Los restos de Copérnico fueron identificados gracias a su ADN

El estudio del ADN de dos cabellos y un diente permitió a investigadores polacos y suecos confirmar que los restos hallados en 2005 en la catedral de Frombork, Polonia, son los del astrónomo Nicolás Copérnico.

El autor de la teoría heliocéntrica del sistema solar, en el siglo XVI, nació en Torun (norte de Polonia) en 1473 y murió a los 70 años en Frombork. Sin embargo, el lugar donde fue enterrado se mantuvo en el misterio durante siglos y sólo en 2005, el profesor Jerzy Gassowski del Instituto de Antropología y Arqueología de Pultusk descubrió un cráneo y varios huesos en la catedral de la localidad que atribuyó “con gran probabilidad” a Copérnico.

“Ahora tenemos la certeza de que el cráneo hallado en Frombork es el de Nicolás Copérnico”, declaró hoy a la prensa Gassowski al presentar los resultados de sus últimas investigaciones.

Estas permitieron hallar presuntos cabellos de Copérnico y comparar su ADN con el de los restos de Frombork. Los cabellos fueron encontrados en el libro Calendarium Romanum Magnum de Johannes Stoeffler, de 1518, un manual que Copérnico utilizó durante toda su vida y que los suecos se llevaron durante las guerras polaco-suecas del siglo XVII.

“Dos de los 12 cabellos hallados en el libro tienen las mismas secuencias de genoma que un diente del cráneo y un hueso encontrados en Frombork”, precisó Marie Allen, de la universidad de Uppsala.

En la catedral de Frombork se hallaron los restos de 13 cuerpos, entre ellos el cráneo de un hombre de 70 años, la edad de Copérnico cuando murió. Además, el astrónomo fue hasta el final de sus días uno de los canónigos de ese templo y también fue guardián del altar de San Andrés, por lo que los historiadores pensaron que podría haber sido enterrado en la catedral.

Frente a la teoría geocéntrica de Ptolomeo, Copérnico descubrió la teoría heliocéntrica, es decir, que los planetas giran sobre sí mismos y alrededor del Sol. Su obra más famosa, De Revolutionibus Orbium Coelestium (De las revoluciones de las esferas celestes) está considerada como el punto de partida de la astronomía moderna y una pieza clave en lo que se llamó la Revolución Científica en la época del Renacimiento. Fue publicada pocos días antes de su muerte. En 1616 la condenó el papa Pablo V por considerarla contraria a las Sagradas Escrituras.

Fuente: AFP

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|08:49
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|08:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016