El diablo es mal pagador con el noctámbulo

El mito de la libertad a oscuras, frente a mesas despatarradas, con amigos transpirando por una raya que dilatara la partida. Luego el sol, ese gran enemigo, se encargaría de nosotros. Privatizado el espacio público, atomizados en la guantera del horror del final, el diablo pagaría con el astro fulminante.

El diablo es muy mal pagador con los noctámbulos y sobrevivientes. Cuando decidimos venderle el alma al diablo nunca imaginé que nos pagaría de tal forma. Después de recorrer por más de veinte años bares y tugurios, caímos pesadamente en la realidad. La militancia de la noche, esa que se parece a la política pero que no lo es, constituía toda una entrega al sacrificado arte de la seducción.

Las armas del diablo fueron incorporadas para desplegar en cada ocasión que ameritaba. Socialismo de bohemia, hedonismo y rock. El cocktail perfecto para el individualismo. La reacción terapéutica contra la desdicha. Noches y noches atrincherados en bóvedas abandonadas al desencanto posmoderno. Un mito de la libertad a oscuras, frente a mesas despatarradas, con amigos transpirando por una raya que estiraba la partida. Luego el sol, ese gran enemigo, se encargaría de nosotros. Privatizado el espacio público, atomizados en la guantera del horror del final, el diablo pagaba con el astro fulminante. Para el noctámbulo, siempre los inviernos son mejores, las noches más largas y las nubes del día omnipotentes.
El pesimismo fue bandera y el esceptisismo religión de cuerpos vitales para destruir a destajo. Sobraban ánimo y cuerpo. ¡Un Soriano mezclado con Bukowsky con una gotas de Asís por favor!

Cuando mercadeamos el alma, el diablo, toma la cotización en bolsa pero le baja unos dígitos. Riesgo infierno le llaman. En fin, paga poco y mal, en negro y tarde. Son muchos años que uno emplea a buscar al padre que se perdió alguna noche de la infancia y no vio jamás. Es entonces cuando uno busca y busca, bucea por la noche, inconscientemente, tratando de encontrarlo y encontrarse. Estridencias y explosivos de guerrilla urbana pequeño burguesa. Estertores, poses y oralidad para el regocijo de la máscara. Porque vivimos, lo contamos. Una generación shockeada por el hastío. Y de golpe, la trama cotidiana de familia y de hijos y de escuelas y de autos y de casas y de cuánta cosa. Si la bala hubiera penetrado como debió, tal vez hubiéramos evitado la cárcel.

Nos aprestamos a vivir lo que resta, no quedará otra que inventarnos un sentido. Algo parecido a un hábito religioso que entretenga y demore el día. De noche se duerme bien ahora. Ni los mosquitos ni los truenos podrán molestarnos. Somos lo que quisimos ser sin quererlo y sin lograrlo. Pero también somos lo que no hicimos. Ya vomitamos demasiado. Ahora la puteada es terapéutica. La muerte se luce, asedia, y los enfermos ya son conocidos. Los amigos se separaron un par de veces y la música no es la misma. Andan algunos lejos por el mundo y otros demasiado cerca para quererlos. Reina un silencio cómodo que brinda cierta autonomía. El vino cae mal en los hígados desvastados y fumar es un objetivo a eliminar vaya a saber cuando. Se mueren los padres y los amigos, los vecinos y los enemigos. La vida es “muerte que anda luciendo” dirá el payador. Sin mística y desahuciados, los noctámbulos corren el último tren, que parte siempre antes de la hora señalada, en un rapto de iracunda eficiencia. Nunca llegan. Siempre de a pie, patalarrastra eterno.

De día Bomarzo y de noche Pequis. Si querías más furia, Vangelis. Años después, de día el ACA y de noche La Bóveda. Años después, de noche Treintaypico y Saudades de resaca. Años después, de día la cama, de noche el papito y la Reserva. Por estos días, pastillas y amargo taconni con soda fría. Por aquellas noches, hoy canto “calles rotas y humedad, pienso no mirar atrás. Tu ventana oscureció, se despuebla la ciudad. Y allí, no estás, donde hay fuego”.
Opiniones (2)
13 de diciembre de 2017 | 07:07
3
ERROR
13 de diciembre de 2017 | 07:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. es mi primera nota tuya que leo y me encantó. ..te buscaré, padilla
    2
  2. Muy Bueno tío, como siempre, y es que joder chaval... tus escritos molan. XD PD: El diablo no es mal pagador, sino todo lo contrario ya que bien valen la pena esas fracciones de belleza que uno puede atesorar de un momento. Además, pienso que estas junto a otras que no vienen al caso, son las únicas confirmaciones sobre el valor de esta vida, ya que el resto es ajetreo y dolor. PD2: El infierno está encantador. ;-)
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California