Deportes

Mucho más que la muerte de un jugador mendocino

El caso de Renzo Cataldo, juvenil de Boca de Bermejo que falleció el sábado 1 de noviembre a causa de muerte súbita, desnudó varias irregularidades que muestran la triste realidad de algunos clubes de Mendoza.

Nada podrá cambiar el triste final del juego que protagonizaban por Liga Mendocina de Fútbol, Municipal contra Boca de Bermejo, que terminó con la muerte de Renzo Cataldo. Esa tarde se registraron algunas irregularidades, que nada tienen que ver con la fatalidad, pero que desnudaron una triste realidad. Para mucha gente, un partido de fútbol es lo más importante.

No se trata de hacer leña del árbol caído ni de atar cabos en dos cuestiones que muy poco tienen que ver, simplemente de crear conciencia en todos los elementos que integran dicha competencia para no se repitan casos como este. La muerte de Cataldo fue el dato trágico que toda la opinión pública miró, aunque hubo muchas más irregularidades esa tarde, que conviven en el fútbol mendocino.

Aquella fatídica tarde del sábado 1 de noviembre, Boca de Bermejo utilizó cuatro jugadores de menor edad para completar los nueve reglamentarios para poder jugar el partido contra el conjunto de Godoy Cruz. Está información aún no es oficializada por la Liga, pero basta con ojear las planillas del día para darse cuenta del dato.

Esos futbolistas menores no integraban la planilla y como se dice habitualmente jugaron de “mula”, con carnets de otros chicos que sí estaban habilitados pero no llegaron al estadio. Entre ellos estaba el hermano menor del desaparecido Renzo Cataldo.

Los dirigentes del club de El Bermejo y hasta los familiares del futbolista, comentaron a todos los medios de la provincia que en su último juego, Renzo cumplió el sueño de jugar con su hermano. Pero cuando consultamos la ficha oficial del partido, sólo aparece un Cataldo, y es Renzo.

Estos cuatro deportistas -no habilitados- no sólo son menores de edad que el resto de los jugadores, sino que además no tenían el carnet, por eso firmaron con otros nombres. De esta situación se desprende que estos cuatro futbolistas de Boca, podrían o no estar en condiciones físicas de participar de un partido de fútbol.

La pregunta es entonces. ¿Qué hubiese pasado, si la víctima era uno de esos jugadores que integraban la planilla, pero que jugaron con otros nombres?

Para seguir con situaciones irregulares, el árbitro del partido, autorizó la realización del partido por más que el equipo de Boca de Bermejo llegó 20 minutos tarde, cuando el reglamento sólo autoriza una espera de 15’. Para evitar inconvenientes con el equipo de Guaymallén, el hombre de negro levantó el pulgar para el inicio del juego de 9 hombres de Boca contra 11 de Municipal. Tal vez, por ese apuro de comenzar el juego, no se dio cuenta que cuatro pibes jugaron con los carnets de otras personas.

Por otro lado, se sospecha de varias irregularidades en los controles médicos que se reciben para habilitar a los deportistas. Desde la entidad de calle Garibaldi se estudia la manera de intensificar dicho control, ya que en los últimos meses se han recibidos certificados firmados por ginecólogos, psicólogos o demás especialistas que poco pueden aseverar la aptitud de una persona para realizar la actividad física en una cancha de fútbol.

El proyecto para mejorar esta área consiste en retomar los consultorios propios, como en la década del '70, o bien asignar un hospital o clínica por zona geográfica, para que los jugadores puedan revisarse esporádicamente sin costo alguno.

En otro orden de cosas, se supo que la empresa Antártica Seguros no contempla los casos de muerte súbita dentro del convenio que tiene con la Liga Mendocina de Fútbol. Por lo tanto, cuando en el futuro posiblemente lleguen los juicios al club Boca y a la entidad madre del fútbol vernáculo, se escribirá un nuevo capítulo de este dramático caso.

La muerte de Cataldo es una tragedia. Ya nada se puede hacer para evitarla, y seguramente, muchas de las irregularidades detalladas poco influyen en la pérdida del jugador. Pero el fútbol mendocino tiene que corregir y mejorar en distintos aspectos si quiere que esto no se torne una costumbre, donde todos los controles pueden ser pasados por alto "por derecha o por izquierda".
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (1)
3 de Diciembre de 2016|08:47
2
ERROR
3 de Diciembre de 2016|08:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Estimado amigo Salinas He leído con atención tu critica sobre el tema de la triste muerte del pibe Renzo Cataldo y coincido con vos sobre el respecto, pero quiero agregar más datos a lo vertido en tu opinión.- A principio de los %u201970 para llegar a tener el carnet habilitado por la Liga Mendocina, se tenía que pasar por una estricta revisión médica que se hacía en el consultorio de la Liga.- Cuando comencé a jugar en la séptima división de Jorge Newbery allá por 1974, jugué las primeras fechas con el carnet habilitante en forma precaria porque tenía que taparme un par de muelas por problemas de caries.- Este ejemplo sirve para ver hasta donde los médicos velaban por la salud del niño deportista.- Respecto al uso de mula del carnet, no es un tema nuevo porque yo lo viví en carne propia, muchas veces vi como jugadores mejores que yo jugaban con mi carnet para salvar el honor del equipo.- Pero para buscar culpables ya es tarde, porque veo como el vicio se ha mantenido hasta la fecha, teniendo que lamentar la pérdida de esta valiosa vida.- Alguien debería legislar alguna ley que proteja a los pibes deportistas y regule en todo sentido estas actividades.- ¿Qué pasa si esto ocurre en una escuela de fútbol? ¿Qué pasa si lesionan a nuestros hijos? Ya hemos lamentado en 1996 la muerte del joven Palacios jugador del campeón Atlético Argentino, donde muchos se lavaron las manos y esa familia perdió un hijo de 20 años.- No aprendimos nada de nada, esas lamentables muertes no sirvieron de nada y las cosas empeoran cada vez más.-
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016