Deportes

Barcelona y Real Madrid: el día y la noche en el fútbol español

Ambos clubes españoles atraviesan hoy por situaciones absolutamente divergentes y mientras el equipo azulgrana disfruta de días de gloria, su rival blanco busca soluciones urgentes para disimular su crisis.

El Barcelona es el luminoso día y el Real Madrid es la oscura noche. La prensa de cada una de las ciudades es un buen termómetro para medir las dos realidades. Los periódicos madrileños sólo hablan de la probable destitución de Bernd Schuster, el técnico del Real, mientras los diarios de Barcelona no encuentran adjetivos suficientes para calificar el gran momento del equipo catalán.

"Schuster, sentenciado", anuncia hoy el diario "As". "Se lo quieren cargar", añade "Marca". Y en Barcelona hablan de "Relajación cero para ser campeón", en palabras de "Sport", mientras "Mundo Deportivo" agrega: "Un líder de verdad".

Josep Guardiola es hoy un entrenador admirado después de que el Barcelona se consolide al frente de la Liga española, con tres puntos sobre el Villarreal y cinco sobre el Real Madrid.

Por contra, Schuster parece tener los días contados y hoy todas las apuestas se centran en saber cuánto tiempo aguantará en su puesto. Quizá el sábado se consume su despido, con el encuentro ante el Recreativo de Huelva en el estadio Santiago Bernabéu.

Guardiola recibe hoy mil aplausos por su labor en un vestuario tan difícil como es el azulgrana. El equipo ganó el domingo por 2-0 en el campo del Recreativo de Huelva y abrió la cuenta con una jugada de estrategia culminada por Lionel Messi.

Al contrario, la hinchada del Real Madrid acusa a Schuster de no trabajar lo suficiente y recuerda que el domingo no asistió al entrenamiento voluntario ordenado por el club.

El Barcelona está deslumbrando con su fútbol preciosista, pues no sólo gana, sino que lo hace dando espectáculo. Completa nueve triunfos consecutivos y en 11 jornadas acumula 36 goles a favor y ocho en contra, liderando ambos apartados estadísticos de la Liga española.

En contraste, el Real Madrid está ofreciendo muy mala imagen en los últimos encuentros, incluyendo su última derrota por 1-0 ante el Valladolid, un equipo que lucha por evitar el descenso.

Además, el Barcelona ya está clasificado para las siguientes rondas de la Liga de Campeones y la Copa del Rey, mientras el Real Madrid todavía tendrá que pelear para entrar en los octavos de final de la competición europea y quedó fuera de la Copa tras caer ante el modesto Real Irún, de la tercera categoría del fútbol español.

De paso, en Barcelona ya nadie se acuerda de las turbulencias por las que atravesó su presidente, Joan Laporta, tan criticado en los últimos años. El mandatario superó apuradamente una moción de censura en julio y comenzó la temporada abucheado por su propia afición. Pero ahora lo más habitual es verle sonreir en cada palco que visita mientras reparte insignias entre los hinchas azulgranas.

Ahora es Ramón Calderón, presidente del Real Madrid, quien sufre las iras de una hinchada que le critica su incapacidad para fichar a los jugadores que prometió. También es un presidente vigilado por su gestión, después de las informaciones aparecidas en relación con la presunta utilización indebida de dinero del club.

Hace sólo cinco meses que el Real Madrid conquistó su segundo título consecutiva de la Liga española, pero parece que hayan pasado cinco años. Ahora es el Barcelona el que despierta admiración.
En Imágenes