Deportes

Hasta los escoceses gritaron y alentaron por Maradona

La gente en el estadio, apenas comenzó el partido, en vez de alentar a su selección lo hizo por el técnico del equipo argentino. “Diego Maradonaaaa”, vociferaron.

Diego Maradona vivió con mucha intensidad, pero transmitiendo en todo momento serenidad, su debut al frente en el seleccionado argentino, siendo esto la noticia excluyente, más allá del resultado del amistoso de esta tarde ante Escocia.

A esta altura todo lo que sucede alrededor de Maradona ya no sorprende, porque todo lo que le pasa supera lo que cualquier ser humano puede vivir.

Tanto es así, que jugando en Europa, ante un equipo como Escocia, los propios hinchas escoceses se encargaron de alentarlo más a Diego que a su propio seleccionado, algo que sólo Maradona puede lograr.

Pero el día de Maradona comenzó bien temprano por la mañana, con más preocupaciones que por la alegría del debut, debido a la salud de su hija Giannina, que no hace falta aclarar, porque lo remarca cada vez que puede, junto a su otra hija, Dalma, son lo más importante que tiene en su vida.

Luego de levantarse y hablar con Madrid para saber como estaba Giannina, quien espera un hijo varón de Sergio Agüero, Maradona recibió la primera sorpresa del día, que fue la visita de Claudio Caniggia.

Al mediodía, con rostro serio, pero mostrándose tranquilo, porque las noticias que recibió de la capital española lo tranquilizaron, bajó a almorzar junto con sus jugadores y el resto del cuerpo técnico.

Hasta ese momento no había confirmado el equipo, ni siquiera a los jugadores, algo que hizo en la charla técnica, después del descanso, post almuerzo.

A las 16.20 (hora local), llegó el plantel al estadio Hampden Park, de Glasgow, y una hora después ingresaron los jugadores dentro de la cancha, para realizar el calentamiento previo.

Cuando los jugadores ya se estaban moviendo fue el turno de la primera presencia de Diego dentro de la cancha y en el momento que la gente lo divisó se llevó para primera ovación de la noche de Glasgow.

Maradona se quedó a un costado, con aparente buen humor, haciendo bromas con su yerno Fernando Molina, quien es su vocero y el novio de Dalma –además le llevó la buena noticia de que Giannina estaba mejor-, mientras observaba como el preparador físico Fernando Signorini hacía mover a sus dirigidos.

Diego, a medida que recibía mejores noticias de Madrid, iba mejorando su humor, dejándose fotografiar y firmar autógrafos a quien se lo pidiera.

Una vez que terminó el calentamiento llegó el momento de que la voz del estadio anunciara las formaciones, que gritó: “Formación Argentina dirigida por Diego Armando Maraaadooonaaaa”, provocando una ovación de un estadio, que estuvo ocupado en un 65 por ciento (35.000 personas).

Y no faltaron los argentinos entre los asistentes, quienes llevaron sus banderas dedicadas al entrenador nacional, como una que decía “El Diego es magia, pasión, huevos y corazón”.

Cuando empezó el partido todas las miradas se posaron sobre Maradona, más que en la pelota, pero Diego estuvo muy tranquilo en el banco de suplentes, en una actitud muy diferente a la que tenía al momento de dirigir a Mandiyú, de Corrientes, y a Racing Club.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|02:55
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|02:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic