Martínez Espinoza negó tener responsabilidad en el tráfico de efedrina

El sindicado jefe narco mexicano fue indagado ayer durante ocho horas por la Justicia ante quien negó tener alguna responsabilidad por la llamada "ruta de la efedrina". Continuará detenido en la cárcel de Ezeiza. Hoy declara el empresario Hernán De Carli.

El mexicano Jesús Martínez Espinoza, acusado de ser líder de una poderosa red de narcotráfico en la Argentina, fue indagado durante ocho horas por la Justicia ante quien negó tener alguna responsabilidad por la llamada "ruta de la efedrina" y continuará detenido en la cárcel de Ezeiza.

Martínez Espinoza fue sometido a preguntas por parte del juez federal de Zárate-Campana Federico Faggionatto Márquez, a quien le habría dicho que no era el responsable del laboratorio de drogas sintéticas desbaratado en la localidad bonaerense de Ingeniero Maschwitz, en julio pasado. 

Según se pudo saber, Martínez Espinoza le habría asegurado al juez que él terminó involucrado en la causa por el tráfico de efedrina debido a que otro mexicano, a quien identificó como Marcos Laison, le pidió una habitación de su lujosa quinta para fabricar cosméticos.

El acusado fue trasladado desde la Unidad Penal 1 de Ezeiza, del Servicio Penitenciario Federal -donde permanecerá detenido- cerca de las 11:00 de la mañana pero, por cuestiones que no trascendieron, el comienzo de su testimonio se retrasó.   

Inició su declaración a las 15:15 y cerca de las 21:30 permanecía sentado frente al juez en el marco de la megacausa por el tráfico de precursores químicos y la relación de ese hecho con el triple crimen de General Rodríguez.

El mexicano fue extraditado desde Paraguay –donde también es acusado por hechos similares- a la Argentina, a donde llegó el último viernes en medio de un intenso operativo de Gendarmería Nacional.

La Justicia lo imputó en la megacausa después de que la Policía Federal allanara el 18 de julio de este año su casa quinta ubicada en Maschwitz, lugar en el que fue desbaratada una moderna "cocina" de drogas sintéticas.

En ese lugar, los pesquisas secuestraron varios kilos de efedrina que, según los investigadores, habría estado siendo utilizada para elaborar metanfetaminas, y numerosos elementos para su fabricación. 

Desde ese momento, Espinoza estuvo prófugo hasta que en octubre último fue detenido en Paraguay, donde también lo acusaron de traficar efedrina. 

Durante su primer encuentro con la justicia argentina, el sindicado jefe narco estuvo acompañado por su hija Jessica Preciado y su abogado, Francisco Chiarelli, con quien preparó su declaración en el Penal.

Antes de ingresar al juzgado, Preciado insistió varias veces con que su padre es "inocente" y pidió a la Justicia que lo libere ya que "no merece estar pasando esto".

"Es una situación muy dura. Espero que el juez haga justicia porque mi papá no se merece estar pasando esto si es inocente. Espero que mañana mismo sea liberado", dijo la joven.

La mujer expresó que si bien su padre "está siendo bien tratado" en el Penal donde lo alojó la Justicia, "no merece estar allí porque no deja de ser una cárcel".

Tanto la hija del acusado como el abogado del mismo sostienen que Martínez Espinoza es "un simple empresario" del rubro gastronómico.

Chiarelli había sostenido en las últimas horas que su cliente es "Heidi", al compararlo con la tradicional y tierna niña suiza cuya historia conocieron varias generaciones de niños.

"Es inocente, no es culpable de los que se le imputa, no es un jefe narco y no tiene visos de serlo, salvo su gordura, su gran cabeza o su bigote", añadió mordazmente el letrado quien agregó: "Es un empresario que ha cometido algunos errores".

Además de Preciado y Chiarelli, en el juzgado estuvo Miguel Ángel Pierri, abogado defensor de la familia de Sebastián Forza, una de las víctimas del triple crimen.

Pierri señaló a la prensa que si bien la causa por la ruta de la efedrina y la que se lleva adelante no están unidas, pidió permiso a Faggionatto Márquez para escuchar la indagatoria porque allí podrían haberse develado pistas por la masacre Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina.   

Por otro lado, el empresario Hernán De Carli, quien se encontraba prófugo en la misma causa y fue detenido ayer en el puerto de Buenos Aires cuando arribó en ferry procedente de la ciudad uruguaya de Colonia, declarará hoy ante el mismo juez federal.



 
 
 
 
Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 17:19
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 17:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes