Deportes

A Boca no le sirvió el empate

El resultado lo privó al equipo de Russo de alcanzar al Independiente de Troglio en la punta de la tabla del Apertura.

Los antecedentes históricos, los más antiguos y los inmediatos, la jerarquía individual de sus planteles, la localía... todas las especulaciones previas jugaban a favor de Boca, que en La Bombonera debía ganar para recuperar la punta del campeonato, que había mantenido en soledad Independiente, luego de su triunfo del sábado por la noche ante Olimpo (3-0), en Avellaneda.

El equipo que conduce Miguel Russo venía de tres triunfos consecutivos (2-0 ante Olimpo, 6-0 contra Banfield y 2-1 frente al San Pablo, por la Copa Sudamericana), mientras que Gimnasia y Esgrima de Jujuy, su rival de este domingo, llegaba con una sequía de cuatro fechas sin éxitos (0-2 contra Lanús, 0-2 ante Tigre, 1-1 con Rosario Central y 1-1 agónico frente a Argentinos Juniors).

Sin embargo, los pronósticos sirven de poco en fútbol y más aún en el presente torneo Apertura, en el que la irregularidad y los resultados sorpresivos son una característica que se confirma fecha a fecha. Así ocurrió en el choque (a priori accesible) de Boca, como local, ante Gimnasia de Jujuy.

Los ‘xeneizes’ atacaron desde el primer minuto y manejaron la pelota durante casi todo el primer tiempo, pero los visitantes sorprendieron con su principal arma ofensiva: la pelota parada. A los 10 minutos, y cuando poco había ocurrido cerca de los arcos, Osvaldo Miranda sorprendió a propios y extraños, con un gran cabezazo en el centro del área, luego de un tiro libre desde la derecha, que se clavó junto al palo izquierdo.

Es cierto que los jujeños no habían hecho demasiados méritos como para irse ganando el partido, pero inclusive pudieron aumentar su ventaja cinco minutos más tarde, nuevamente con una jugada de pelota detenida, cuando Miranda volvió a imponerse dentro del área, tras un córner desde la derecha, y su cabezazo se estrelló contra el travesaño.

“Movete ‘xeneize’ movete…”, comenzaron a cantar los hinchas, cuando sólo iban 20 minutos de juego. Es que Boca atacaba, de manera desordenada, sin ideas claras, aunque de manera constante. Tanto fue así que su única llegada de real peligro se produjo recién a los 36 minutos, cuando Palacio gambeteó dos jugadores y sacó un derechazo que detuvo con cierto esfuerzo Valdiviezo.

Boca estuvo cerca de empatarlo, aunque más por su actitud y su afán ofensivo, que por su prolijidad en el manejo de la pelota o por un juego colectivo bien elaborado. Encima, sobre el final del primer período, Boca se quedó sin Palacio, quien se lesionó al chocar contra los carteles de publicidad y sufrir un corte en su pierna derecha.

En el complemento, los jujeños retrocedieron todavía más y se dedicaron únicamente a defender el resultado. Así, el encuentro se jugó sobre un solo costado de la cancha, desde el círculo central hasta el arco defendido por Valdiviezo. A los 2 minutos, pudo igualar Paletta, pero su remate desde dentro del área chica fue rechazado sobre la línea por Miranda.

Pero Boca siguió con su carencia de ideas. Pese a que dominaba el campo y el balón, era un cúmulo de voluntades desorganizadas que sólo despertaba cierta sensación de riesgo a partir de los numerosos córners que dispuso. Finalmente, llegó el empate: a los 22 minutos, Neri Cardozo –había ingresado unos minutos antes- habilitó a Boselli, quien definió con clase junto al palo izquierdo y estableció el esperado 1-1.

En un final de película, Gabriel Paletta desató la locura a los 39 minutos, cuando se elevó con una espectacular ‘palomita’ y, de cabeza, dio vuelta el marcador. Injustificado por su fútbol aunque merecido por su voluntad, Boca había pasado a ganar el encuentro y recuperaba la punta del torneo Apertura, junto a Independiente.

Sin embargo, a los 45 minutos, otro defensor se erigió en goleador. Fue Marcelo Berza, quien también con una ‘palomita’ imitó a su colega ‘xeneize’ y puso el 2-2 definitivo. Pudo ganarlo el ‘Lobo’ jujeño, con un contragolpe que no supo resolver Carranza. Pudo ganarlo Boca, con una definición agónica del uruguayo Bueno, que salió apenas junto al palo izquierdo.

En síntesis, fue un empate con sabor a hazaña para los jujeños. Y un castigo para Boca, que atacó más que su rival, pero que nunca pudo hilvanar una jugada prolija durante los noventa minutos de juego.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|13:26
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|13:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes