Siete violaciones en una semana en el barrio de Recoleta

Otro ataque sexual se registró en el coqueto conglomerado porteño. Un delincuente engañó a una chica e ingresó a un edificio haciéndose pasar como un vecino con llave e intentó abusar de ella, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

Un hombre intentó violar a una joven en un edificio de la Recoleta. Con este nuevo episodio, son siete los ataques sexuales ocurridos en ese barrio porteño en una semana, ya que el domingo 23 violaron a una estudiante universitaria e intentaron hacerlo con otras dos chicas en edificios y otra en un solarium y el miércoles asaltaron y abusaron de dos vendedoras en comercios.

Fuentes judiciales indicaron que la fiscal de instrucción porteña Cristina Caamaño trabaja sobre la hipótesis de dos violadores distintos, uno que ataca en edificios y otro que asalta y abusa en comercios.

La policía aclaró que la víctima de este nuevo episodio, ocurrido en un edificio de la calle Peña al 2700, no formuló la denuncia, pero tanto el portero como los vecinos del edificio dieron a conocer el hecho ante la prensa.

Al igual que ocurrió el domingo 23 de noviembre en otros ataques sexuales, en esta oportunidad el delincuente le hizo creer a la víctima que él era del edificio mostrándole una llave.

"Entró detrás de la chica, que tiene entre 26 y 28 años. Mostró una llave pero no sabemos si era la de la puerta del edificio o si hizo como si fuera del edificio", explicó a la prensa María, una de las encargadas del edificio.

El hombre entró y cuando el ascensor estaba en planta baja se le abalanzó y comenzó a abusar de ella.

"La agarró en el ascensor, comenzó a abusar de ella, pero la chica empezó a gritar y salió corriendo. Justo pasó por la puerta alguien con un perro y eso hizo que el agresor escapara", comentó otro encargado del mismo edificio.

El hombre también explicó que para poder huir sin impedimentos, el delincuente tuvo la previsión de trabar la puerta de ingreso con algún objeto para evitar que se cerrara.

"Se escapó cuando vino la policía, no encontró a nadie", dijo el portero sobre la posterior intervención de la comisaría 19.

Tanto un jefe policial como una fuente judicial aclararon que la víctima de este hecho no quiso formular denuncia, por lo que la fiscal Caamaño ordenó intentar convencerla para que se acerque al menos a declarar como testigo y realizar un identikit, con la idea de compararlo con el ya elaborado por las víctimas del domingo 23.

Fuentes de la investigación manifestaron que el caso preocupa a las autoridades policiales de la zona que ya pusieron a trabajar a varias brigadas de incógnito en el barrio.

Incluso, los voceros indicaron que hay mujeres policías, vestidas de civil, recorriendo la zona como "carnada" para intentar atraer al violador y poder detenerlo in fraganti.

Indicios de un violador serial
La fiscal Camaño cree que en los siete hechos ocurridos en la semana, cuatro fueron cometidos por un hombre que ataca en edificios y otros tres, por otro que tiene otra modalidad que es la de asaltar y abusar de empleadas solitarias en comercios.

Una fuente judicial comentó que el violador de los edificios tiene siempre la modalidad de filtrarse en los edificios en la puerta, aprovechando el ingreso de sus víctimas y con la particularidad de exhibir una llave en mano como si él viviera en el mismo inmueble o simulando que está hablando por portero eléctrico con alguien que está por bajar a abrirle.

El sospechoso tiene entre 25 y 30 años, pelo corto, tez trigueña y suele estar bien vestido y con un libro o cuaderno bajo el brazo, como aparentando ser un estudiante, según confiaron los investigadores.

Los primeros cuatro casos ocurrieron el domingo 23 de noviembre, donde el atacante primero intentó violar a una chica en el hall de un edificio de Güemes al 3800, a la vuelta de la comisaría 21 de Palermo.

Horas más tarde intentó violar de la misma manera a otra chica en el ascensor de un edificio de Mansilla al 2700, pero tampoco lo logró por la resistencia de la víctima y finalmente cumplió su cometido en Anchorena al 1200, a la vuelta de la comisaría 19, donde violó en las escaleras del edificio a una universitaria.

El último de ese fin de semana se registró en un solarium situado en Charcas, entre Agüero y Laprida, donde el agresor robó dinero e intentó violar a la encargada. 

El miércoles hubo dos ataques sexuales pero con distinta modalidad: un delincuente asaltó y abusó de dos vendedoras en locales comerciales.

Uno de los hechos ocurrió en Agüero y Santa Fe, donde la víctima fue obligada por el violador a practicarle sexo oral, y el otro sucedió en Gallo y Güemes, donde el agresor no concretó el abuso por los gritos y el estado de nerviosismo de la empleada.

Opiniones (0)
25 de septiembre de 2017 | 11:21
1
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 11:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'