Deportes

Perdió el Real Madrid y tambalea Bernd Schuster

A la eliminación en la Copa del Rey y a las duras críticas internas que apuntan al trabajo del técnico alemán, se suma ahora la derrota ante el Valladolid que aleja al Madrid del líder Barcelona.

El Real Madrid cayó ayer de visitante frente al Valladolid por 1-0 y desperdició la oportunidad de acercarse al Barcelona, líder actual de la Liga española de fútbol.

En el partido correspondiente a la 11ª jornada, el equipo blanco profundizó aún más la crisis futbolística que atraviesa y, sumado a la eliminación en la Copa del Rey ante un equipo de tercera división, dejó el puesto del entrenador Bernd Schuster en la cuerda floja.

El Real Madrid fue un equipo destruido. Sus jugadores estuvieron desconectados, si ningún tipo de ánimo y permitieron la recuperación de un equipo como el Valladolid, que consiguió la ventaja gracias al gol convertido por Néstor Canobbio (48') y dejó en el olvido la goleada sufrida ante el Barcelona, la jornada anterior.

Desde el primer minuto de juego, el visitante evidenció las mismas fallas que viene padeciendo desde que comenzó la seguidilla de las derrotas. Con sus líneas muy separadas entre sí, Raúl y Gonzalo Higuaín nunca podían encontrar las sociedades, mientras que Fernando Gago se escondía entre los centrales de su propio equipo y le regalaba espacio al rival.

Además, Guti, responsable de generar juego, estaba más preocupado por sus infantiles fastidios que por crear situaciones de riesgo.

Ninguno de los dos equipos asumía la responsabilidad de llevar las riendas del juego, mientras que la pelota se paseaba más tiempo por el aire que en los pies de los futbolistas.

La debacle futbolística del Real Madrid era demasiado notoria, mientras que el conjunto pucelano ejercía un excesivo respeto por el rival.

El tanto de Canobbio, apenas comenzada la segunda etapa, fue un claro reflejo del desorden en el conjunto madrileño: Marcelo quedó perdido en la cancha, por lo que Heinze tuvo que salir a tapar (absolutamente en vano) un centro de Pedro León, mientras que el uruguayo dispuso de demasiado tiempo para colgar la pelota en el ángulo superior derecho defendido por Iker Casillas.

La reacción del Real Madrid fue endeble. La ventaja del local ni siquiera sirvió como estímulo para reaccionar y los dirigidos por Schuster no supieron dónde encontrar las herramientas para revertir el juego. Las soluciones se barajaban mediante la ansiedad, en lugar de la concentración

Una situación de Raúl, que aprovechó un pase fallido de Borja y definió sobre el cuerpo de Sergio Asenjo, fue lo más peligroso que generó el visitante en Pucela.

Pero el partido se murió y resultó ser una victoria aguerrida para el Valladolid. A su vez, el bicampeón defensor sumó su cuarta derrota en los últimos ocho encuentros oficiales, un dato elocuente de la crisis que atraviesa.
En Imágenes