En el día de la lucha contra el sida, la mitad de los argentinos nunca se hizo un test

Últimos datos revelan que la mitad de la población nunca se hizo un análisis y que más del 30 por ciento desconoce las formas de contagio. Afirman que las campañas de prevención no han logrado generar un cambio de actitud.

Tras 20 años de campañas de prevención y concientización contra el VIH-SIDA, hoy una de cada tres personas desconoce algunas formas de contagio y más del 50% nunca se hizo un testeo porque ignora su importancia, informó el Centro Latinoamericano Salud y Mujer (CELSAM).

"A pesar de que cada día se conoce más sobre el VIH-SIDA y sobre el impacto que esta infección causa en la vida, las campañas de prevención y concientización no han logrado generar un verdadero cambio de actitud y autocuidado", afirmó la ginecóloga Karina Iza, miembro del Comité de Desarrollo del CELSAM.

"Llama la atención que más de la mitad de los encuestados reconoció no haberse realizado nunca el test, a pesar de ser una práctica voluntaria, anónima y gratuita en todos los hospitales", dijo a su vez Alicia Figueroa, médica del CELSAM.

A través de llamados a su línea de consulta gratuita 0800-888-235726, esta organización civil sin fines de lucro realizó recientemente un sondeo de opinión para conocer cuánto se sabe respecto del VIH/SIDA.

La encuesta también indagó sobre la realización del testeo para determinar la presencia del virus y fue aprovechada para brindar información a los consultantes para su correcto cuidado.

Del total de 200 encuestados, en su mayoría de 20 años, el 80% fueron mujeres y el 20% varones, lo que claramente reflejó una mayor preocupación en la mujer por la consulta.

La gran mayoría de los llamados provinieron de la provincia de Buenos Aires, en segundo lugar de la Ciudad de Buenos Aires y también de Córdoba, Santa Fe y Mendoza.

El 32% de los encuestados admitió que nunca se hizo el testeo porque asumían que su pareja no podía estar infectada.

"Surge así la falsa creencia de que si lo conozco no puede tener SIDA, como ya hemos observado en investigaciones anteriores", comentó Iza, quien se lamentó porque "esta suerte de discriminación positiva tiene un impacto muy importante como facilitadora de la transmisión de la infección".

Uno de cada cuatro respondió desconocer la razón y un 22% refirió que nunca se le había ocurrido. "Esto nos muestra claramente la falta de información que existe sobre la importancia que tiene la realización del testeo de VIH", dijo Figueroa.

"Las personas deberían tener naturalizada la realización de este test, antes de decidirse a abandonar el uso sistemático del preservativo como forma de prevención de la infección, incluso dentro de parejas estables", agregó.

Según la psicóloga Andrea Gómez, en muchos casos se juegan mecanismos de negación inconscientes frente a la posibilidad de una infección: "Es habitual escuchar durante la consulta ’a mí no me puede pasar esto, son otras las personas las que se infectan’ o ’mi pareja es una buena persona, no puede tener SIDA’".

El testeo, sin embargo, es más importante de lo que parece: por un lado, porque el diagnóstico precoz mejora la calidad y expectativa de vida del portador; pero también, porque posibilita detener la transmisión de la enfermedad.

Para cuidarse y prevenirse, bastará con utilizar siempre el preservativo, no compartir jeringas y otros objetos punzantes, ni tomar contacto con sangre de otra persona sin guantes.

El 97% de los encuestados identificó al SIDA como una enfermedad de transmisión sexual y el 98% mencionó el coito vaginal como forma de contagio; sin embargo, uno de cada tres desconocía que el sexo oral y la penetración anal también pueden ser vías de infección.

"Es importante tener presente que tanto el sexo oral como el sexo anal son formas habituales de contagio, a pesar de no ser consideradas por gran parte de la población como vías de transmisión; de allí la importancia de hacer campañas de concientización con información clara y precisa", dijo Iza.

La transmisión a través de la sangre fue la segunda mención en importancia, ya sea a través de transfusiones (56%), compartir jeringas (37%), lastimaduras (34%), tatuajes o piercing (50%).

El contagio durante el embarazo y la lactancia o transmisión vertical sólo fue mencionado por el 12%, a pesar de que muchas encuestadas refirieron que se hicieron el test durante el embarazo por sugerencia de su médico obstetra.

Otro dato que llamó la atención, fue que el 9% sostuvo que es posible la transmisión del virus a través de la saliva.

"El compartir el mate, los besos y los mosquitos no transmiten la enfermedad; estas falsas creencias pueden contribuir a discriminar a los portadores del virus y deben erradicarse", advirtió finalmente la doctora Iza.
Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 20:14
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 20:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'