Cartagena de Indias, la ciudad caliente del Caribe sur

Recorrimos Cartagena de Indias, Colombia, la ciudad que adoptó Gabriel García Márquez cuando ya era un reconocido escritor, pero también destino de los corsarios del Caribe y cuna de la Inquisición en América. Color, alegría caribeña y arquitectura colonial preservada a lo largo del tiempo.

Ciudad de balcones y colores; de historia y presente. Cartagena de Indias es la capital turística de Colombia, con el mar Caribe metiéndosele por las calles cada vez que sube la marea, con su ciudad amurallada, sus concursos de belleza y el contraste literario de las obras y la presencia de Gabriel García Márquez.

Para quien visita esta ciudad, cualquier época del año es propicia para ocupar las playas o recorrer las calles y visitar los cafés de la ciudad colonial. Cualquier día, la amplitud términa variará entre los 30 y los 35 grados.

Pero no es sólo el clima lo que atrapa en Cartagena. La historia está presente con edificios e íconos que son el testimonio de situaciones que marcaron al continente: la Santa Inquisición o las andanzas de los corsarios del Caribe han dejado su marca y aun hoy podemos imaginar, frente a castillos y muelles, aquellas circunstancias.

Uno de los edificios emblemáticos de la ciudad es el viejo Convento de Santo Domingo.

Sus patios interiores vieron pasar a las religiosas que desembarcaron para imponer las normas del Viejo Mundo, pero ahora, sirven de respiro a las actividades que realiza el Centro de la Cooperación española, transformado íntegramente en un centro de convenciones y conferencias.

Los pasillos sombreados del corazón de Cartagena:

Y en la entrada al antiguo convento, un patio de mesas de café está presidido por una escultura de artista local, mundialmente conocido: Fernando Botero, con uno de sus populares "gordos".

Las calles, la gente y los detalles

Por las tardes, Cartagena de Indias se llena de vida. Por las calles de la antigua ciudad se encuentran personas oriundas desde los lugares más remotos del mundo.

El destino vespertino: los bares y confiterías; los pubs y plazas, en donde se puede beber y bailar al aire libre hasta la madrugada.

 

 

 

 

 

 

En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho