La Ópera Metropolitana de Nueva York recibe a Barenboim

El músico argentino-israelí dirigirá el próximo 28 de noviembre la ópera de Richard Wagner "Tristán e Isolda" en la Ópera Metropolitana de Nueva York, donde al fin debutará tras cinco décadas de trayectoria profesional, anunció hoy el propio artista.

En un encuentro con un grupo de periodistas en Nueva York para anunciar su conducción de la obra de Wagner en el MET, Barenboim dijo: “La vida no es igual después de Tristán e Isolda. Se trata objetivamente de una de las obras clave de la literatura musical. Desde Tristán, se debe ver la música con otros ojos”.

Pocos escenarios le quedan por recorrer en el mundo a Barenboim (Buenos Aires, 1942), uno de los directores de orquesta más respetados, y la Ópera Metropolitana (Met) de la Gran Manzana es uno de ellos, una situación que solucionará en unos días de la mano de una de una de las óperas que más veces ha dirigido.

Para el maestro, la composición que creó Wagner en 1857 y que cuenta la trágica historia de la mítica pareja no es “sólo una ópera maravillosa, sino la quintaesencia” de las creaciones del músico alemán y, “de alguna manera, del desarrollo de la música”.

Barenboim se mostró así entusiasmado con la posibilidad de debutar en el Met con una de sus ópera preferidas y de la que destacó, además, su capacidad de ser “tolerada por los anti-wagnerianos más acérrimos”. “No se trata de una ópera de amor, sino de muerte. No hay nada más democrático en el mundo que la muerte, ya que nos acontece a todos y ése es el mensaje de esta obra”, explicó sobre su gusto por la creación de Wagner (1813-1883).

El músico, que dirigirá Tristán e Isolda en seis funciones hasta el próximo 20 de diciembre, explicó que se sintió “muy halagado” por la perseverancia del director del Met, Peter Gelb, para que actuara en la ópera neoyorquina. “En su momento les dije que cuando dejara la dirección de la Orquesta Sinfónica de Chicago, y aquí estoy, con ganas de debutar y lleno de expectativas”, reconoció Barenboim, que constituye uno de los platos fuertes con los que el escenario neoyorquino celebra sus 125 años de existencia.

Además de la obra de Wagner, el maestro también ofrecerá, el próximo 14 de diciembre, un recital de piano en solitario en la misma institución, en donde no se celebra uno de esos conciertos desde que en 1986 actuara Vladimir Horowitz (1903-1989). Barenboim, a quien se considera uno de los mejores pianistas del mundo, ofrecerá un programa repleto de obras del virtuoso húngaro Franz Liszt, así como de sus interpretaciones de tres obras de Giuseppe Verdi: Rigoletto, Aida e Il trovatore.

Su presencia en Estados Unidos coincide asimismo con la publicación en el mercado norteamericano de su libro Music quickens time, en el que habla del valor de la música en el mundo actual y que trata numerosos aspectos de su trayectoria personal y vital, como su compromiso con el conflicto árabe-israelí.

“La solución a este conflicto humano no debe venir sólo de Washington. Reside en el pueblo israelí y palestino, que hoy en día están peor que nunca, y necesita el apoyo de la comunidad internacional”, reflexionó el músico.

Fuente: EFE

En Imágenes