Deportes

Riquelme, el hincha mediático y un nuevo escándalo en Boca Juniors

Mientras Boca Juniors ya está a sólo un paso de ganar otro título en el fútbol argentino, su máxima figura, Juan Román Riquelme, quedó involucrado en un nuevo escándalo que ronda lo absurdo.

El incidente que acapara páginas enteras en los diarios, largos minutos en televisión y comentarios a granel ocurrió el domingo, cuando Riquelme fue a festejar su segundo gol contra Racing ante un hincha que al parecer lo había insultado previamente.

El estratega "xeneize" es investigado por la Justicia por "incitar a la violencia" en un espectáculo deportivo y podría ser indagado mañana por la fiscal María Florencia Zapata en la ciudad de Buenos Aires.

El otro protagonista del "culebrón" es Agustín Pozzetti, de 21 años, hace años abonado a una de las plateas preferenciales más caras del estadio "La Bombonera".

El joven hincha negó haber insultado a Riquelme, pero en su extenso raid por los medios de comunicación, en el que alcanzó una veloz fama, admitió que antes de que el jugador le dedicara su curioso festejo, le había pedido que pusiera "huevos" con un gesto elocuente.

"Quizá lo interpretó mal. Por eso, si lo ofendí, le pido perdón. No te gusta que te griten, que te aliente de ese modo, bueno, no sabía que era así tu política", le habló Pozzetti, quien no perdió oportunidad para denunciar que Riquelme lo insultó "de arriba a abajo".

El conductor de Boca no tardó en responder. "El chico este tiene la suerte de que su familia pueda pagarle una entrada muy cara pero eso no le da derecho de agarrarse los testículos e insultarme a mí, a Jesús y a todos los jugadores de Boca como hizo".

"Eso de investigar a Riquelme no lo entiendo, hay cosas muchos más graves en este país, tantos problemas... A mí me secuestraron un hermano y no pasó nada", disparó.

Riquelme genera tanto amor como odio en Argentina. Es un jugador controvertido, al que muchos veneran y otros llaman "pecho frío", incluso dentro de las masas boquenses.

Hace pocos meses estuvo en el ojo de la tormenta por su presunta influencia sobre el cuerpo técnico a favor o en contra del ingreso de determinados jugadores a la cancha. Ahora, también enfrenta problemas con los fanáticos.

"Ya sabemos que Riquelme no sólo ejerce de cacique en el vestuario y exige que el equipo gire sobre su órbita, sino que también pretende controlar a la tribuna", señala hoy el diario "La Nación". "Riquelme no hace concesiones a la hora de defender su condición de intocable. La cancha, el vestuario y la tribuna le pertenecen, quizás sea demasiado lo que intenta abarcar", advierte.

El poder de las imágenes y la convocatoria mediática de Riquelme pusieron otra vez en el banquillo el mundo del fútbol en la Argentina.

Pero en esta oportunidad se trata de un suceso absurdo. Mientras tanto, en los alrededores de los estadios siguen muriendo hinchas por la violencia entre las barras bravas, al tiempo que denuncias sobre sospechosos errores de los árbitros a favor de Boca Juniors generan suspicacias a falta de dos fechas para que termine el torneo Apertura argentino con el club "xeneize" como máximo favorito.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|19:26
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|19:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016