Denuncian una brutal agresión contra un cuidacoches de 14 años

Un adolescente de 14 años, que trabaja como "cuidacoches" para mantener a sus cinco hermanos menores, sufrió una violenta paliza aparentemente a manos de un "patovica" de un boliche de la zona de Camino General Belgrano.

El incidente, según trascendió hoy, se produjo en la madrugada de ayer domingo, en el estacionamiento de un conocido boliche de Camino General Belgrano y la calle 514, donde el menor estaba trabajando junto a un amigo.

El chico herido, llamado Carlos, vive en la localidad de Tolosa junto a su padre, que sufre problemas de salud y está imposibilitado de trabajar, y sus cinco hermanos menores.

Todos los sábados por la noche, junto a un amigo al que conoce desde muy chico, cuidaba coches en el estacionamiento de ese boliche donde, según denunciaron algunos allegados, sufrió la brutal golpiza, de acuerdo con lo indicado en la edición de la fecha del diario El Día de esta ciudad.

Siempre en base a los datos aportados al diario por personas de su entorno, la agresión habría ocurrido ya en la madrugada del domingo pasado, cerca de las 4:30, cuando un hombre, que prestaría funciones de custodia en ese local comercial, "le pegó una trompada en el rostro y después le partió una botella en la cabeza a la vista de todo el mundo", señaló Juan Manuel, su compañero de trabajo.

"Hace un año que trabajamos ahí y no sé por qué se molestaron. Nunca le causamos problemas a nadie. Pero ahora, con la excusa de que una mujer se enojó, no sé por qué razón, vinieron y trataron de sacarnos. Esto pasó el fin de semana anterior, pero nosotros volvimos, ya que realmente no habíamos hecho nada malo", agregó.

En esas aparentes circunstancias, al ver que Carlos y Juan Manuel estaban otra vez ordenando el estacionamiento vehicular, apareció en escena el denunciado como agresor, quien, "de muy mala manera, volvió a ´invitarlos´ para que se retiren".

"Me fui enseguida, ya que no quería problemas. Pero el pobre de Carlos vive otra realidad y él, más que nadie, necesita llevar plata a su casa", relató Juan Manuel.

"Cuando me enteré lo que le había pasado, me quería morir. Lo tuvieron que llevar al hospital", añadió.

El menor, de quien no se brindaron datos por cuestiones legales, quedó alojado en una sala del hospital San Roque de Gonnet, con una herida cortante en su boca y un coágulo en la cabeza, "que es lo que más preocupa", señaló Miriam, hermana de Juan Manuel.

"El padre de Carlos ahora va a presentar la denuncia en la comisaría, como corresponde, porque esto no puede quedar así. Lo que le hicieron es una barbaridad", agregó indignada.

Según trascendió, el adolescente vive junto a su familia en una casa ubicada en la calle 18 entre 528 y 529 y cursa sus estudios en la EGB Nº 76, de 527 y 16.
Opiniones (1)
22 de agosto de 2017 | 01:57
2
ERROR
22 de agosto de 2017 | 01:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. hay mucha violencia en los boliches
    en la salida es una anarquia todos contra todos.
    1
En Imágenes