Secuestraron a un joven en Saavedra y apareció calcinado

La víctima tenía 18 años. Sus captores habían pedido ayer, cuando fue secuestrado, 50 mil dólares como rescate. Este lunes fue encontrado en la localidad bonaerense de Bernal con un tiro en la nuca y quemado.

Un estudiante de 18 años que estaba secuestrado desde ayer, y por quien se había exigido unos 50 mil dólares como rescate, fue encontrado hoy asesinado de un balazo en la nuca y parcialmente calcinado, en un descampado de la localidad bonaerense de Bernal.

Un jefe policial confirmó que el cuerpo fue identificado por "su vestimenta y por un aro que llevaba puesto", mientras que una amiga del chico aseguró a la prensa que se trata de Rodolfo Ramón González (18).

Fuentes policiales informaron que el adolescente fue secuestrado ayer a la tarde, después de las 19.30, cuando salió de su casa del barrio porteño de Saavedra a bordo de su auto Volkswagen Gol color blanco.

"Iba solo y a jugar al fútbol con sus amigos", dijo esta tarde a la prensa, Irene, una amiga de Rodolfo, con quien había terminado de cursar el secundario la semana pasada en el Comercial 15 de Capital Federal.

La joven contó que la última vez que había hablado con él fue a la noche del sábado y que antes de que se supiera que estaba secuestrado, la familia del chico le mandó un mensaje para saber si estaba con ella.

"Empezamos a hablar entre todos los amigos y conocidos hasta que me llamó el hermano para decirme lo que pasaba", relató Irene.

Según fuentes policiales, unas dos horas después de la captura, los secuestradores llamaron a la familia del estudiante y le exigieron 50 mil dólares a cambio de liberarlo sano y salvo.

Los padres del muchacho llamaron a la policía de inmediato y contaron lo que ocurría, tras lo cual comenzaron a negociar el pago del rescate con los secuestradores y ofrecieron bajar el monto a cinco mil pesos.

Sin embargo, los captores rechazaron el ofrecimiento y quedaron en volver a comunicarse, lo que finalmente nunca ocurrió.

El caso quedó entonces en manos del fiscal federal porteño Oscar Amirante y de los detectives de la División Antisecuestros de la Policía Federal.

Cerca de las 8 de hoy, un hombre identificado como Ariel Jiménez, quien se dirigía a trabajar a un obrador ubicado en el predio del Ceamse en la calle Espora, a 150 metros del Río de la Plata, en Bernal, encontró el cuerpo de un chico.

El cadáver se encontraba en una zona de pastizales, descampada, al costado de la autopista Buenos Aires-La Plata, del lado que da al Río de la Plata, y a unos siete kilómetros de la tosquera donde fue hallado el cuerpo de Diego Peralta, el estudiante de 17 años secuestrado y asesinado en 2002.

El hombre llamó a la policía bonaerense y, además, alertó a un móvil de Gendarmería Nacional que se hallaba apostado sobre la autopista Buenos Aires-La Plata.

Efectivos de la comisaría de Bernal y los gendarmes concurrieron casi en simultáneo al lugar y encontraron el cuerpo con un balazo en la nuca, con golpes en el rostro y con su torso parcialmente calcinado.

En el momento del hallazgo, el joven estaba vestido con un jean cortado, un par de zapatillas Adidas blancas pero sin remera, y tenía un aro colocado en una de sus orejas.

Los investigadores de la bonaerense se comunicaron inmediatamente con sus pares de Antisecuestros de la Federal y les pasaron las señas particulares de la víctima, con lo que permitieron identificarla como el joven secuestrado.

Junto al cadáver, la policía encontró una vaina servida calibre .45 y una botella de plástico de una gaseosa con restos de combustible.

Por el hallazgo del cadáver comenzó a investigar la fiscalía 5 de Quilmes, que ordenó el traslado del cuerpo a la Morgue Judicial en el cementerio de Ezpeleta para que sea sometido a una autopsia y a un reconocimiento formal por parte de sus padres.

Esta tarde, peritos psicólogos de la policía federal estaban en la casa de la familia de la víctima para brindarle asistencia, mientras personal de la policía Científica realizaba algunos peritajes en el predio donde fue hallado el cadáver.

"No puedo creer lo que pasó. No lo entiendo. La semana pasada tuvimos la fiesta de egresados. El era un chico espectacular, de bien, estudiaba, trabajaba. Era muy divertido. Tenía una vida normal", recordó Irene entre lágrimas.

Por otro lado, el auto de la víctima fue encontrado esta tarde abandonado y parcialmente incendiado en la localidad de Valentín Alsina, partido de Lanús, y será sometido a peritajes en busca de rastros de los captores y homicidas.

Además, los detectives Antisecuestros junto con los de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Quilmes analizaban las cintas de video de la cabina de peajes de Bernal y se entrevistaron con sus empleados.

Los pesquisas procuran determinar a qué hora pudo haber pasado por allí el auto con la víctima y los secuestradores y si, además, los delincuentes pudieron haberse movilizado en otro vehículo, añadieron los informantes.

Por tratarse de un asesinato en el marco de un secuestro extorsivo, toda la tramitación de la causa quedará en manos de la justicia Federal porteña.
Opiniones (0)
25 de septiembre de 2017 | 09:57
1
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 09:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'