Deportes

El sorteo de la Copa Confederaciones da inicio a ensayos para el Mundial

El sorteo de la Copa Confederaciones (14-28 junio de 2009 en Sudáfrica) el sábado en Johannesburgo dará el disparo de salida a los ensayos antes del Mundial-2010 en Sudáfrica, primer torneo de este tipo en el continente africano.

 El sorteo (sábado a partir de las 15h00 GMT) tendrá una doble lectura. La primera, puramente deportiva, se resumirá en la repartición en dos grupos de cuatro de los ocho equipos participantes en la octava edición de este torneo (el sexto organizado por la FIFA, porque anteriormente se celebraron dos competiciones similares con otro nombre y bajo la tutela de Arabia Saudí).

Las fuerzas presentes: España, campeona de Europa y primera nación en el ranking FIFA, Italia, vigente campeona del mundo (3ª nación FIFA), Brasil (5º), Egipto, doble ganador de la Copa de Africa de Naciones (21º), Estados Unidos (24º), Nueva Zelanda (60ª), Irak (75ª) y Sudáfrica, país organizador (80º).

Los tres primeros países en la clasificación FIFA son cabezas de serie, igual que Sudáfrica como organizador. La única sutileza del sorteo es que dos países de una misma confederación no pueden enfrentarse en la primera ronda, lo que impedirá una primera confrontación africana entre Egipto y Sudáfrica.

Brasil ha ganado dos veces el torneo, y los debutantes en 2009 serán Irak, España e Italia. Por la dimensión geopolítica, un posible encuentro entre Irak y Estados Unidos hace la boca agua.

Pero la segunda lectura del sorteo (más allá de los grupos y pronósticos sobre el sucesor de Brasil, defensor del título), más interesante, afecta al Mundial-2010 y a las apuestas sobre la capacidad de un país, representante de un continente, de acoger uno de los mayores acontecimientos deportivos del planeta.

Las preguntas siguen en el aire: ¿Podrá Sudáfrica organizar una competición semejante? ¿La inseguridad seguirá en el centro de los debates en 2010? ¿Las infraestructuras (alojamiento y transportes) estarán a la altura?

Por ahora, el país se esfuerza por dar señales deportivas. Las cuatro sedes elegidas para la Copa de Confederaciones, las tres primeras en el norte y la última en el centro (Rustenburg, Johannesburgo, Pretoria y Bloemfontein) no son fuente de mayores problemas.

El equipo nacional, los Bafana Bafana, ha puesto de lo suyo ganando el miércoles en amistoso a Camerún (que jugaba sin Samuel Etoo) por 3 a 2.

Y los responsables se muestran serenos para 2010. El presidente del comité organizador, Danny Jordaan, expuso sus argumentos ante la prensa el jueves por la tarde en Johannesburgo: "Grandes naciones del fútbol, antes incluso de tener asegurada su clasificación para el Mundial, como Inglaterra, Holanda o Alemania, ya han reservado para 2010".

Sudáfrica quiere creer. La Copa Confederaciones marcará un primer tiempo de paso, antes de la hora de la verdad en menos de dos años.
En Imágenes