, a dejar sus dólares aquí, y que terminan en la guardia del Central, maltratados además por el sistema policial y judicial, como en el caso de la turista alemana violada.

Hay que decir además, en tren de no ser injustos, que la inseguridad no es un patrimonio jaquista, aunque en un año no han acertado una política correcta. Las gestiones de Roberto Iglesias y de Julio Cobos, especialmente, forman parte del problema y de la crisis que hoy vivimos.

Entonces… ¿A dónde vamos?

1 - Mucho antes de que Jaque le mintiera a la población prometiendo bajar el 30 por ciento de los delitos en 6 meses, se decía que había que capacitar a los policías. Hay un Instituto Universitario de Seguridad que funciona en asocio entre el gobierno provincial y la Universidad Nacional de Cuyo. ¿Cómo es la calidad de esos policías?

2 - Se discutió mucho cómo anticiparse al delito. Se avanzó -con polémica- en la creación de un área de Inteligencia Criminal, destinada a desactivar planes delictivos antes de que llegasen a ser hechos consumados. Y es más: en la gestión de Celso Jaque se puso al frente a un destacado miembro del Colegio de Abogados para que la dirigiese, apostando no sólo a la eficacia, sino a dar garantías constitucionales a su labor. Pero la verdad es que no da resultado.

3 - Parecía que el problema histórico del área, aun antes de que cambiara el gobierno, era que hacían falta “expertos de la talla de Aguinaga y Montbrún”. Uno estuvo, y no pasó nada. El otro aún permanece allí, junto a Jaque, como “consultor externo” en la materia.

4 - Durante mucho tiempo no se calculó con precisión la dimensión de la inseguridad. Por ello, hubo más “política” que “técnica” en el asunto. Así, se sobrellevaban las embestidas de la realidad. Por ello, un instituto privado, el ILSED (Instituto Latinoamericano de Seguridad y Democracia) realizó y aportó la primera encuesta de victimización de la provincia de Mendoza. Arrojó resultados claros y reveladores, que constituyen una excelente base de partida para programar un plan de gobierno destinado a combatir la inseguridad. ¿Se lo está utilizando?

5 - En el principio del gobierno justicialista, el problema fue el constante roce entre sectores de izquierda y de derecha que comandaban Derechos Humanos -por un lado- y Seguridad, por el otro. Pero ese problema ya no existe: echaron a Diego Lavado y a la gente del Polo Social del gobierno; y los demócratas –en quienes se había “tercerizado” la gestión de Seguridad- pegaron un portazo y se fueron sin aportar nada.

6 - Dijeron entonces que hacía falta “cintura, apoyo y poder político” en la difícil cartera de Seguridad. Lo pusieron a Carlos Ciurca, quien abandonó su banca de legislador cumpliendo un acuerdo entre tres grandes jefes comunales: los de Las Heras, Maipú y Guaymallén. Hay poder y respaldo justicialista en la gestión, ya que ocuparon todas las áreas vacantes con gente proveniente de las comunas.  Pero tampoco da rasultados.

7 - Señalaron entonces que el problema eran los requisitos para entrar a la policía, que eran “muy exigentes”. Y se dijo además que ello impedía que más gente se incorporara a la fuerza. Se eliminaron requisitos históricamente reivindicados a la hora de esgrimir calidad, como la edad y los estudios secundarios completos. Ahora cuentan con lo que necesitaban, pero la inseguridad sigue.

8 - Se reclamó consenso social luego de que el gobernador se disculpara por televisión por no poder cumplir con su vehemente compromiso electoral. Se dijo: “hace falta que todos los mendocinos sumen su esfuerzo sin mezquindades”. Todos los mendocinos y mendocinas firmamos el Pacto por la Seguridad, de una u otra forma representados por sus legisladores de todos los partidos políticos y, corporativamente a través de cámaras empresariales, sectores productivos, desde lo social, la sociedad civil organizada, las iglesias, los medios de comunicación… Y los resultados brillan por su ausencia.

9 - Se reclamó, una vez firmado el pacto, por más presupuesto. Y la Legislatura se los dio. Cuentan con más de un millón de pesos por día para gobernar la seguridad. Se pidió a los municipios que generaran acciones para apoyar la tarea provincial. Los municipios hicieron un esfuerzo extra en las áreas sociales y deportivas, bajando las luminarias y urbanizando baldíos. Pero los robos y asaltos siguen.

10 - Ha pasado menos de un año de gobierno y en tan poco tiempo, Celso Jaque ha tenido varias chances de cambiar todo y empezar desde cero, aun luego de mentirle a la gente. Tuvo crédito, no una, sino tres o cuatro veces. Pero todo tiene un límite. Y ese tope es la gestión eficaz de los recursos y de las áreas que se le han asignado para administrar, lo que no aciertan a resolver de ninguna manera.

Conclusiones

Hoy, los mendocinos estamos a merced de las bandas de ladrones, de los delincuentes solitarios, de todo aquel a quien se le ocurra tomar un arma y hacerse de lo que no le pertenece, cuando no de lastimar, agredir, torturar, y –a veces- dejar secuelas físicas o psiquiátricas para toda la vida.

Por el otro carril del problema, el social, no se han puesto en marcha políticas de inclusión auténticas, que saquen efectivamente a los chicos de la calle, que les den valores, educación, trabajo, contención social y afectiva, motivos para vivir como buena gente antes que como marginales dispuestos a todo por un reloj, un par de zapatillas, o veinte pesos.

No es nuevo que la inseguridad sea uno de los problemas más graves que afecta hoy a los mendocinos. Lo que es realmente alarmante, es que el gobierno sea absolutamente incapaz de atajar el problema, imbuido en una de esas crisis de autismo que suelen afectar al Poder Ejecutivo.

Mientras tanto, somos la sociedad en peligro, donde cada uno está adscripto a su buena o mala fortuna, o –como dijo el Secretario de Turismo- a las “rachas”. Demasiado poco, para estar hablando de la vida y los bienes de los vecinos.

Opiniones (44)
14 de diciembre de 2017 | 18:13
45
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 18:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¡ gente qué nick ! ..bueno Catrasca, si leés a Juris vas a observar que nos dio un mail, intentemos por ese lado.Saludos Viviana con nick real.
    44
  2. PROPONGO HACER UNA CADENA Y TOMAR AL TORO POR LAS HASTAS, SI NOSOTROS VIVIMOS AMENAZADOS POR LOS DELINCUENTES ENTONCES AMENAZEMOS NOSTROS A NUESTROS REPRSENTANTES Y NO ME REFIERO A AMENAZAS MALAS SIMPLEMENTES HACERLES SABER QUE EL PUEBLO PUEDE TOMAR EL CONTROL Y ASI COMO LOS PUSIMOS DONDE ESTAN LOS PODEMOS SACAR, CREARE UN MAIL Y EMPEZARE CON ESTO.
    43
  3. Como ciudadano de esta ciudad es inquietante ver y ser víctima como yo de la inseguridad. Pero lo que más me ha conmovido se los aseguro es la indiferencia nuestra. Si se hace una marcha van pocos, en el caso de la pobre turista alemana, hubo gente que miró para otro lado. Y si eso no cambia se va a ir nuestro querido Jaque, y el problema va a estar ahí. Por favor con la mano en el corazón, mendocinos no les dejemos pasar una a los que vienen a matarnos y saquearnos.
    42
  4. Y convoco a todos los que , quizás inocentemente, creamos que charlando y aportando ideas y experiencias, de tanto intentar e intentar nos encontremos así , solo por la vida ... ¡ qué más ! y si no es el modo o el camino , yo seguiré como muchos buscándolo, poco me importa la extracción política de nadie, deseo que vivamos y trabajemos en paz, la vida de nuestras familias : primero.
    41
  5. Estimada Viviana: soy abogado con 30 años de profesiòn y por haber actuado en casos resonantes en los ultimos años he tenido la desgracia o la suerte de conocer el sistema por dentro. Muchos legisladores son colegas y opinan y lo que es peor aprueban leyes con un desconocimiento total del derecho.Conozco a la Policia sus defectos y virtudes en fin....hay que dar la batalla desde el conocimiento. Deben saber estos señores que no tratan con ignorantes (lo digo por falta de datos y no como calificativo despectivo)Mi e-mail es romanojur@hotmail.com comenzemos a dialogar que eso es un aporte
    40
  6. ¿ Qué se te ocurre ? por lo que percibo "debemos tolerar este mandato ", contanos cuál es tu idea, cómo la implementarías, cuáles tus nuevos aportes al tema, yo te escucho, porque no sé como hacerlo, me interesa trabajar y luchar por nuestras vidas. Yo me prendo en todo lo que considere al otro, respeto cualquier forma de expresión y me solidarizo con cualquier causa donde está en juego la vida.Mi humilde experiencia dice: NOS CONOCEN APÁTICOS ...y juegan con eso.
    39
  7. _____
    38
  8. esta inseguridad no esta matando
    37
  9. ________
    36
  10. Viviana: creo haberme expresado insuficientemente no estoy hablando de marchas del silencio o con velas y/o variadas estupideces que sirven para el falso protagonismo de algunos pocos. Estoy hablando de hacerles saber a estos señores? que esta tronandoelescarmiento. Que sientan el verdadero miedo a la indignacion delos mansos. Cuyano: creo que debemos empezar por romper varios traseros
    35
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho