Una multitud despide al "Malevo" Ferreyra

El viernes, el ex policía, condenado por el triple crimen de Laguna de Robles, se suicidó de un tiro en la cabeza. Era buscado por la Justicia Federal. Sus vecinos dicen que lo extrañarán, porque era muy solidario y predispuesto con todos.

El cuerpo de Mario Oscar “El Malevo” Ferreyra fue llevado ayer a las 11.09 a la casa de San Andrés y cientos de personas se acercaron a darle el último adiós. El ex comisario se suicidó el viernes, cuando Gendarmería Nacional se disponía a detenerlo por orden de la Justicia Federal, en el marco de una causa por violación a los derechos humanos. Al ver que los gendarmes estaban ingresando en su casa, Ferreyra se disparó con una pistola calibre 45 en la cabeza. Quienes fueron ayer el velatorio resaltaron las condiciones de líder y la valentía del ex policía, que había sido condenado a prisión perpetua por el triple crimen de Laguna de Robles. Del ámbito político sólo concurrieron referentes de Fuerza Republicana. Ferreyra será sepultado hoy a las 11 en Los Pereyra.

 


Sus vecinos dicen que van a extrañarlo

“Siempre invitaba a todos los vecinos a sus fiestas. Era muy solidario y predispuesto”. Con la voz entrecortada, Mirta Sánchez y su esposo, Miguel Angel Cruz, admiten que el barrio ya no será el mismo sin Mario “Malevo” Ferreyra. “Era una persona muy buena”, señaló el matrimonio.
La finca de San Andrés donde el ex comisario pasó sus últimos días no tiene demasiados vecinos. Pero todos ellos aseguran que tenían buena relación con Ferreyra. “Todos lo conocían y lo querían. A veces, iba por algunas casas de visita”, indicó Leonardo Alvarez.
Según contaron a LA GACETA, “El Malevo” solía levantarse temprano, y podía vérselo en la entrada de su finca, regando las plantas con una manguera y dándole de beber a sus animales. Sus vecinos aseguran que van a extrañarlo, y que era muy atento. “Nuestra hija tuvo un problema de salud y él estuvo para ayudarnos. No sólo nos llevó al hospital, sino que además nos prestó plata para los remedios. Cuando quisimos saldar la deuda, él no nos aceptó el dinero. ‘Para eso están los vecinos’, nos dijo”, señaló Mirta Sánchez. Finalmente, la mujer señaló: “para mi nieta, él era ‘el Tata’. Fue una persona muy buena, y murió como un héroe”.

Fuente La Gaceta de Tucumán
 
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 23:57
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 23:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes