Desvalijan a un matrimonio cuando volvían del aeropuerto en un remís

Ocurrió en Las Heras, el domingo 9 de noviembre, cuando las víctimas retornaban a su casa desde en aeropuerto en un remís, luego de haber vuelto de Nueva York. Unos 20 jóvenes interceptaron el auto en Las Heras y les robaron un bolso con pertenencias por 3.000 pesos. El matrimonio, domiciliado en el Dalvian, acusa negligencia por parte del remisero.

Eran cerca de las 19 del domingo 9 de noviembre cuando Fabiana Torressi (39) y su esposo, Eduardo Giménez (40) llegaban a la provincia. Hacía unos minutos, un avión los había dejado en la pista del aeropuerto provincial, proveniente desde Nueva York. Allí habían participado de un importante maratón y llegaban a Mendoza con un único objetivo: descansar y reponer energías.

Pero lejos estaban de la paz y la calma que necesitaban. Jamás imaginaron que lo que, normalmente hubiese sido un viaje de no más de 20 minutos en remís hasta su casa del barrio Dalvian, terminaría siendo un verdadero martirio en el que un grupo de 20 personas interceptaría el auto en la zona de Las Heras y los despojarían de un bolso de mano con pertenencias y mercadería en su interior que superan ampliamente los 3.000 pesos

Infeliz retorno
Luego de bajarse del avión y atravesar todo el hall central de la aeroestación, el matrimonio salió a la playa de estacionamiento del aeropuerto Francisco Gabrielli. Estando allí un hombre les ofreció un remís de la empresa Remises Aeropuerto de Mendoza. Ellos aceptaron y en cuestión de minutos llegó el vehículo.

“Llevábamos dos bolsos: una valija, que pusimos en el baúl y un bolso de mano, que dejamos en el asiento del acompañante. Era un bolso grande y era donde más cosas de valor llevábamos, incluso era el único que habíamos precintado antes de salir”, destacó Torressi.

Y pese a que nada parecía estar fuera de lugar, la mujer ya tuvo una intuición cuando el conductor se excusó para ir con las ventanillas bajas. “Nos dijo que no iba a poner el aire porque se sentía un poco mal y después le iba a doler la garganta. Y nos explicó que por eso iba con las cuatro ventanillas, pero nosotros subimos las dos de atrás, quedando sólo bajas la del conductor y la del asiento del acompañante”, destacó Fabiana, reiterando que justo en ese asiento iba el valioso bolso de mano.

Otro de los detalles que le llamó la atención tanto a la mujer como a su esposo fue la peligrosa ruta que eligió el conductor para llegar al lujoso barrio ubicado en el pedemonte. Es que el remisero tomó por calle Martín Fierro, una calle que –según relató la mujer-, por su oscuridad y su soledad se veía “muy peligrosa”. Sin embargo, y pensando que el conductor sabía lo que hacía, ninguno de los dos prefirió no decir nada, pese a que en su interior el miedo y la incertidumbre los dominaban.

“Seguimos por esa calle y, antes de cruzar Olascoaga vimos que, a mitad de cuadra, había un grupo de unos 20 jóvenes que estaban sobre la calle, como si estuviese festejando algo y estaban tomando cerveza. Nosotros pensamos que, ante esa situación, el conductor iba a doblar por Olascoaga. Pero no lo hizo, y ni bien cruzó mi esposo le recriminó el por qué no había doblado. Luego los dos empezamos a pedirle que suba los vidrios que quedaban bajos, pero no lo hizo, creo yo por negligencia”, continuó con su relato Torressi.

El conductor, tal vez invadido por el mismo sentimiento de incertidumbre, tomó el riesgo de seguir por esa calle e intentar pasar. Pero el remís no pasó desapercibido para ese grupo de jóvenes que ya lo habían visto venir y que cuando lo tuvieron al lado, se pararon delante y alrededor para no dejarlo pasar.

“El conductor tuvo que parar porque no lo dejaron pasar. Los pibes estaban borrachos y empezaron a decirnos cosas y a reírse. Y cuando vieron el bolso en el asiento de acompañante y que la ventanilla estaba abierta, intentaron meterse por ahí y empezaron a tironear del bolso. Yo le imploraba (al conductor) que suba el vidrio, pero ya era tarde. Cuando lograron sacar el bolso, todos se quedaron abriéndolo para ver que tenía adentro y recién ahí pudimos salir. No sé si fueron más de 5 minutos, pero para mí fue una eternidad”, sostuvo la mujer.

Negligencia
Los minutos posteriores fueron terribles, según relató la mujer, pese a que ya había pasado lo peor.

“Seguimos andando y yo lloraba de la angustia. Mi esposo también estaba angustiado y comenzó a reprocharle al conductor el no haber doblado antes, más aún habiendo visto al grupo sospechoso media cuadra antes”, sostuvo Torressi.

En el interior del bolso había ropa deportiva de marca y de mucho valor, un equipo de música que habían comprado en Estados Unidos, medicamentos especiales para el padre de Giménez y más ropa y otros artículos que habían comprado en el país norteamericano. Según precisó Torressi, el valor de todas las pertenencias robadas supera los 3.000 pesos.

El conductor también se veía asustado luego del episodio y, ante los continuos reproches, se enojó. “Yo no digo que el hombre haya estado enganchado, ni siquiera lo sospecho. Pero es evidente que el hombre no tomó los recaudos suficientes y, sin intención, hizo todo mal. Sentí que, en su negligencia, nos había entregado a mí y a mi esposo”, se explayó la mujer, sosteniendo que el dueño de la remisería nunca dio la cara pese a los constantes reclamos.

“Por guía busqué el teléfono de la empresa y llamé para hablar con el dueño, a quien recién encontré cerca de la medianoche. Le conté lo que había pasado y le dije que entendía que no había sido intencional, pero que me daba bronca la negligencia. Nunca siquiera dio la cara, sólo hablé por teléfono con él. Y como yo estaba muy angustiada, me dijo que lo único que podía hacer era reunirse personalmente conmigo y ofrecerme disculpas. Yo no quería nada más, pero me molestó esa actitud soberbia”, agregó.

Cada uno por su cuenta, el matrimonio y el dueño de la remisería, radicaron esa misma noche la denuncia en la Oficina Fiscal 5 de Las Heras.  
Opiniones (0)
15 de diciembre de 2017 | 22:47
1
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 22:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho