Por las sonrisas de los más chicos

Como cada año, y en coincidencia con el Día Internacional de la Niñez, McDonald’s festejó su McDía Feliz. Los responsables de la firma y de la casa de Ronald McDonald, en Mendoza, colaboraron en cada uno de los locales junto a invitados especiales y famosos mendocinos.

El Día Internacional de la Niñez es el mismo día que elige McDonald's para llevar adelante el McDía Feliz. Empleados, voluntarios, colaboradores e invitados especiales se acercaron a cada uno de los locales de la casa de comidas para cocinar y brindarle el mejor servicio a los clientes.

Ronald entretuvo a los más chiquitos.

El McDía Feliz se celebra en todo el país, en cada una de las sucursales de la casa de comidas rápidas. Este acto solidario tiene como fin destinar el dinero de todos los Big Mac vendidos, durante el día, a las casas Ronald McDonald. En el resto del mundo, las acciones son similares, siempre tendientes a ayudar a los niños más necesitados y promover su bienestar.

Luis Zambonini y Graciela Rainieri, integrantes del Comité de Trabajo de la Casa de Ronald McDonald Mendoza, se reunieron en la sucursal de San Martín casi Catamarca, de Ciudad. Allí, junto a voluntarios, colaboradores y personalidades locales ayudaron a cocinar y a atender al público.

Federico Méndez, Marcela Scotti, Guadalupe Gómez, Juan Pablo Candisano, Florencia Moreno Tous, Mariano Timpanaro, Adolfo de la Reta y un grupo de deportistas de Los Tordos, fueron algunas de las figuras conocidas que se acercaron a colaborar.

La Reina Nacional de la Vendimia, Florencia Moreno Tous, encargada de una de las cajas.

Guadalupe Gómez fue sin dudas la que más Big Mac logró vender por su simpatía y poder de persuasión. La conductora convenció a los indecisos de comprar la hamburguesa “colaboradora”. Por su parte, la Reina Nacional de la Vendimia, Florencia Moreno Tous -aunque un poco más tímida-, también se puso un delantal y colaboró detrás del mostrador. Juan Cruz Cardozo, Gonzalo Salcedo y Nicolás García, de Los Tordos, utilizaron sus músculos para preparar hamburguesas y freír papas, asesorados por el personal de la cocina de McDonald's.

“La casa Ronald espera ansiosa el McDía Feliz. Se decora en forma especial, y las familias también son agasajadas”, aseguró Graciela Rainieri, gerenta de la institución. “Con esta donación, las casas sostienen parte de sus gastos operativos”, comentó.

Además de disfrutar un Big Mac, otra forma de colaborar fue comprando las “manitos solidarias”. Una a una, fueron pegadas en las paredes del local con el nombre de cada donante.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial