Una noche en el jardín de las maravillas

Chandon Rosé organizó una mágica fiesta a la que fueron invitadas más de 500 personas. ¿La consigna? Vestir magníficos con "une touche de rosé". Así lo hicieron los asistentes, quienes disfrutaron un encuentro sensual y atrevido en un espacio de Palermo Viejo. Las fotos y detalles de una medianoche inolvidable, en esta nota.

"Une nuit au jardin de merveilles", así se dio en llamar la fiesta Chandon Rosé, un encuentro de princesas, faunos, minotauros y bisontes. La recreación del cuento de hadas -con sus personajes vivientes-, fue la pronta realidad para los invitados a compartir la ocasión.

Más de 500 vips respetaron la consigna 2008: vestir magníficos con "une touche de rosé". El lugar, ubicado en Palermo Viejo, estuvo ambientado con la misma calidez que le dieron los asistentes a su llegada, teñidos del color del encuentro.

Fueron las reinas del bosque quienes dieron la bienvenida e invitaron a los presentes a transportarse a una realidad lúdica y atrevida, sexy y fantástica. Tras el túnel de la "jungla sonora", los esperaba la música en vivo de Pilatti Dub y los primeros brindis "de rosa".

"La vie en rose"

El color de la fiesta estuvo tanto en la ambientación -de Javier Iturrioz-, como en el menú y el look de los invitados. Entre las exquisiteces ofrecidas, hubo ceviche shots, bohio de queso azul, tempura de langostinos, can can de pulpo y papa, y smoky guacamole fish & chips sandwich.

Los platos principales en este universo de fantasía fueron el risotto rosé en dos de sus variedades: de remolacha con endibias glaceadas, cruton de queso cabra y piñones ; o de remolacha con cochinillo de cerdo braseado y chutney de chiles.

Minutos antes de que la dj Catarina Spinetta abriera el dancing con un set de hip hop, los asistentes probaron un riquísimo crustillant de chocolate extra bitter y avellanas, helado de mango, salsa de maracuyá y pluma de azúcar rosé.

Palabras de bienvenida

La presidenta de la bodega, Margaret Henríquez, interrumpió el brindis para compartir su alegría con los invitados.

"Gracias por su presencia, desde Chandon Rosé nos sentimos orgullosos de regalar burbujas, sueños y felicidad. ¡A disfrutar !", culminó entre aplausos.

Pablo Naumann, Comunicación de la bodega, explicó que "Chandon Rosé representa nuestra parte más alegre y es por eso que el propósito de la fiesta fue agasajar a los amigos y darles una inyección de felicidad y ensueño, el mismo concepto que inspiró la campaña".

Elegancia 100% rosé

Hombres y mujeres desplegaron su buen gusto, elegancia  y glamour para sorprender en este mundo mágico.

En el caso de ellas, eligieron las creaciones de los mejores diseñadores nacionales e internacionales para vestir increíbles.

Entre las más elegantes estuvieron Mora Furtado, Teresa Frías, Cecilia Zuberbuhller y Soledad Twombly. 

Aunque fue Ana Rusconi (foto), quien impactó con un diseño en color plata de Paula Marzotto -también presente en el festejo- y zapatos al tono.

Invitados especiales

Laurencio Adot, Malala Groba, Romina Gaetani, Maby Wells, Cecilia Zuberbhuller y Pablo Santamarina, Gino Bogani y Solange Cubillos fueron algunos de los invitados a la fiesta Chandon Rosé.

Como en un cuento de hadas

Los personajes mitológicos y las gogo dancers abrieron el baile de medianoche con la música de Catarina Spinetta. Una coreografía por demás sensual marcó el comienzo de la fiesta, en la que las reinas del bosque reaparecieron para regalar algodones de azúcar y el final feliz fue posible.

En Imágenes