Aravind Adiga: “Los pobres de India tienen sentido del humor”

Por Jose Oliva / EFE

El escritor indio, que ganó en octubre el prestigioso premio británico Man Booker por su primera novela, "Tigre blanco", señala que con este libro pretendía “dar voz a la que gente de la India que no la tiene”, a las clases sociales más humildes.

Tigre blanco narra la historia de Balram Halwai, sirviente, filósofo, emprendedor y malhechor, que durante siete noches cuenta toda su historia. Nacido en el corazón de la India, trabaja en una tienda de té mientras va dando forma a un sueño, escapar de la orilla del Ganges y para ello se traslada a Delhi, donde se convertirá en conductor de rickshaw (cochecito tirado por un hombre), un primer paso hacia su ascenso a la cima con un camino en el que se verá obligado a derramar un poco de sangre.

Aravind Adiga dice que su intención era “subvertir dos ideas muy asumidas en la literatura india: los personajes pobres carecen de sentido del humor y suelen ser presentados de forma condescendiente, y además no tienen capacidad para el crimen”.

El libro, añade el autor, se enfrenta con las visiones de esa sociedad invisible que tienen el Partido Nacionalista, la derecha, y el estereotipo en que se ha quedado la mirada de la izquierda.

En el origen de la novela están sus lecturas de la infancia. “Crecí leyendo biografías y autobiografías de personas conocidas, pero quería escribir sobre gente de la que nunca nadie habría hecho una biografía”. El éxito de la novela allí donde se ha traducido ha tomado a Adiga por sorpresa, pues “la audiencia natural de mi libro eran los lectores indios, quería cambiar la visión que se tiene de la India, pero del país”.

Una visión, dice, que hace creer a muchos estratos sociales que India y China se convertirán en potencias económicas mundiales, pero “mientras no haya justicia social, eso no sucederá”. Según Adiga, “no es tanto un problema de castas, que quizá sea una cuestión exótica, como un problema de clases sociales”.

Tigre blanco ha tenido una gran acogida de público y crítica en India -después del premio Booker las ventas se han disparado hasta 100.000 ejemplares en el país asiático-. A pesar de que Adiga esperaba algunas respuestas negativas porque el libro pone en contradicción la idea de la clase media de que el boom económico cambiará radicalmente la forma en la que se vive allí, “las críticas han sido más suaves, seguramente por la situación de crisis económica mundial”.

La novela es deliberadamente “realista” en la descripción que Adiga hace de India, una precisión que nace de la profesión del autor, periodista. Como corresponsal y redactor de varios medios de comunicación pudo viajar por toda la India y así pudo entrar en contacto con la realidad de los conductores de rickshaw -muchos contraen tuberculosis- y conocer de primera mano el funcionamiento de hospitales y escuelas.

Ni la corrupción, ni la crisis económica, el principal problema del subcontinente asiático es que “los dirigentes políticos no pueden ver lo que está sucediendo a su alrededor”, comenta Adiga recogiendo las palabras del escritor de origen indio Naipaul. Dejando por sentado que la colonización inglesa fue “un acto deleznable”, Adiga admite que la llegada de los británicos trajo “la modernización de India”.

“Aunque sentir nostalgia de ese pasado colonial sea reaccionario, está claro que la modernización de la India que trajeron los ingleses puede llevar a la revolución social que el país necesita”, argumenta el ganador del Booker, quien no esconde su preocupación por el medio ambiente y el problema del agua en su país natal.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|20:56
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|20:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016