¿Cuántas palabras usamos al hablar?

Por Carlos Hidalgo / EFE

Todos los estudiosos de nuestra lengua están de acuerdo en que ésta no puede encorsetarse, sino que es algo mutable, que evoluciona y cambia. Sin embargo, nos advierten, también enferma o se degrada. Un ciudadano medio que habla español no utiliza más allá de 1.000 palabras y sólo los muy cultos alcanzan los 5.000 vocablos. Es más, algunos jóvenes utilizan solamente un arsenal de 240 palabras.

Decía Fernando Lázaro Carreter que “la lengua española está maltratada en los planes de estudios”. Los académicos se quejan de que hay un descenso en la importancia de las humanidades, predominio del inglés y un empobrecimiento del lenguaje por parte de los medios y cuantos hablan en público, las lenguas clásicas desaparecen, se atiende menos a la lectura y los términos de la red informática nos acechan.

Todos los estudiosos de nuestra lengua están de acuerdo en que ésta no puede encorsetarse, sino que es algo mutable, que evoluciona y cambia. Sin embargo, nos advierten, también enferma o se degrada. Un ciudadano medio español no utiliza más allá de 1.000 palabras y sólo los muy cultos alcanzan los 5.000 vocablos. Es más, algunos jóvenes utilizan solamente un arsenal de 240 palabras.

Lingüistas, pedagogos y psicólogos aseguran que, quien escribe correctamente, muestra que ha disfrutado de una escolarización adecuada, que ha leído libros y que tiene ejercitada la mente. Gracias a esa “gimnasia mental” podemos acceder a estadios de razonamiento y cultura más elevados. Quien no sea capaz de comprender algo tan básico como la escritura, quien no tenga garantizada en su infancia la educación adecuada para ello, pocos progresos más logrará en su vida intelectual, aseguran.

Pero, mientras el lenguaje se encoge por un lado, va recibiendo aportes por el otro, anglicismos, palabras relacionadas con las nuevas tecnologías y “clones” de términos extranjeros se van incorporando poco a poco a nuestros registros lengüísticos. ¿Es correcto usarlos? Depende. Los neologismos suelen llenar vacíos de nuestra lengua siempre y cuando no se usen con afán de prestigio mal entendido, ignorancia o incapacidad de dar con la palabra adecuada o ganar expresividad.

Qué “heavy”, ¿no?

Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|03:51
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|03:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic