Las lluvias torrenciales provocaron más cortes de luz en Buenos Aires

Después de que más de 40 mil usuarios quedaran a oscuras en medio de una demanda récord de energía producto de la reciente ola de calor, nuevos cortes de luz se registraron en la Capital y el Gran Buenos Aires luego de las lluvias torrenciales que cayeron ayer.

Después de que más de 40 mil usuarios quedaran a oscuras en medio de una demanda récord de energía producto de la reciente ola de calor, nuevos cortes de luz se registraron en la Capital y el Gran Buenos Aires luego de las lluvias torrenciales que cayeron hoy.


Un diluvio cubrió gran parte de la región metropolitana esta tarde como corolario de una semana marcada por altas temperaturas y el temporal ocasionó aún más problemas a las  empresas distribuidoras de electricidad que habían prometido normalizar este sábado su prestación.

Trabajando contrarreloj, cuadrillas desperdigadas por distintos sectores de Buenos Aires buscaban restablecer un servicio que colapsó en un número importante de barrios porteños debido a una saturación de las redes de baja tensión como consecuencia de un
consumo récord a causa del calor.

Miles de personas en Capital y el conurbano bonaerense continuaban este sábado sin luz y centenares sufrieron una interrupción del suministro después del aguacero que cayó sobre
esta ciudad y sus inmediaciones entre las 17:00 y las 18:30, aproximadamente.

En zonas céntricas de Buenos Aires, como en el cruce de las avenidas Santa Fe y Pueyrredón, en el barrio de Recoleta, decenas de comercios quedaron a oscuras, mientras operarios de empresas distribuidoras procuraban solucionar el desperfecto que había generado el corte de luz.

Vecinos también se quejaron por las complicaciones generadas en la vía pública luego de que varios semáforos en sitios neurálgicos de la ciudad dejaran de funcionar.

Tanto Edenor como Edesur se habían comprometido a normalizar este sábado el servicio de electricidad, después de numerosos cortes que en algunos casos se extendieron durante días enteros y provocaron que muchos comerciantes tuvieran que desechar su mercadería al no poder mantenerla fresca.

Unas lluvias caídas en la madrugada del viernes ayudaron a que bajen las temperaturas, luego de un récord histórico para el mes de noviembre de 40,1 grados centígrados de sensación térmica, y permitieron que el servicio de luz comenzara a restablecerse, al aminorar la demanda.

 Sin embargo, el aguacero de este sábado volvió a ubicar a las empresas distribuidoras en el centro de las críticas, más allá de que la tormenta dio formalmente por terminada la ola de calor que afectó esta semana a la región metropolitana, junto a gran parte del país.
   Las temperaturas bajaron alrededor de 10 grados y está previsto que continúen descendiendo en los próximos días.

Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 16:46
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 16:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial