Análisis bursátil de la semana: "Los inversores siguen apostando a seguro"

El recorte de tasas que dispuso el martes la Reserva Federal de EE.UU. trajo algo de calma a las finanzas internacionales, pero la volatilidad no desapareció. Los capitales siguen fluyendo hacia activos considerados de refugio, como el oro y el euro. En ese marco, el dólar cayó a su piso histórico ante la moneda europea.

El recorte de tasas que dispuso el martes pasado la Reserva Federal de los Estados Unidos dio algo de alivio al sistema financiero y el mercado retomó la euforia tras varias semanas de apatía, aunque la volatilidad dista de haber desaparecido y nada parece morigerar la aversión al riesgo en favor de los activos de refugio.

Es que a pesar de la euforia en los mercados de acciones, los inversores siguen mostrando una fuerte aversión al riesgo y los activos considerados de refugio mostraron oscilaciones alcistas récords, como el caso del oro, que alcanzó su mejor marca en los últimos 27 años, y el euro que cotizó a su máximo desde su nacimiento en 1999.

La entidad que preside Ben Bernanke dispuso el martes pasado un recorte de medio punto con señales de que los riesgos de una desaceleración en la economía más grande del mundo seguía latente, llevando a una fuerte ola de ventas de dólares por parte de los inversores para pasarse a otras monedas duras y/o a activos más seguros.

En ese contexto, en los tres días que siguieron al anuncio, el dólar cayó a su mínimo frente al euro desde la introducción de la moneda europea en 1999, diminuyendo ’vis a vis’ el atractivo de los activos estadounidenses.

El dólar cerró este viernes 0,8 por ciento abajo a 1,4067 dólares por unidad en Nueva York y previamente alcanzó un mínimo récord 1,4098. La moneda estadounidense ya lleva perdido 6,2 por ciento este año frente al euro.

La divisa norteamericana también cayó 1,4 por ciento a 114,42 yenes y 1,4 por ciento a 99,88 centavos frente al dólar canadiense.

Los futuros del oro, por su parte, subieron a un máximo en 27 años, incrementando el atractivo del metal como protección.

Los contratos para entrega en diciembre próximo subieron 11,70 dólares, o 1,6 por ciento, a 735,50 la onza en la división Comex de la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), informó la agencia de noticias Bloomberg.

Este es el precio más alto que ha tenido este contrato, uno de los más negociados del Nymex, desde el 11 de febrero de 1980.

No obstante, desde que la Fed dispuso una baja de medio punto en su tasa rectora, la euforia de los mercados llevó a que desde entonces exhibieran ganancias intradiarias récords en los principales indicadores mundiales, donde la Argentina no escapó a la tendencia alcista.

Tras conocerse la noticia de que la tasa de la Fed retrocedía al 4,75 por ciento, el índice Merval de la bolsa porteña ganó 4,45 por ciento para cerrar este viernes en 2.121,71 puntos, mientras que el Bovespa brasileño -el más favorecido de la región-, avanzó 6,36 por ciento al ubicarse en 57.798,79 unidades.

En la bolsa de Nueva York, donde las variaciones suelen ser algo menos empinadas, el Dow Jones Industriales ganó 3,11 por ciento, el índice más general Standard and Poor’s, 3,33 por ciento, y el tecnológico Nasdaq Composite, el más favorecido de los tres, 3,47 por ciento.

Las sólidas ganancias de los mercados bursátiles sin embargo no fueron suficientes para disuadir a los buscadores de ofertas, que empujaron al alza el bono del Tesoro a 10 años medio punto porcentual en precio, para un rendimiento de 4,63 por ciento.

Eso representó una baja respecto al nivel de 4,70 por ciento registrada el viernes pasado, pero se mantuvo 16 puntos básicos por encima respecto al registro tras el encuentro de la Fed.

El bono a 30 años fue otro de los grandes perdedores de la semana, conducida por la renovación de las expectativas inflacionarias tras el sorpresivo y agresivo recorte de tasas.

Dentro del mercado de commodities la medida del banco central estadounidense tuvo también su correlato alcista y el petróleo subió a un récord de 82,51 dólares por barril de crudo liviano.

Esta suba también contribuyó al avance del euro frente el dólar debido a que los exportadores de petróleo siguen comprando en Europa, bajo la presunción de que la economía de la eurozona pueda verse menos afectada por el encarecimiento del crudo que la estadounidense.

En ese sentido, muchos inversionistas ven que la Fed podría reaccionar al encarecimiento del crudo bajando nuevamente las tasas de interés para preservar el crecimiento y el Banco Central Europeo subiendo las tasas para mantener controlada la inflación.
Opiniones (0)
21 de noviembre de 2017 | 17:05
1
ERROR
21 de noviembre de 2017 | 17:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia