Deportes

Copa Davis: máxima tensión a minutos del crucial partido del dobles

Con la serie igualada, Nalbandian y Calleri enfrentarán desde las 13 a los españoles López y Verdasco, buscando la ventaja que podría ser decisiva para que mañana Argentina obtenga la primera "Ensaladera de plata" de su historia.

Todo puede suceder, nada está definido aún: Argentina y España se jugarán hoy desde las 13 en el punto de dobles buena parte de sus posibilidades de conquistar la Copa Davis, tras cerrar ayer con empate a uno un emocionante día pleno de contrastes.

"España ahora está reviviendo. Sólo quedan tres partidos, lo que cuenta es jugar, el que juega bien es el que gana", dijo el capitán español, Emilio Sánchez, sonriente en el final de un día que comenzó con los europeos sumidos en la depresión y terminó con los locales golpeados por una inesperada derrota.

Feliciano López se convirtió en el héroe de los españoles y en la sorpresa de la serie al derrotar al argentino Juan Martín Del Potro por 4-6, 7-6 (7-2), 7-6 (7-4) y 6-3 para sellar en 199 minutos el 1-1. El número uno argentino terminó lesionado, y su presencia en el cuarto punto el domingo es incierta.

El día en Mar del Plata se había iniciado con el mazazo de David Nalbandian a David Ferrer, al que trituró por 6-3, 6-2 y 6-3 en 119 minutos. Los 9.750 espectadores convirtieron en una fiesta el estadio "Malvinas Argentinas", tanto, que Sánchez los elogió: "Nos ponían por momentos la piel de gallina. Diez puntos para el público argentino".

Un público que empujó siempre a sus jugadores en la búsqueda del primer título para Argentina en la Davis.

"Acabamos de dar el primer pasito del fin de semana", dijo Nalbandian ante la euforia de todo el estadio y antes de saber lo que sucedería horas más tarde.

"Me ha pasado por encima", admitió un desolado Ferrer, duodécimo del ranking mundial.

El dobles será, como tantas otras veces en la Copa Davis, clave para la definición.

Alberto Mancini, capitán argentino, confirmó a Nalbandian como compañero de Agustín Calleri, mientras que Sánchez ratificó a la pareja integrada por López y Fernando Verdasco.

Del Potro, noveno del ranking, estaba desolado tras la derrota.

"Recién me vio el doctor, y no me puede dar un diagnóstico todavía. Jugué bien, pero me encontré con un jugador que supo jugarme bárbaro", admitió.

El argentino se tomó la pierna derecha tras estirarse para alcanzar una pelota en el primer punto sel sexto juego del cuarto set, cuando servía 2-3.

"Esto sigue, yo ya estoy pensando en el dobles de mañana y haciendo fuerza para que ganen los chicos. Voy a hacer todo lo que tenga que hacer para jugar el domingo", añadió Del Potro, que agradeció el respaldo de sus compañeros de equipo.

"Los chicos me dieron su apoyo, me dijeron que era sólo un partido y que falta mucho. Me hizo bien saber que todos me bancan (apoyan)".

También se sintió muy apoyado Nalbandian, 11 del ranking.

"Increíble, muy buen partido, ganar tan rápido y de la forma en que jugué... Mejor, imposible. El aliento de toda la gente es increíble. Mil gracias a todos por venir, por alentar, todo esto es para ustedes también", dijo a los espectadores.

Entre el público estuvo en posición privilegiada Guillermo Vilas, el tenista argentino más grande de todos los tiempos, pero distanciado en los últimos años del equipo de Copa Davis de su país, al que hacía varias temporadas que no veía en persona en un estadio.

"Jugué un muy buen partido, siempre estuve arriba en el marcador y eso me dio tranquilidad", analizó Nalbandian, que en cada instante clave del partido mostró más peso y jerarquía tenística que su rival, ante el que hasta hoy había caído en seis de su nueve enfrentamientos.

La presión para Del Potro era fuerte, y el propio Nalbandian lo anticipó.

"Juan Martín estaba un poquito nervioso antes de que empezara yo", dijo Nalbandian sobre su compañero de equipo.

Algo de eso hubo. El ambiente de funeral se disipó pronto en el equipo español, con Sánchez y todos los jugadores entre fascinados y eufóricos por el gran partido que López jugó ante Del Potro.

Sánchez se reivindicó como capitán, porque la elección que hizo de Del Potro en detrimento de Verdasco se demostró correcta. El zurdo español mostró al poder de su servicio, pero sobre todo una novedosa fortaleza mental que le permitió ganar dos tie breaks clave, recuperándose incluso de un 2-4 en el desempate del tercer set.

"Esta ha sido la victoria que más feliz me ha hecho en mi vida", aseguró López, que recibió mensajes telefónicos de aliento de su compatriota Rafael Nadal, de vacaciones y ausente por lesión.

Autor de 19 aces -cinco menos que Del Potro- y sanguíneo como pocas veces, el español celebró el éxito con euforia: su país, casi muerto al inicio del día, sueña ahora con su tercera Davis. Argentina no puede dormir tranquila, la Davis sigue siendo una dama muy esquiva.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|07:26
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|07:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016