Caso Azcurra: Maldonado recibió tres años de prisión en suspenso

La Justicia determinó que el cabo Marcial Maldonado fue el autor del disparo que terminó con la carrera futbolística de Carlos Azcurra, en septiembre del 2005. Lo condenaron a tres años de prisión en suspenso y a dos de inhabilitación, aunque no irá a la cárcel. Azcurra continuará ahora con la demanda civil.

“No le guardo rencor. No lo conozco, él no me conoce. Jamás hablé con él”. Sin perder la timidez ni la tranquilidad que adoptó durante los tres días que duró el juicio, Carlos Azcurra encaró con parsimonia las cámaras y los grabadores que lo aguardaban a la salida de la Sexta Cámara del Crimen, la misma que durante la mañana de hoy condenó a tres años de prisión en suspenso (lo que significa que no irá a prisión) al cabo Marcial Maldonado, al considerarlo como el autor del disparo que le impactó en el abdomen la tarde del 11 de septiembre del 2005.

Luego de que el tribunal, presidido por la jueza Liliana De Paolis de Aymerich y compuesto además por los jueces Alejandro Gullé y Darío Tagua oyera los alegatos de las partes, cerca de las 11 pasaron a un cuarto intermedio para comenzar a deliberar la sentencia. No sería fácil, ya que tanto la parte acusatoria como la defensa se habían explayado cuidadosamente, el desenlace era todo un misterio.

Sin embargo, pasadas las 12.30, tras más de una larga hora y media de extensa deliberación, los jueces volvieron a la sala y allí se conoció el veredicto, acorde con los pedidos del fiscal y de la querella. Maldonado optó por el silencio al ser interceptado por los medios a la salida, como a lo largo de todo el debate, mientras que Azcurra –quien en un principio había decidido acelerar el paso para abandonar el pasillo cuanto antes-, desistió y se refirió a la sentencia.

“No tengo dudas de que fue él”, fue la primera arremetida del ex futbolista, quien debió retirarse profesionalmente de la actividad a raíz de la herida sufrida ese día. En una compleja operación, los médicos debieron extraerle una parte de uno de sus pulmones y del diafragma. “Hago deporte a nivel personal, pero no pude volver a jugar profesionalmente porque los médicos me lo dijeron”, destacó Azcurra.

“Uno no está contento desde lo humano, pero tengo que seguir adelante como he seguido hasta ahora”, sentenció el ex futbolista, quien agregó que ahora continuará adelante con la demanda civil, que presentó hace más de un año y medio. Para Azcurra era fundamental el desenlace del juicio penal, ya que con esta sentencia podrá darle continuidad a la demanda civil.

Alegatos

El primero en alegar, minutos después de las 10, fue el fiscal de Cámara, Felipe Seisdedos. Breve y conciso, Seisdedos resaltó las tres etapas en que se dividió la secuencia de hechos esa tarde. En primer lugar, se refirió a dos reporteros gráficos que, con gestos hacia la popular norte –donde estaban los hinchas de San Martín-, comenzaron a mofarse del tercer gol de Godoy Cruz. Esto desencadenó la reacción de los hinchas, a quien Seisdedos se refirió como “los inadaptados de siempre”, quienes comenzaron a arrojar piedras a la cancha. Y fue en ese momento cuando tomó intervención la policía.

“Acá siempre se saca la peor parte la policía y es difícil estar en su pellejo. Si actúan, se los cuestiona por reprimir, y si no actúan también se los cuestiona”, destacó Seisdedos. Sin embargo, el fiscal acusó a Maldonado, destacando que “no me cabe ninguna duda de que el autor es Maldonado, que es empujado por Azcurra, sale de la línea del pelotón, lo encara (al futbolista) e inmediatamente cae tumbado Azcurra”.

Del mismo modo, el fiscal se encargó de refutar las otras hipótesis que la defensa intentó sostener. Una de ellas, reafirmada por quien era entonces su jefe, Armando Párraga, hacía alusión a que el disparo había salido de la tribuna. Otra, se refería a que lo había efectuado un uniformado que integraba un segundo pelotón que estaba ingresando en ese momento al campo de juego. Ambas hipótesis fueron refutadas por Seisdedos, destacando que en ambos casos tendría que haber sido una “bala mágica” que le dio a Azcurra, mientras lo tapaban otros policías.

Seisdedos mantuvo la acusación con que fue elevada la causa a juicio –lesiones graves por el uso de arma de fuego, agravada por la función policial y por la ley de espectáculos deportivos- y solicitó 3 años de prisión en suspenso y 2 años de inhabilitación para ejercer cargos públicos.

En la misma sintonía estuvo Martín Ríos, querellante de la causa, quien sostuvo que es “imposible” que el disparo haya sido efectuado por un hincha de San Martín desde la tribuna o por un efectivo del otro pelotón. Asimismo, al igual que Seisdedos, aclaró que en las imágenes televisivas, que también fueron reproducidas durante la segunda jornada del juicio, no se ve el momento en que Maldonado le dispara a Azcurra porque ambos estaban tapados por tres policías más.

“No tiene fundamento que le hayan disparado. La única agresión que reciben los policías es un empujón de un jugador desarmado. Ellos eran siete y llevaban, no solo armas, sino también bastones como  para interceder”, se explayó Ríos, quien habló del accionar de la policía como “represión salvaje”, al considerar que la orden era efectuar disparos disuasorios al aire, mientras que los uniformados le tiraban al Público.

