La casa de Victoria Ocampo recrea el mundo literario del siglo XX

Un recorrido por la mansión de la escritora, la primera mujer aceptada por la Academia Argentina de Letras, permite recrear el paso de famosos artistas y descubrir momentos memorables, como cuando se conocieron los escritores Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares.

Decenas de argentinos y extranjeros visitan a diario los salones de Villa Ocampo, una imponente mansión situada a las afueras de Buenos Aires que ha sido objeto de trabajos de restauración que demandaron cinco años y una inversión de unos 606.000 dólares para reparar los daños de un incendio ocurrido en 2003.

Las visitas guiadas, conciertos, cursos y exposiciones que allí se desarrollan permiten adentrarse en el universo de esta escritora, que compartió momentos en su casa con el poeta español Federico García Lorca, el Premio Nobel de Literatura indio Rabindranath Tagore, el ensayista español José Ortega y Gasset, el compositor ruso Igor Stravinsky y el autor británico Graham Greene, entre muchas otras celebridades.

“Sólo queda reparar aspectos menores de infraestructura” tras la restauración de la casa, declarada Patrimonio de la Humanidad y Monumento Histórico Nacional, explicó Nicolás Helft, director ejecutivo del Proyecto Villa Ocampo, que administra la mansión y las actividades culturales que allí se realizan.

La residencia, construida en 1891, fue donada en 1973 a la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) por Victoria Ocampo (1890-1979) para convertirla en escenario de muestras de arte, conciertos y conferencias. “El sueño de Victoria era que la casa esté al servicio de la cultura y eso es lo que está pasando”, destacó Helft al recordar que además de los daños del incendio de 2003 la mansión había sufrido años de abandono a raíz de una larga disputa por su herencia.

Los visitantes pueden recorrer ahora sus atractivos ambientes, como el comedor en el que intelectuales de la época analizaban diversas temáticas y la sala de música donde aún se puede apreciar el piano con el que Stravinsky se inspiró y deleitó a los invitados.

En el primer piso de la casa se encuentra la habitación de Ocampo, tal como estaba cuando ella la ocupaba, y su biblioteca, con unos 1.300 libros, muchos de ellos con privilegiadas dedicatorias y anotaciones de la escritora.

“Victoria, mi amor”, reza una dedicatoria firmada por el psicoanalista francés Jacques Lacan, mientras otra, del poeta argentino Oliverio Girondo, destaca su “auténtica estimación intelectual” por la fundadora de la prestigiosa revista “Sur”, en la que escribieron intelectuales de la talla de Borges y Ortega y Gasset, entre otros.

Borges también elogiaba en sus dedicatorias a Ocampo, pese a que a sus espaldas la criticaba junto a otros escritores porque siempre “les indicaba lo que tenían que hacer y los tenía corriendo de un lado a otro”, según contó Helft. “Siempre venía mucha gente a la casa. Pero Victoria era muy ordenada y autoritaria y le decía a cada uno que tenía que hacer. Y algunos como Borges y Xul Solar la criticaban porque no los dejaba sentarse a meditar e inspirarse en sus libros”, relata el director ejecutivo del Proyecto Villa Ocampo.

Una dedicatoria de Albert Camus.

Sin embargo, su carácter estricto no le impedía ser amiga de intelectuales con los que se distanciaba ideológicamente, como son los casos de los poetas chilenos Pablo Neruda y Gabriela Mistral, ambos ganadores del Premio Nobel de Literatura. “A quien quiero mucho, aunque no sé si me quiere tanto”, firmó Neruda en una de sus dedicatorias a Ocampo, también cercana a otras figuras como los franceses Antoine de Saint-Exupéry y Albert Camus, con quienes se vinculó gracias a sus múltiples viajes a Europa.

Mientras los políticos y embajadores de principios del siglo XX se reunían durante horas en el comedor de la mansión, los escritores preferían perderse por los imponentes jardines de la residencia, sostiene Helft. Tanto unos como otros alimentaron el valor cultural de la casa, donde conviven cuadros académicos franceses, decoración de inspiración medieval, pinturas de seda japonesa, muebles y objetos antiguos y también modernistas.

Fuente: EFE

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|11:14
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|11:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic