Ruta de la efedrina: policía y penitenciario negaron tener relación con mexicanos

Mientras el efectivo de la Policía de Buenos Aires y el penitenciario que fueron detenidos dijeron no tener vínculos con ciudadanos mexicanos, anoche llegó a la Argentina Jesús Martínez Espinosa, el sindicado líder narco mexicano. Este último arribó al país desde Paraguay, escoltado por agentes de Interpol de Argentina.

El policía bonaerense y el penitenciario detenidos el miércoles en el marco de la causa por la "ruta de la efedrina" negaron tener algún vínculo con ciudadanos mexicanos y dijeron que no conocen a las víctimas del triple crimen de General Rodríguez, informaron fuentes judiciales.

En tanto, el sindicado líder narco mexicano Jesús Martínez Espinosa, detenido en Paraguay en octubre pasado, llegó esta noche a la Argentina para ser indagado el lunes en la causa por el juez federal de Campana Federico Faggionato Márquez.

Martínez Espinoza llegó al país en un vuelo de línea escoltado por agentes de Interpol Argentina, quienes luego lo entregaron a personal de la policía bonaerense que lo fichará y lo llevará hasta una celda en la que aguardará hasta el lunes, cuando será indagado por el juez.

Casi al mismo tiempo que este mexicano arribaba al país, el juez dictó la prisión preventiva a su compatriota Rodrigo Iturbe, al considerar que es el "jefe" de la organización que elaboraba metanfetaminas en un laboratorio de Ingeniero Maschwitcz y negó un pedido de excarcelación de su abogado.

Fuentes judiciales dijeron que el jefe de calle de la seccional primera de General Rodríguez, Darío Atrio, declaró anoche durante más de cuatro horas ante Faggionato Márquez y dijo que fue involucrado en la causa de la efedrina "por una interna policial".

Atrio fue detenido el miércoles durante varios allanamientos ordenados por el magistrado, luego de que el magistrado recibió días atrás la declaración de un testigo de identidad reservada que dijo que el policía había estado en el zanjón de General Rodríguez en el que, luego, fueron hallados los cuerpos de Leopoldo Bina, de Sebastián Forza y de Damián Ferrón.

El policía negó haber estado en ese zanjón, en el kilómetro 11 de la ruta 6, horas antes del hallazgo de los cadáveres y dijo que recién concurrió al lugar cuando fue convocado por sus autoridades luego de la aparición de los cuerpos, dijo a Télam una fuente policial.

Atrio negó conocer a Bina, a Ferrón o a Forza, que jamás estuvo reunido con ninguno de ellos, y dijo que lo que le sucedió a los empresarios lo "conmovió", pero que no sabe qué fue lo que les pasó.

Además, según las fuentes, afirmó que fue involucrado en la causa "por una interna policial" y que "todo es producto de una conspiración".

Por otra parte, a pesar de ser jefe de calle de la seccional policial de General Rodríguez, Atrio dijo que no conoce a Hernán De Carli, el dueño de la mansión que fue allanada el miércoles pasado y que se encuentra prófugo aparentemente en Miami.

Sin embargo, admitió saber cuál es la mansión en la que vivía este hombre y dijo que escuchó hablar de su camioneta Dodge RAM negra doble tracción con chapa patente de SWAT.

Según los voceros judiciales, durante todo su extenso testimonio, Atrio se mostró "muy molesto y muy reticente" a contar lo que sabía.

Por su parte, el agente penitenciario Miguel Angel Lombarda negó que en la mansión de General Rodríguez, en la que trabajaba como custodio, se realizaran reuniones con ciudadanos mexicanos y dijo no conocer a Bina, tal como lo había asegurado un testigo de identidad reservada.

Este testigo había asegurado haber visto a Bina manejar la camioneta de De Carli por General Rodríguez.

Lombardi admitió haber acompañado a realizar un viaje de negocios a Paraguay a su amigo De Carli, pero negó que este hombre se haya hecho pasar por agente de la agencia antidrogas norteamericana DEA para pasar la frontera.

El abogado del imputado, Gustavo Hechem, aseguró a Télam que "Lombardi contestó todas las preguntas del magistrado, negó rotundamente los cargos que se le imputan y aclaró su vínculo con De Carli, pero aún así el juez lo dejó detenido".

Fuentes judiciales indicaron que la indagatoria a Lombardi, que es un miembro en actividad del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) asignado a la Unidad 5 de Mercedes, se centró en los movimientos de la mansión de General Rodríguez, donde él trabajó como custodio y en un viaje que hizo a Paraguay junto a De Carli en la camioneta Dodge Ram secuestrada en la casa.

Según Lombardi, de ese viaje también participó un empresario conocido de De Carli de origen cordobés y los tres se alojaron en un hotel de la ciudad formoseña de Clorinda que, según la investigación, es el mismo hotel donde se alojaron los dos mexicanos que fueron detenidos el mes pasado en Paraguay junto a Martínez Espinoza.

Cuando el juez le preguntó si evitaron registrarse con sus nombres, Lombardi lo negó categóricamente y explicó que los tres -por él, De Carli y el empresario cordobés- llenaron las planillas con todos los datos.

Lombardi aseguró que como la camioneta de De Carli aún no estaba patentada, la dejaron del lado argentino, y que los tres cruzaron a Paraguay en el auto del empresario cordobés, un Fiat Sienna.

Según Lombardi, De Carli y el empresario tuvieron una reunión en una oficina donde él sólo participó como oyente y escuchó que se habló de importar y exportar hierro y de otro negocio vinculado a la construcción.
Opiniones (0)
23 de agosto de 2017 | 12:27
1
ERROR
23 de agosto de 2017 | 12:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Incidentes en la movilización de la CGT.
    23 de Agosto de 2017
    Incidentes en la movilización de la CGT.