Deportes

Independiente Rivadavia se recuperó y venció a Olimpo 1 a 0

En tiempo adicionado, Tonelotto marcó el gol que le dio la victoria a la Lepra ante el conjunto de Bahía Blanca. Es el quinto triunfo consecutivo de Independiente en Mendoza.

Independiente Rivadavia logró sobre la hora un triunfo clave ante Olimpo de Bahía Blanca. Luis Tonelotto, cuando se jugaban 47 minutos del segundo tiempo convirtió de cabeza el único tanto del encuentro disputado en el Bautista Gargantini.

De esta manera, la Lepra consiguió su quinto triunfo consecutivo jugando en Mendoza, y se recuperó de la derrota sufrida la semana anterior ante Talleres en Córdoba. Con 21 puntos, quedó a cinco de los provisorios punteros: Talleres y Belgrano de Córdoba, Atlético de Rafaela y San Martín de San Juan, que igualó 2-2 en su visita a Instituto de Córdoba.

Salió con todo el conjunto mendocino a buscar el triunfo ante un rival que no atraviesa un buen momento. En los primeros 25 minutos, el equipo de la dupla Bolado - Carbini tuvo chances para ponerse en ventaja, pero no pudo convertir. Los visitantes vinieron a defenderse y tratar de salir de contraataque para sorprender a la defensa azul, algo que ocurrió pocas veces.

Seltzer escaló por izquierda y ante la imposibilidad de continuar avanzando, sacó un remate potente que se estrelló en el travesaño de Ibáñez. El rebote le quedó a Ortega que de cabeza y con el arco a su disposición, golpeó nuevamente el larguero. 

La férrea defensa visitante, terminaba con toda intención de ataque del  Azul y los esporádicos avances locales, sucumbían en el muro que a esa altura era el de los lamentos.

En la segunda etapa, el partido fue aún más parejo.  Olimpo se cerró decididamente atrás y las imprecisas piernas Leprosas no encontraban camino alguno para llegar a la victoria.

Y  cuando el encuentro se moría y todo indicaba que el 0 a 0 era definitivo, se lograron unir en el césped del Gargantini, los componentes de una formula implacable. Gómez desbordó a pura velocidad, lanzó un centro preciso al segundo palo y Luís Tonelotto, en su habitad natural, se elevó  por encima de todos y de cabeza decretó el triunfo.

El reloj marcaba 93 minutos  y no hubo tiempo para más.  Por quinta vez consecutiva, el Gargantini explotó de júbilo y espera seguir cantando.
En Imágenes