Asesinaron a un joven durante un violento asalto en la provincia de Buenos Aires

El trágico incidente se produjo a última hora de anoche, en una vivienda con una heladerìa contigua, situada en la localidad bonaerense del Palomar. La víctima fue identificada como Hugo Mayares, de 29 años, quien recibió un disparo cuando, junto con el dueño de casa y de la heladería aledaña, forcejeaba con uno de los tres delincuentes que habían entrado a robar al inmueble.

Un joven de 29 años fue asesinado de un balazo en la espalda cuando intentó socorrer a una familia vecina que era asaltada por tres delincuntes, en la localidad bonaerense del Palomar, según informaron esta mañana fuentes policiales y los propios damnificados.
  
El trágico incidente se produjo a última hora de anoche, en una vivienda con una heladerìa contigua, situada en la calle Fermín 1890, de esa localidad de la zona oeste del Gran Buenos Aires.

La víctima fue identificada como Hugo Mayares, de 29 años, quien recibió un disparo cuando, junto con el dueño de casa y de la heladería aledaña, forcejeaba con uno de los tres delincuentes que habían entrado a robar al inmueble.

Todo se inició cuando el propietario de la vivienda, un hombre de unos 60 años, salió de su domicilio y fue hacia la heladería -que se conectan por adentro del inmueble- y se encontró con los delincuentes en el interior.

Uno de los ladrones -según contó el hombre esta mañana, al hablar con los periodistas- tenía amenazada a su esposa con un arma apoyada en el cuello.

Los asaltantes llegaron a robar algo de dinero y objetos de valor, para luego escapar.

Pero Mayares, que poco antes había ayudado al heladero a cerrar su comercio, se dio cuenta que había movimientos extraños desde su casa, situda en la vereda de enfrente, y cruzó la calle para asistir a su vecino y amigo.

En ese momento, el joven ayudó al dueño de la casa, que intentaba reducir a uno de los delincuentes y arrebatarle el arma.

En el forcejeo, el ladrón realizó dos disparos: uno de ellos rompíó un vidrio de la heladería y el otro penetró en el hombro de Mayares y le afectó la zona cardíaca y pulmonar.

Mientras los delincuentes, que según los damnificados eran jóvenes de unos 20 ó 22 años, escapaban a bordo de un Peugeot 206, Mayares murió en momentos en que era trasladado en un móvil policial al Hospital Posadas.

Según relató el dueño de la casa asaltada, el joven asesinado era empleado en una fábrica -donde lo había recomendado él mismo- y estaba construyendo una casa, en la que iba a convivir junto a su novia.

"Parte del último sueldo que había cobrado se lo había gastado en comprar dos ventanas de la casa que se estaba haciendo, y un albañil se las estaba colocando. Era un chico lleno de vida y de sueños", dijo el hombre, aún conmocionado.

En el caso tomó intervención la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 7 del Departamento Judicial de Morón, que ya solicitó la actuación de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de ese distrito.
Opiniones (0)
24 de agosto de 2017 | 04:09
1
ERROR
24 de agosto de 2017 | 04:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Incidentes en la movilización de la CGT.
    23 de Agosto de 2017
    Incidentes en la movilización de la CGT.