Deportes

Exodo jugadores, dolor de cabeza para DT Uruguay

Oscar Tabárez se quejó: "Los jugadores llegan desde Europa un martes, necesitan tiempo para recuperarse, juegan un sábado, viajan a través de América del Sur, juegan otra vez el siguiente martes o miércoles y regresan a Europa".

Pocos entrenadores nacionales enfrentan una tarea aparentemente tan ingrata como la del director técnico de la selección de fútbol de Uruguay, Oscar Tabárez, cuyo país es el más pequeño en haber ganando una Copa del Mundo.

La vida es dura para la mayoría de los técnicos sudamericanos, que ven a sus jugadores durante apenas unos días al año y son testigos de cómo prometedores talentos son embarcados hacia Europa antes de que terminen su adolescencia.

Esos problemas son mayores en el caso de Tabárez, debido al pequeño mercado interno de país y las poco realistas altas expectativas causadas por ganar dos Mundiales y dos medallas de oro olímpicas, todas hace más de 50 años.

"El aficionado común solamente quiere ganar, y muchas veces lo vincula a 1950, a 1930, a 1924, a 1928, pero uno no puede explicar a cada uno cómo son las cosas", dijo Tabárez en una entrevista con Reuters.

"La gente de fútbol entiende, pero el aficionado común se mueve más por la pasión que por el razonamiento", agregó.

Uruguay jugó un gran papel en la conversión del fútbol a un deporte internacional, ganando los torneos olímpicos de 1924 y 1928 con una estrategia de pases cortos nunca vista en Europa hasta ese momento.

También estuvo a la vanguardia cuando la Copa del Mundo se hizo realidad, siendo anfitrión y ganador del primer torneo en 1930 en el estadio Centenario, aún utilizado para los campeonatos locales.

Luego de que Uruguay volvió a ganar el Mundial en 1950, otros países comenzaron a igualar su habilidad táctica y los "celestes" perdieron su ventaja.

Actualmente, Tabárez ve a sus jugadores tres o cuatro veces al año cuando, deben disputarse los partidos de la eliminatoria para el Mundial.

EXODO DE JUGADORES

La rutina es bastante familiar: los jugadores llegan desde Europa un martes, necesitan tiempo para recuperarse, juegan un sábado, viajan a través de América del Sur, juegan otra vez el siguiente martes o miércoles y regresan a Europa.

"No puedo hablar si me gusta o no me gusta este sistema cuando sé que es una consecuencia de la globalización, de la inmigración, desde el tercer mundo hacia las grandes ligas", comentó el técnico.

"Son cinco días, no se puede entrenar, hay que informarse como están los futbolistas (...) es complicado", agregó.

Esta es la segunda vez que Tabárez, quien ha entrenado equipos como el Boca Juniors de Argentina y los italianos AC Milan y Cagliari, está al frente de Uruguay. Su primera incursión con la selección charrúa fue para el Mundial de Italia 1990.

Cuando Tabárez comenzó su carrera con Bella Vista en 1980, el éxodo de jugadores recién comenzaba.

"Ya había empezado, pero esa tendencia se ha acentuado cada vez más, y cada vez más involucra a futbolistas jóvenes. Ahora se llevan niños de 14 años", comentó.

"Cada vez hay una mayor diferencia entre lo que proporciona el medio local uruguayo con las exigencias del fútbol internacional, por eso uno tiene que apoyar a los jugadores que actúan en el exterior porque están en contacto con futbolistas de nivel internacional", añadió.

Actualmente, Tabárez ve a sus jugadores tres o cuatro veces al año cuando, deben disputarse los partidos de la eliminatoria para el Mundial.

EXODO DE JUGADORES

La rutina es bastante familiar: los jugadores llegan desde Europa un martes, necesitan tiempo para recuperarse, juegan un sábado, viajan a través de América del Sur, juegan otra vez el siguiente martes o miércoles y regresan a Europa.

"No puedo hablar si me gusta o no me gusta este sistema cuando sé que es una consecuencia de la globalización, de la inmigración, desde el tercer mundo hacia las grandes ligas", comentó el técnico.

"Son cinco días, no se puede entrenar, hay que informarse como están los futbolistas (...) es complicado", agregó.

Esta es la segunda vez que Tabárez, quien ha entrenado equipos como el Boca Juniors de Argentina y los italianos AC Milan y Cagliari, está al frente de Uruguay. Su primera incursión con la selección charrúa fue para el Mundial de Italia 1990.

Cuando Tabárez comenzó su carrera con Bella Vista en 1980, el éxodo de jugadores recién comenzaba.

"Ya había empezado, pero esa tendencia se ha acentuado cada vez más, y cada vez más involucra a futbolistas jóvenes. Ahora se llevan niños de 14 años", comentó.

"Cada vez hay una mayor diferencia entre lo que proporciona el medio local uruguayo con las exigencias del fútbol internacional, por eso uno tiene que apoyar a los jugadores que actúan en el exterior porque están en contacto con futbolistas de nivel internacional", añadió.

Tenemos dificultades, tenemos problemas demográficos, somos solamente 3,5 millones de habitantes y nos olvidamos de ellos cuando vamos a competir con los 50 millones que tiene Argentina y los 150 que tiene Brasil", comentó.

El técnico afirmó que Uruguay ha hecho un gran esfuerzo para deshacerse de su reputación de jugar sucio y se sintió ofendido por las acusaciones de que su equipo fue violento en la derrota 2-1 ante Argentina por la eliminatoria.

"A mi me parece exagerado, porque fue un partido duro, es la verdad que hubo algunos incidentes pero son cosas del fútbol", dijo sobre las acusaciones de los jugadores y medios argentinos.

"Hay una imagen que lamentablemente ha tenido el mundo de nosotros y que hemos luchado mucho para cambiar, en hacer un juego limpio, de cambiar la manera de jugar, entonces nos duele mucho cuando, ante el menor desliz de un jugador uruguayo, (dicen) que somos los pegadores, los animales", concluyó.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|03:07
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|03:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic