Lo detuvieron, se robó el móvil policial y lo encontraron

El jefe de la Departamental de Ciudad, David Spinelli, aseguró que el procedimiento en que un ladrón se fugó en la movilidad policial en la que estaba detenido, era normal y que fue en cuestión de segundos. "Pero no se justifica", señaló Spinelli. El delincuente ya fue detenido y se trataría de un viejo conocido, con amplio prontuario. Mirá el video.

El insólito robo de una patrulla por parte de un ladrón que se encontraba esposado y encerrado en la parte trasera del vehículo policial dejó tela para cortar.

En principio, porque las autoridades policiales minimizaron el hecho de la misma sustracción. En esto, de alguna manera, ayuda que el malviviente haya sido atrapado gracias a la tecnología GPS que permitió rastrear y ubicar el paradero del móvil 1789 en poco tiempo, ni bien los sorprendidos efectivos reaccionaron ante la fuga.

“El procedimiento fue normal”, señaló el comisario David Spinelli, jefe de la Departamental de Ciudad. Spinelli agregó incluso que “fue en cuestión de segundos, mientras los policías ingresaron al local para saber si el sereno estaba herido”.

El descuido de dejar al detenido sin custodia en el interior de la patrulla fue –al menos oficialmente- relativizado por parte del funcionario de esta manera. Aunque Spinelli también aclaró que “no está justificado que se roben una movilidad”.

Otra situación que llama la atención es, precisamente, las condiciones de seguridad de las nuevas unidades móviles, como para que un hombre –ciertamente corpulento y con mañas, tal como fue descripto por los policías- pudiera derribar de una patada el acrílico que separa la parte de atrás, donde son ubicados los detenidos, y la parte del conductor.

Este acrílico, a la luz de los hechos y por los ademanes de algunos uniformados para expresar el grosor del mismo, no ofrecería garantía alguna de seguridad, incluso para los policías que tuvieron –como en este caso- la responsabilidad de reducir a un delincuente que bien conoce por su prontuario lo que significa estar encerrado en una patrulla. 

Viejo conocido
El ladrón fue identificado como Fabián Rasgido, de 32 años, un conocido de la comisaría 4º de Ciudad, ya que trascendió que tiene varias entradas en los últimos tiempos por causas similares, aunque con su última acción sacó los pies del plato.

El robo fue perpetrado a las 14 en un local comercial actualmente sin ocupar, en Francisco Villagra y Pedro B. Palacios, a un costado del acceso Norte. Anteriormente, en ese local funcionaba una agencia de autos –una de las primeras versiones indicaba que se trataba de una firma de artículos de cocina-, pero por estos días se encuentra vacío y con un gran cartel de “Se alquila” en la fachada.

A esa hora, dos individuos tuvieron la delicadeza de percatarse que el sereno no se encontraba en el lugar. Violentaron una de las vidrieras e ingresaron para llevarse por la fuerza algunas pocas cosas que pudieron encontrar en un sitio abandonado: un sanitario y una bacha de cocina.

Rasgido fue detenido in fraganti con estos elementos por los dos efectivos de la patrulla 1789, en tanto su cómplice se daba a la fuga. Los policías lo esposaron y lo metieron en el móvil. A continuación, ambos ingresaron al local para constatar si el sereno había sido herido o si otro delincuente se encontraba en el interior.

En esos preciosos segundos en que los uniformados lo desatendieron, Rasgido dio una fuerte patada al acrílico, sacándolo de lugar y accediendo de esta manera al asiento del conductor.

Pero la fuga del ladrón tenía sus minutos contados, pues gracias al sistema de GPS el automóvil cebreado de azul y blanco fue ubicado no muy lejos de ahí, en una vivienda de la calle Bahía Blanca, en Las Heras.

Aparentemente, Rasgido se habría querido esconder en la casa de un conocido, que sería hijo del dueño de la vivienda. Esta persona habría negado a los policías que Rasgido se encontraba en el interior de la misma. Por ello, también habría una causa abierta en la oficina fiscal 13, por encubrimiento simple.

Sin embargo, y como explicó el comisario Spinelli, la otra versión da cuenta que, mientras los efectivos esperaban la orden de allanamiento, el dueño de la vivienda –que no quiso hablar con los periodistas- llegó a su domicilio y accedió a que la policía entrara para detener a Rasgido.  

Mañoso y robusto, Rasgido no se entregó tan fácilmente. Antes, hizo falta cuatro efectivos policiales para reducirlo y volverle a poner las esposas, mientras lo sujetaban en el suelo.

Por esto, a Rasgido sería acusado de robo simple en grado de tentativa –porque no alcanzó a llevarse ni el sanitario ni la bacha de cocina- y por evasión agravado con robo, en el caso de su paseo en patrulla.  

Opiniones (0)
24 de septiembre de 2017 | 23:38
1
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 23:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'