“Si Azcurra no murió, fue gracias a la medicina y no a las probabilidades de que el impacto fuera letal o no”, sentenció su alegato Ríos, quien pidió la misma condena que Seisdedos, aclarando que pasaría por alto el detalle del dolo intencional, ya que –pese a que Maldonado sabía de las consecuencias de lo que estaba haciendo-, el desenlace no fue el peor.

Los alegatos de la defensa estuvieron a cargo de los hermanos Alejandro y Darío Pérez Videla. Ambos intentaron destacar que tanto las pruebas testimoniales como las documentales –incluyendo las imágenes- no logran mostrar que sea Maldonado quien le dispara a Azcurra.

“La acusación del fiscal y de la querella sobrevuelan las pruebas, específicamente al analizar las pericias. Las pasan a vuelo de pájaro”, intentó refutar las argumentaciones que le precedieron Alejandro Pérez Videla, quien –como era de esperarse de acuerdo a lo acontecido a lo largo del debate-, también se detuvo en la ausencia de un fogonazo.

Pero fue su hermano, Darío Pérez Videla quien, en nombre de la defensa, solicitó la absolución lisa y llana para Maldonado, basándose en el principio de la duda.

“Nunca podrá verse en el video una prueba condenatoria que muestre que Maldonado disparó. No lo dicen los testigos y la pericia lo refuta. Si se condena a Maldonado, entonces, hay que tildar esta prueba de falsa”, destacó el mayor de los hermanos.
Opiniones (8)
20 de septiembre de 2017 | 08:32
9
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 08:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Por favor respeten a la familia, saquen la noticia, ya la vio todo el mundo es necesario que siga estando? coloquen otro tema, Hay muchas otras noticias para poner, por vavor SAQUENLA sean humanos
    8
  2. soy ex esposa de policía y en el tiempo que compartí con él me dí cuenta que a la fuerza no le importaba al ser humano. Pero tengan la plena confianza que hay muchas familias que están con ustedes, que les enviamos todas las energías positivas para que sobrepongan a este dolor inmerecido, no pierdan la fe si el abogado que ustedes tienen no se vende, él demostrará la inocencia. Y al jefe que esraba en ese momento revice su actuar y su conciencia al igual que Azcurra. Ctos policías murieron por patoteros como lo fueron los jugadores y la mal hinchadainadaptados social que no deberían estar libre.
    7
  3. no pierdan la fé, no bajen los brazos, Dios está, y seguro que esto ap esar de la politequería barata que han hecho dará un giro, y a Azcurra que dice que él vio que el perdigón salió del arma del cabo, piense bien en lo que ha dicho porque esa frase dejan muchas preguntas abiertas, aunque pueda jugar al futbol puede volver a trabajar, porque no enjuciaron a los bárbaros de los jugadores de futbol que fueron a patotear a la policía? ah, no, ellos son santos!
    6
  4. Cuando se le arruina la vida a una persona, a su familia, su nombre, su carrera???? y todo eso sin tener pruebas certeras, todo basado en una probabilidad???en un video que no termina de mostrar nada???? que es lo justo??? calmar a la sociedad buscando un culpable, condenar por miedo???? yo estudiante de derecho me muero de pena, y por moomentos me pregunto cuando los seres humanos vamos a tener el valor de luchar por la JUSTICIA
    5
  5. aclaro no soy policia. pero conosco a maldonado y es un excelente policia. a mi entender y por lo visto en el video es AZCURRA quien hace que la escopeta (que NO es de las mas modernas) se dispare. Es cierto estaba en la manos de Maldonado; pero al tirarla hacia adelante produce que el dedo aprete el gatillo. ademas los jugadores jamas tendrian que haber actuado de esta forma ellos tienen mucha culpa en todo lo sucedido. REFLEXION FINAL: SI EL APELLIDO DEL POLICIA EN LUGAR DE MALDONADO HUBIERA SIDO GIRALA LA HISTORIA SERIA OTRA.
    4
  6. EN CUALQUIER PAIS SERIO, CUANDO SE DEMUESTRA QUE UN POLICÍA ES AGREDIDO, TERMINA LA DISCUSIÓN. AQUÍ, NADIE SE ATREVE CONTRA EL "MUNDO DEL REVÉS" Y LOS FALSOS PROGRES TERMINAN COBRANDO JUGOSOS HONORARIOS DE LAS INDEMNIZACIONES QUE PAGA EL ESTADO. DESPUÉS NO HAY PLATA PARA LAS COSAS IMPRESCINDIBLES. EN FIN...
    3
  7. No se si este cabo es el culpable, pero alguno de ellos fue.. o no?, de última quien disparó hubiese tenido la valentía de decirlo. Por otra lado, es parte de su trabajo hacer las cosas bien y hasta excelente, sin necesidad de felicitación, al igual que cada uno de nosotros en nuestro trabajo
    2
  8. por la familia, por lo chata que es la justicia, pregunto si el cabo hubiese hecho algo escelente le darían tanta importancia? es seguro que es inocente, pero...los humanos somos así hay que hechar culpas
    1
En Imágenes