Los chicos sólo quieren divertirse

Otro viernes en Voodoo, la disco de Chacras de Coria que sigue siendo una de las más elegidas para las salidas nocturnas de los mendocinos. En el patio y en las pistas, la consigna simplemente es "pasarla bien". Fotos de los teens, jóvenes y adultos que asistieron.

Voodoo, Chacras de Coria, 3.00 AM. Lo importante es pasarla bien y disfrutar una cálida noche de viernes; una premisa a la que se suman cada fin de semana miles de jóvenes mendocinos, que se disponen a caer bajo los encantos de la disco.

Con nuevas atracciones, los primeros días de noviembre, el espacio inauguró un rincón más: la pista de música electrónica. Y en su apertura latió al ritmo de los sets (minimal house –electrondance y otros tantos) que impuso Javier Guerra, el dj invitado.

El "Cabezón" Guerra, un clásico en las bandejas de los boliches.

Aunque dentro del mega boliche, la pista ofrece una alternativa diferente –a la tradicional, en donde pueden escucharse “hits casamenteros”-, el lugar elegido por los noctámbulos es el patio, donde se batalla el calor, tragos mediante, con conversaciones entre amigos y los infaltables intentos de conquista.

Miles de mendocinos disfrutaron una noche bajo las estrellas de Chacras de Coria.

Yo, vos, él, nosotros, ustedes, ellos…

Ecléctica y heterogénea, la noche de Voodoo atrae a una gran variedad de público. En grandes o pequeños grupos, y por qué no en pareja, teens, jóvenes y no tanto, eligen pasar las horas divirtiéndose, según sus propias palabras, a full.

Y sólo faltó echar un vistazo para comprobarlo: Celina –que se animó al disfraz de mucama-,  y Verónica –que optó por un look casual-, festejaron sus últimos días de soltera con amigas, y no ahorraron energías para “bolichear”.

Mumi festejó con sus amigos, el flamante título de médica.

Pero la ocasión dio también para brindar por algunos cumpleaños; celebrar un título – este es el caso de “Mumi”, flamante médica- o simplemente, en el caso de las féminas, desfilar entre la gente para recibir piropos y mostrar su look.

Los chicos, siempre con la mira puesta en ellas, prefirieron lanzarse a la barra de tragos y probar diferentes opciones. Las opciones más comunes: espumantes blancos, vodka con energizantes y fernet con coca.

Ellas, sinónimo de producción

Las flores, definitivamente, la vedette de la temporada 2008-2009. Dispuestas a matar, las chicas no dejaron su look librado al azar y optaron por las prendas más frescas. Así, shorts, minis -combinados con remerones y musculosas largas- y vestidos hiper cortos, siempre en una gama de colores shocking, son los must del verano.

Divinas: Valentina, Natalia, Eugenia, María y Sofía.

Los zapatos, siguiendo las tendencias, son una parte fundamental para completar el vestuario y los hubo para todos los gustos. Zapatos de punta con taco aguja, sandalias con taco chino o las comodísimas ojotas bajas.

Los muchachos de ahora no usan gomina

Los varones, con un look más informal, eligieron camisas, remeras combinadas con jeans y bermudas. Algunos, incluso, se animaron a las musculosas para mostrar las esforzadas horas de gimnasio.

Como puede verse en las playas, el denominador común fueron las ojotas; una moda que los mendocinos adoptaron hace algunos años -un poco después de que estuviera instalada en otras provincias del país-.

Aunque es un punto fuerte en las salidas nocturnas, lo cierto es que, tanto a ellas como a ellos, el look no les impide cumplir con sus deseos de diversión.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial