Tupungato: consternación en el entierro del matrimonio Scibilia

Domingo Scibilia y su esposa Mirta Campana, conocido matrimonio del Valle, dejaron de existir ayer, tras un accidente de tránsito. El entierro se realizó a las 11:30 horas en el cementerio de Tupungato, después de haber sido velados en la estancia San Pablo. Los dos carros fúnebres llegaron al cementerio acompañado por más de 200 personas.

Domingo Scibilia y su esposa Mirta Campana murieron ayer en un tremendo accidente. Los cuerpos fueron velados en la estancia familiar San Pablo, de Tupungato, y luego enterrados en el cementerio que está ubicado en la ciudad del valle.

Los carros fúnebres llegaron a las 11:30 al cementerio acompañado por más de 200 personas que se acercaron a despedir al querido matrimonio. Entre  los que acompañaron a los familiares en este doloroso momento se encontraba el intendente Joaquín Rodríguez, el Presidente Honorario de la Federación Gaucha de Mendoza Roberto Petri, autoridades policiales, empresarios, finqueros, gauchos, amigos y vecinos que despidieron con congoja los restos.

Roberto Petri con la emoción en la garganta expresó unas palabras en el velorio “Era un gaucho con todas las letras, muy completo, así como le gustaban todas, respondía a todas. Nunca faltó a su palabra, no hacía falta papeles de por medio en los tratos. Estuvo muy bien acompañado por Mirta, señora espléndida, es muy importante estar acompañado por una mujer como ella."

Luego agregó “ruego a Dios que sus hijos tomen la posta para que esta tradición, esta generosidad gaucha perdure en el tiempo como un ejemplo de vida a seguir por muchos de nuestros jóvenes se encuentran desorientados y de aquí se puede tomar un botón para muestra, un cogollo y la mejor cepa que produzca el mejor de los vinos que es la amistad”.

Y terminó diciendo “gracias Domingo y Mirta por todo lo que nos dejaron”.

Domingo Scibilia, era un verdadero hombre de campo, se dedicaba a cuidar su estancia San Pablo donde criaba caballos criollos y hacienda. Más de 50 personas trabajaban junto a él en los rodeos que se realizan en marzo-abril.

Tenía 66 años y la gente que lo recuerda decía que compartía momentos con gente de todas las edades, era divertido, abierto, amplio y generoso. Realmente era una persona digna de imitar. Junto a él, partió también su mujer, una mujer venerada por todos quienes la conocían.
Opiniones (0)
20 de enero de 2018 | 10:54
1
ERROR
20 de enero de 2018 | 10:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos